Cerca de 37.000 ciudadanos españoles emigraron en el primer semestre de este año 2022

En este periodo llegaron a España 37.209 compatriotas lo que arroja un saldo positivo de 241 personas / La mayoría de quienes dejaron el país se fueron a Reino Unido, Francia, Alemania, Estados Unidos y Suiza y quienes regresaron lo hicieron desde Argentina, Cuba, Reino Unido, Venezuela y Ecuador

Un total de 36.968 ciudadanos españoles emigraron durante el primer semestre de 2022. En ese mismo periodo, llegaron a España 37.209 compatriotas por lo que el saldo migratorio con el exterior fue positivo en 241 entradas netas procedentes del extranjero.

Así lo indica la Estadística de Migraciones publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 18 de noviembre correspondiente al periodo entre el 1 de enero y el 1 de julio de 2022. También se ofrecen los datos definitivos del año 2021 en el que emigraron 76.200 españoles y retornaron 72.283, con saldo migratorio negativo de 3.917 personas.

La comunidad autónoma que ha registrado un mayor número de emigrantes en los primeros seis meses de este año ha sido la de Madrid, con 8.434, seguida de Cataluña, 7.956, Andalucía, 4.848, Comunidad Valenciana, 3.598, y Canarias, con 1.991.

Los españoles que emigraron entre enero y junio de 2022 lo hicieron en su mayoría a Reino Unido, 8.966 personas, Francia, 5.489, Alemania, 2.894, Estados Unidos, 2.645, Suiza, 1.370, Colombia, 1.071, y Ecuador, 1.016.

En el primer semestre de 2022 retornaron a España un total de 37.209 españoles. Desde el INE indican que la llegada de españoles no consiste fundamentalmente en una inmigración de retorno, sino de personas con nacionalidad española nacidas en el extranjero. Cabe destacar que solamente 12.869 personas de las 37.209 que volvieron al país habían nacido en España. En cualquier caso, se trata de personas que poseen la ciudadanía española.

Estos españoles retornados proceden, principalmente, de Argentina, 4.107 personas, Cuba, 3.695, Reino Unido, 2.863, Venezuela, 2.627, Ecuador, 2.550 y Colombia, 1.990. A la luz de estos datos podría deducirse que el retorno procede mayoritariamente de países que padecen graves crisis. Aunque el caso del Reino Unido es llamativo ya que es el país preferido para emigrar, pero también el tercero del que más españoles retornan.

La mayor parte de los españoles que regresaron a España entre el 1 de enero y el 1 de julio de 2022 lo hicieron a la Comunidad de Madrid, a donde llegaron 9.255, Cataluña, 6.961, Comunidad Valenciana, 4.132, Andalucía, 3.966, Canarias, 2.528 y Galicia, 2.400.

Los datos del primer semestre de 2022 son significativamente diferentes a los registrados en el primer semestre de 2021. En la primera mitad del año pasado el saldo migratorio de ciudadanos españoles fue negativo ya que se marcharon al extranjero 8.742 más de las que entraron. En concreto, emigraron 37.210 españoles y retornaron 28.468. Sin embargo, en estos primeros seis de meses de 2022, como se ha dicho, el saldo el positivo en 241 personas.

El retorno ayuda a paliar la crisis demográfica

Según los datos del INE, el retorno de españoles, ya sean nacidos en España o no, puede convertirse en un factor que ayude a paliar el descenso de nacimientos que padece el país.

De hecho, el crecimiento de la población de España registrado entre enero y junio de este año fue de 182.141 personas y el país suma un total de 47.615.034 habitantes, el valor máximo de toda la serie histórica.

El saldo migratorio total fue de 258.547 personas (hubo 478.990 entradas y 220.443 salidas) lo que compensó un saldo vegetativo negativo de 75.409 personas (158.816 nacimientos, frente a 234.225 defunciones, según datos provisionales).

Así, el INE señala que el incremento poblacional “se debió al aumento de la población de nacionalidad extranjera unido, en menor medida, al incremento de la de nacionalidad española”.

El número de extranjeros aumentó en 172.456 personas durante el primer semestre, hasta un total de 5.579.947 a 1 de julio de 2022. Este incremento respondió, en su mayor parte, a un saldo migratorio positivo de 258.306 personas, que se vio reducido por las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 105.639 personas, según datos provisionales).

Por su parte, la población de nacionalidad española también aumentó en 9.685 personas. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 95.422 personas), unido a un saldo migratorio positivo, aunque casi nulo (241), y a las adquisiciones de nacionalidad española ya mencionadas.

En cualquier caso, no hay que olvidar que se trata de los datos del primer semestre que podrían variar al terminar el año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.