CCOO y UGT valoran muy negativamente la gestión del personal realizada por el exembajador de España en Alemania

Emplazan a su sucesor a “retomar la vía del diálogo con la representación de los trabajadores y las trabajadoras”

Las centrales sindicales CCOO y UGT, con representación en la Embajada de España en Berlín, han valorado muy negativamente el trabajo del embajador Ricardo Martínez Vázquez que acaba de ser relevado de su cargo hace unos días.

En un comunicado conjunto, valoran que su labor en los cinco años que estuvo al frente de la Embajada ha sido “sumamente negativa” en lo que a gestión del personal se refiere.

Según Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores, “han sido cinco años de falta de diálogo y de estancamiento. Su mandato se ha caracterizado por una falta absoluta de interés por la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras al servicio de esta Embajada, llegando a convertirse el inmovilismo y el retroceso laboral en señas de identidad”.

Recalcan que la política de personal desarrollada por Martínez Vázquez se ha caracterizado “por una evidente y permanente falta de voluntad de encontrar soluciones y de llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes”.

Recuerdan que en 2019, con motivo de la celebración de la elección de un órgano de representación del personal según la legislación alemana, “el Embajador hizo todo lo posible por evitar ese ejercicio de las libertades sindicales más básicas, llegándose desde la Embajada incluso a solicitar la intervención de la policía local. Un episodio vergonzoso e indigno de un representante de un gobierno progresista”.

Asimismo, señalan que desde la Embajada “se ha cuestionado la legitimidad de los sindicatos representativos y se han ignorado de forma sistemática los derechos de los delegados y delegadas que resultaron elegidos en el proceso de elecciones sindicales desarrollado en noviembre de 2021 y que son miembros del Comité Único PLEX, constituido en febrero de 2022”.

Estos hechos llevaron a los sindicatos a denunciar al Embajador ante la Inspección de Trabajo española para lograr que se pusiese en marcha un sistema de registro horario y que la Embajada se sentase a negociar un sistema de flexibilidad horaria.

Por último, indican que “desde UGT y CCOO emplazamos a su sucesor a retomar la vía del diálogo con la representación de los trabajadores y las trabajadoras”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.