Canarias insiste en defender ante la UE una redistribución solidaria de los migrantes

La inmigración irregular registra en las Islas un crecimiento del 1.000% con respecto al año anterior

Ángel Víctor Torres, durante la Conferencia de Presidentes de Regiones Ultraperiféricas (RUP).

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, intervino el 27 de noviembre en la sesión interna de la 25ª Conferencia de Presidentes de Regiones Ultraperiféricas (RUP), que apoyó una petición del Gobierno canario para que las nueve regiones ultraperiféricas demanden a la Comisión Europea que, ante situaciones insostenibles como la que actualmente viven, los migrantes irregulares sean reubicados entre los Estados miembros de manera responsable y solidaria, “tal y como debía haber previsto de manera efectiva el Pacto sobre la Migración y Asilo”, apuntó el jefe del Ejecutivo canario.

Ángel Víctor Torres destacó el reto de este drama humano para los territorios frontera: “este fenómeno, que es global, debe afrontarlo Europa en su conjunto” y “que se nos reconozca como frontera última de la UE y puerta de entrada a la Unión a través de rutas migratorias consolidadas”.

Torres expuso que la inmigración irregular registra en Canarias un crecimiento del 1.000% con respecto al año anterior. Y son más de 2.000 los menores no acompañados tutelados por el Gobierno regional, “una cifra mayor que la que se registró en la crisis de los cayucos en 2006”. En este aspecto, la Conferencia de Presidentes RUP solicita también una línea presupuestaria específica para la atención de menores migrantes no acompañados en el próximo marco financiero plurianual 2021-2027, así como una especial atención a este asunto en el marco del nuevo Pacto.

Complicaciones añadidas

Ángel Víctor Torres explicó las diferencias que hay entre la actual crisis y la que se produjo en 2006, con la llegada ese año de más de 31.000 personas de forma irregular. “Esta crisis migratoria de 2020 es más grave porque al drama de la huida y de jugarse la vida, se unen las complicaciones derivadas de la pandemia, el control sanitario y el cierre de fronteras, circunstancias que dificultan las repatriaciones”. Hace 14 años hubo 6.000 devoluciones solo de senegaleses.

Tres días antes, durante el pleno del Parlamento regional, el presidente volvió a insistir en que, “si sabemos restar” las personas que han llegado en 2020 a las Islas como migrantes irregulares, en torno a 21.000, y las que aún permanecen en Canarias (unas 10.000), se ve que hay traslados al continente.

Según subrayó, diversas comunidades autónomas de distinto signo político se han ofrecido para acoger a menores y otros migrantes vulnerables, predisposición que agradeció el jefe del Ejecutivo autonómico, aunque reiteró una vez más en la necesidad de una política integral dentro de la UE.

Por eso, insistió en la necesidad de intensificar las relaciones diplomáticas con los países emisores y de tránsito, de manera que se eviten las salidas en origen. En esta misma línea, confió en que las recientes visitas del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a Marruecos y de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, a Senegal, junto a la prevista por Pedro Sánchez al primero de esos dos países, “garanticen mejores respuestas”.

Como remarcó desde hace meses, “Canarias no puede atender esto sola”, y recordó que existen 13 convenios de repatriación con países africanos: “Lo primordial es evitar que salgan y luchar contra las mafias; si salen, hay que acogerlos dignamente, y luego hacer repatriaciones y derivaciones cumpliendo con los derechos humanos”. “Canarias no puede ser la vía para la entrada irregular, como es imposible que sea el muro de Europa. Europa es Canarias, como Madrid, París… Y somos tan España como Ciudad Real, Huelva o Sevilla”, expuso.

“El Gobierno lo tiene claro, el Parlamento también y, si lo que se pretende es que toda la migración se quede aquí, nos tendrán enfrente”, sostuvo Torres. “Nos opondremos a cualquier decisión que imposibilite el tránsito de personas que sí tienen ese derecho”.

El día 20, durante la visita a Gran Canaria del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y de la secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul, recordó el consenso generalizado en la sociedad canaria de no aceptar que las Islas asuman el 100% del flujo migratorio irregular que llega al Archipiélago sin que se cumplan todos los vectores de una política integral en ese ámbito. Respecto a la acogida provisional de los migrantes en hoteles, dijo “que han servido como emergencia, pero que no tienen este fin y deben recuperar su uso”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *