Canarias apoyará a los sectores más afectados por la crisis de la Covid con 400,8 millones extra

El plan prevé 165 millones en transferencias directas a las empresas y 235,8 en aplazamientos de impuestos

Ángel Víctor Torres y Román Rodríguez, en la rueda de prensa.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el vicepresidente, Román Rodríguez, presentaron el 22 de enero, en la sede de Presidencia de Las Palmas de Gran Canaria, el plan autonómico de medidas extraordinarias de ayuda a los subsectores de la restauración, la hostelería, el comercio y empresas deportivas más afectadas por las consecuencias de la pandemia Covid-19 y las restricciones sanitarias aplicadas. El programa contempla un total de 400,8 millones de euros, que se suman a los 95,3 millones de aportaciones directas distribuidas desde marzo de 2020 por el Ejecutivo regional al transporte aéreo, marítimo, el sector agrícola, los autónomos, la cultura y otros ámbitos productivos.

Según subrayaron Torres y Rodríguez en una comparecencia conjunta, se trata de la cifra más elevada de todos los planes extraordinarios de las comunidades autónomas españolas para los subsectores más afectados, sobre todo atendiendo a la media estatal analizada y la capacidad económica de Canarias. De esos 400,8 millones, 165 corresponden a ayudas directas a fondo perdido, siempre en función de las afecciones de la pandemia a los distintos negocios.

Para ello, se abrirá el correspondiente procedimiento y convocatoria de solicitud, siempre con la meta de la máxima agilización, objetividad y efectividad, pero en cumplimiento de la normativa vigente. En todo caso, el Ejecutivo se muestra convencido de que este paquete de ayudas estará en marcha durante este primer trimestre.

Los otros 235,8 millones corresponden al aplazamiento del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) del primer trimestre de 2021 (un total de 195 millones) y de deudas fiscales durante seis meses. El cobro del IGIC correspondiente a abril se retrasa hasta septiembre y, para compensarlo, el Gobierno recurrirá a una póliza de crédito, sin dejar de aportar lo que le corresponde en ese periodo a los cabildos y ayuntamientos para que no entren en mora.

Comunidad que más ayuda

El presidente regional destacó la relevancia de este programa de medidas y las ya tramitadas por Canarias durante 2020. Según indicó, paliarán los efectos de las restricciones en todas las Islas, con independencia del nivel de alerta que hayan ido teniendo en cada fase. “Ésta es la propuesta económica más importante que se ha hecho por parte de una comunidad, que también es la más afectada en el turismo, la restauración y el comercio”, apuntó Torres.

El Ejecutivo autonómico pretende que los 165 millones de ayudas directas provengan de los fondos europeos de recuperación React-UE. Para ello, y según explicó Román Rodríguez, se ha propuesto al Gobierno central que, a su vez, plantee ante la UE una reprogramación del destino de parte de esos recursos comunitarios o se recurrirá a otro crédito extraordinario para afrontarlo.

El presidente y el vicepresidente insistieron en que se ha trabajado con los distintos sectores y que se pretende alcanzar las vías más objetivas y ágiles para que lleguen las ayudas directas cuanto antes “porque sabemos que debemos estar con los sectores que más se han visto afectados”.

Torres señaló que se contempla ayudar “a más de 20.000 empresas, entre las que se encuentran 5.423 restaurantes, 1.300 cafeterías y 348 instalaciones deportivas”. El presidente agradeció la predisposición y reuniones mantenidas con los representantes de los subsectores afectados y, como Rodríguez, insistió en que la clave sigue consistiendo en controlar la pandemia con el cumplimiento de las normas y la vacunación.

Acuerdo con los agentes sociales para la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo

El Gobierno de Canarias y las organizaciones empresariales y sindicales más representativas aprobaron el 29 de enero, en el marco del Consejo General de Empleo, los objetivos y las líneas estratégicas de la nueva Estrategia Canaria de Activación para el Empleo 2021-2024. El documento tiene como principales objetivos paliar el impacto de la pandemia de la Covid-19 en el mercado laboral, mejorar las capacidades de los trabajadores y trabajadoras hacia sectores emergentes de la economía azul, la economía circular o la economía social y abordar la transformación del Servicio Canario de Empleo (SCE) bajo un enfoque centrado en las personas, especialmente las más vulnerables, y las empresas, aplicando mecanismos de evaluación y análisis de datos para tomar decisiones sobre políticas activas de empleo.

Como explicó la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, Elena Máñez, se trata de una estrategia de activación del empleo “innovadora, adaptada a un contexto económico complicado e impulsada por un Gobierno que apuesta de manera decidida por la transformación de la economía canaria y por la protección de las personas trabajadoras, las pymes y los autónomos”.

La consejera subrayó que se introducen varios avances respecto a la anterior estrategia, vigente hasta 2020, entre ellos el amplio proceso de participación abierto con más de treinta entidades para su elaboración; su coordinación con las nuevas estrategias de economía azul y circular, con el Plan Reactiva Canarias y con la próxima Ley de Economía Social; y la futura constitución de un departamento de evaluación de políticas e instrumentos que permita tomar decisiones basadas en el análisis científico de datos.

La Estrategia Canaria de Activación para el Empleo 2021-2024 consta de cinco ejes estratégicos, cada uno con sus objetivos específicos y respectivas acciones. El primero plantea la transformación del Servicio Canario de Empleo para centrarlo en las personas usuarias y las empresas; el segundo es el relativo a la adaptación de las políticas activas de empleo a la estructura productiva y su coordinación con otras políticas públicas; el tercero hace referencia a la orientación de estas políticas activas hacia resultados, aumentando la eficiencia y eficacia mediante el uso y gestión de datos mediante sistemas de evaluación para la toma de decisiones.

El cuarto aborda la transformación digital del SCE para fortalecer sus capacidades, mejorando la estructura y la organización interna. Y el último plantea una mejora de la coordinación con entidades colaboradoras y agentes externos para optimizar los recursos de apoyo a demandantes de empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *