Andalucía fabricará sus propios respiradores para reforzar la atención frente al coronavirus

Bendodo pide al Gobierno rapidez ante los test fallidos para encontrar otros proveedores

Elías Bendodo, durante la rueda de prensa.

Andalucía ha empezado a fabricar sus propios respiradores tras alcanzar un acuerdo con la Universidad de Málaga. Cada uno supondrá dos horas de trabajo por parte de un equipo multidisciplinar y el prototipo ya ha sido avalado por el Ministerio de Sanidad.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, hizo este anuncio ayer en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, donde también pidió al Gobierno rapidez ante los test fallidos para encontrar otros proveedores.

El respirador ha sido creado por un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales sanitarios de los hospitales universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria; científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA); e ingenieros de la Universidad de Málaga. Su desarrollo responde a la necesidad de proporcionar más respiradores a las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales que pueden verse sobrecargadas para atender a pacientes con patología respiratoria causada por el nuevo coronavirus.

En este sentido, los profesionales han ideado un respirador basado en piezas industriales comunes, evitando específicamente las que están relacionadas con los respiradores para eludir un posible desabastecimiento de este tipo de materiales, teniendo en cuenta las circunstancias actuales a nivel mundial.

Ya ha sido probado en animales y será usado en caso extremo

El dispositivo ya ha sido probado con éxito en modelo animal, con resultados satisfactorios tras más de 24 horas en funcionamiento. Según han explicado los expertos, este tipo de respirador consigue suministrar oxígeno al paciente mediante conducción, y no oxígeno de ambiente, como en otras iniciativas que se han llevado a cabo en los últimos días, «ofreciendo así una alternativa real a los actuales respiradores homologados que se encuentran en las unidades de cuidados intensivos para pacientes graves con la sintomatología de la enfermedad COVID-19», aseguran.

Aclaran también, que el modelo planteado de fabricación de los respiradores tiene el objeto de ser usado en caso de extrema necesidad, actuando como respaldo a los existentes y que estuvieran en uso con otro paciente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *