Amplia victoria del PSC con varias opciones para gobernar aunque depende de los equilibrios de Pedro Sánchez en Madrid

Es la primera vez que los socialistas se imponen en número de votos y escaños y su líder, Salvador Illa, afirma que se presentará a la investidura / Las cuentas le dan con la izquierda (ERC y Comuns), con los constitucionalistas (PP y Vox) y con Junts aunque Puigdemont no renuncia a gobernar / Los partidos independentistas pierden la mayoría que tenían desde los años 80

El candidato del PSC, Salvador Illa, celebra la victoria en las elecciones catalanas acompañado de varios dirigentes de su formación tras conocerse los resultados.

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) ganó las elecciones catalanas del pasado 12 de mayo al imponerse la candidatura del exministro de Sanidad, Salvador Illa, en número de votos y número de escaños por primera vez en su historia. A falta del recuento del voto de los catalanes residentes en el extranjero, , que se llevará a cabo el próximo 17 de mayo, la participación fue bastante baja, un 57,94%, aunque algo mayor que el 51,29% de la última cita con las urnas del 14 de febrero 2021 en unos comicios marcados por la pandemia del Covid-19, que obligó a modificar la organización de la jornada. Cabe recordar que en las anteriores autonómicas catalanas, del 21 de diciembre de 2017, la participación había sido del 79,09%, teniendo en cuenta que fueron convocadas de forma extraordinaria por el Gobierno de España tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución a raíz del referéndum ilegal secesionista del 1 de octubre (1-O).

Ahora, la amplia victoria de los socialistas catalanes, con 42 escaños, le permite alcanzar la mayoría absoluta de 68 diputados para gobernar de diferentes formas: con el resto de partidos de izquierdas (ERC con 20 escaños y Comuns Sumar con 6), con los partidos constitucionalistas (PP con 15 y Vox con 11), y con Junts (35 diputados), el partido del expresident de la Generalitat y prófugo de la Justicia española, Carles Puigdemont, quien anunció que no renuncia a gobernar y se presentará a la investidura, algo que también avanzó Illa.

La opción más probable es un tripartito de izquierdas con el candidato socialista a la cabeza, pero los equilibrios de Pedro Sánchez para seguir siendo presidente del Gobierno de España, para lo que necesita el apoyo de Junts y ERC, pueden marcar una decisión final, que se prevé que no se produzca hasta pasadas las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 9 de junio, que PP y PSOE afrontan como un auténtico plebiscito puesto que son las primeras en todo el país desde las generales de julio del pasado año.

Lo más destacado de las autonómicas catalanas, además de la victoria del PSC, es que los partidos independentistas se quedaron en minoría por primera vez desde los años 80, pues no sumaron el mínimo de 68 escaños que supone la mayoría absoluta. Junts, ERC y la CUP solo lograron 59 y no alcanzan la cifra ni añadiendo los 2 obtenidos por Aliança Catalana.

Todo esto, claro, a falta del recuento del voto de los residentes en el exterior.

En las elecciones al Parlament de Cataluña del 12 de mayo de 2024, el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) logró 872.959 votos frente a los 654.766 de 2021, un 27,96% ahora en comparación con el 23,02% de hace cuatro años, y 42 escaños frente a los 33 de la anterior cita con las urnas. Fue todo un hito para los socialistas puesto que era la primera ocasión en la que se imponían en unos comicios catalanes en número de votos y en número de escaños. En 2021, por ejemplo, habían empatado con ERC en diputados.

En aquella ocasión, los independentistas de izquierdas se habían impuesto por primera vez desde 1936 a los de centro-derecha, pero ahora Junts recupera la hegemonía soberanista al registrar 674.896 votos, el 21,61%, y 35 escaños. En los anteriores comicios, los herederos de la antigua Convergencia i Unió (CiU) habían logrado 570.539 votos, el 20,06%, y 32 diputados.

El actual partido gobernante, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), se pegó el gran batacazo de las elecciones del 12-M. La candidatura encabezada por Pere Aragonès, que renunció al acta de diputado y anunció que deja la política tras los malos resultados, se hizo con 427.135 votos, el 13,68%, y 20 escaños cuando en 2021 obtuvo 605.581, el 21,29%, y 33 diputados.

En cuarta posición, una de las grandes sorpresas de la jornada. El Partido Popular (PP) incrementó su apoyo a 342.584 votos, el 10,97%, y 15 escaños frente a los 3 diputados de la anterior cita con las urnas, con 109.453 votos, el 3,84%.

Vox, que irrumpió por primera vez con fuerza en 2021 en el Parlament con 218.121 votos, el 7,67%, y 11 escaños, mantiene las mismas actas de diputado, gracias a 248.554 sufragios, el 7,96%. Tras ellos, Comuns Sumar, la coalición de los ‘comunes’ de Ada Colau y la marca de Yolanda Díaz, bajó a 6 escaños, de los 8 que tenía y a 181.795 votos, el 5,82%, frente a los 195.345, el 6,87%, de hace tres años, cuando se presentaron como En Comú Podem, en coalición con Podemos, que ahora no concurrió a los comicios.

A continuación, la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) alcanzó 127.850 sufragios, el 4,09%, y 4 diputados frente a 189.924, el 6,67% y 9 en 2021. La novedad en esta cita con las urnas es el estreno en el Parlament de Aliança Catalana, un partido independentista y anti-inmigración que dirige la alcaldesa de Ripoll (Girona), Sílvia Orriols, gracia a los dos escaños que logró con 118.302 votos, el 3,78.

Otra de las noticias de la jornada fue la desaparición de Ciutadans-Ciudadanos, que no logró representación parlamentaria y se quedó en 22.481 votos, el 0,72%, por detrás del partido animalista Pacma, cuando en las elecciones de 2017 había sido la fuerza más votada con 1.109.732 votos, el 25,36%, y 36 actas y que ya había caído a 158.606 sufragios, el 5,57%, y 6 diputados en 2021.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.