Amigos del coruñés abatido por la policía filipina defienden su inocencia

Numerosos conocidos y amigos de Diego Bello Lafuente, el coruñés de 32 años que murió el pasado 8 de enero en Filipinas a manos de la policía durante una operación antidroga, reivindican su inocencia y piden “justicia” a través de mensajes en las redes sociales.

Bello La fuente residía temporalmente en Siargao, una isla situada 800 kilómetros al sureste de Manila y muy popular entre surfistas, donde tenía varios negocios relacionados con el turismo.

La policía filipina afirma que Bello era un “traficante de drogas de alto valor” que llevaba encima 10 gramos de cocaína y 30.000 pesos filipinos en billetes marcados (600 dólares) y valoró la acción como una “operación exitosa en la lucha contra las drogas”.

“Un asesinato por no dejarse extorsionar. Queremos justicia para Diego y no dejaremos de pedirla”, indica uno de los tuits dedicados al surfista coruñés, pues su entorno defiende que no estaba vinculado a las drogas.

También el Deportivo de A Coruña le ha dedicado una publicación en su cuenta de Twitter, en la que recuerda que fue jugador cadete y juvenil de su cantera “entre 2001 y 2003”.

Responsables del Ayuntamiento de A Coruña han deseado que “se aclaren todos los hechos que provocaron el fallecimiento” del coruñés en la isla de Siargao y han trasladado su “más sentido pésame” a la familia y allegados.

La embajada de España en Filipinas está recopilando datos y por el momento no ha querido hacer comentarios.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *