Alumnos franceses visitan la Casa de España de Saint-Denis, en París

Mantuvieron un encuentro con algunos emigrantes organizado por la Confederación Apferf para conocer por qué los españoles emigraron a Francia y cómo fueron acogidos

Los miembros de la Confederación Apferf con los alumnos franceses en la Casa de España de Saint Denis.

La Confederación de Asociaciones de Padres de Familia Españolas Residentes en Francia (Confederación Apferf) organizó el pasado 17 de noviembre un encuentro con un grupo de 32 alumnos y cuatro profesores de la sección europea de español del Lycée André Malraux (Montereau-Fault-Yonne) situado en ZEP y creada en 2016.

La sección europea solicitó a la Confederación Apferf responder a las preguntas de los alumnos sobre la emigración española en Francia entre los años 1970 y 1985. Ante el número de alumnos y el poco tiempo que disponían, solicitaron 12 personas para responder en español a las preguntas de los alumnos.

Los alumnos fueron recibidos en el patio de la Casa de España de Saint Denis, en París, por las 12 personas que iban a responder a sus preguntas. José María Oliver, presidente de la Confederación APFERF, les dio la bienvenida y les explicó el origen y las funciones de la Casa de España, que fue lugar de reunión y encuentro entre españoles en los años 1970-80, sobre todo para los exiliados de la dictadura franquista. Se llegó a llamar ‘la pequeña España’, tenían un dispensario, el hogar de los españoles, el teatro y la capilla. Más tarde, el Gobierno español, a petición de las asociaciones, construye otro edificio donde tienen la sede las organizaciones de emigrantes y donde se realizan diversas actividades de la Casa de España.

A los alumnos, en la sede de la Confederación, les mostraron los diferentes carteles de las campañas sobre el desarrollo de las clases de Lengua y Cultura españolas en el ámbito europeo, la lucha de la Confederación y de las asociaciones por el desarrollo de las clases de español en las que miles de hijos y nietos de emigrantes se escolarizaron a lo largo de más de 40 años.

Los alumnos plantearon la cuestión de por qué los españoles emigraron a Francia entre los años 1970 y 1985 y cómo fueron acogidos. Las respuestas fueron diversas, pero el 95% coincidían en lo mismo: situación precaria en las familias, falta de trabajo, futuro incierto, situación política y social penosa, etc. Las respuestas confirman la situación de pobreza e inseguridad que vivía España en los años 1970. Son los años de la gran emigración hacia Europa, miles de personas, hombres y mujeres, en plena juventud abandonan España sin ninguna ayuda ni control de las autoridades, con la maleta cargada de dolor en busca de una vida mejor para nuestros hijos.

Sobre la acogida en Francia, los 12 emigrantes que se reunieron con los alumnos coincidieron en que “nadie nos recibió”. “La mayoría de nosotros aterrizamos en Francia como turistas, sin conocer a nadie, sin hablar ni una palabra de francés, cada uno se buscó trabajo, vivienda y amigos y no sin dificultades nos fuimos adaptando a las costumbres francesas. Aunque nadie nos recibió, fuimos acogidos y respetados como personas y desde entonces hasta nuestros días la emigración española en Francia goza de buena salud”.

A la pregunta de si piensan volver a España señalaron que todas las emigraciones piensan volver a la tierra que los vio nacer, pero la historia nos dice que la gran mayoría, por diversas razones, no vuelve como sería su deseo. “La persona que deja el lugar que le vio nacer, donde jugó de niño, las calles y plazas de su pueblo, aquellos amigos de infancia, los primeros amoríos etc. Son recuerdos imborrables vivas donde vivas, si la persona olvida el origen, no solo olvidan los mejores recuerdos de su vida sino también que se descuelga de sus raíces e historia”, señalaron.

Como conclusión señalaron desde la Confederación que el encuentro fue muy positivo, los alumnos tomaron notas que les servirán para hacer un diaporama a final de curso. Los profesores mostraron su satisfacción por haber realizado este trabajo en las mejores condiciones y la Confederación Apferf se mostró contenta y satisfecha, no solo de responder al profesorado, si no también al constatar que en colegios franceses de prestigio se estudia la lengua española que es lo que defiende esta entidad desde hace más de 40 años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *