¡Adentro! celebró con éxito el segundo seminario virtual de formación de mayores y planea el siguiente para abril

Contó con una asistencia de treinta y cinco personas y el próximo encuentro tendrá lugar los días 5 y 6 del próximo mes

Un momento del seminario.

A pesar de la pandemia del coronavirus, el programa de formación para mayores hispanohablantes ¡Adentro! comenzó este año con ímpetu renovado y, tras la positiva experiencia del primer seminario virtual del pasado mes de diciembre, los organizadores de este programa social, respondiendo al interés general de los participantes, decidieron continuar ofreciendo seminarios a distancia mientras no sea posible realizarlos de forma presencial. Se intenta así tender un puente a las personas mayores para que mantengan el contacto con el programa y entre sí y puedan seguir formándose como animadores socioculturales, a la vez que instruirse ellas mismas en el uso de los dispositivos digitales.

En su función de multiplicadores, estas personas podrán trasladar más tarde los conocimientos adquiridos a otros mayores en sus asociaciones, centros de día o grupos parroquiales.

El seminario, que tuvo lugar los pasados días 26 y 27 de febrero de 2021, contó con una asistencia de treinta y cinco personas, entre participantes y docentes. La media de edad de las personas inscritas en el primer seminario virtual era de setenta y dos años, según Carmen Salinas, lo que demuestra el interés de muchos mayores por estar al día con las nuevas tecnologías.

Para conectarse a la plataforma Zoom, a través de la que se realizó el seminario, el experto en comunicación digital de la Confederación, Carlos Sierra, realizó sesiones de ensayo previas para ayudar a quienes tuvieran dificultades y facilitarles la participación.

Los seminarios de ¡Adentro! los realizan conjuntamente la Academia Española de Formación, la Confederación de Asociaciones Españolas de Padres de Familia y la Fundació Privada Can Gelabert, con el apoyo del Departamento de Formación de Adultos de las Misiones Católicas de Lengua Española en Alemania y de la Dirección General de Migraciones.

Temas para tiempos de pandemia

El seminario comenzó el jueves a las tres de tarde. Los responsables de su organización saludaron a los asistentes y les agradecieron su interés por participar. El sociólogo, Vicente Riesgo, presidente de la Academia Española de Formación (AEF) y coordinador de ¡Adentro!, presentó el programa a desarrollar durante los dos días de duración del evento, haciendo referencia al menor número de unidades didácticas que se pueden ofrecer para evitar que los mayores se expongan demasiado tiempo a las radiaciones de la pantalla. Riesgo subrayó cómo algunos de los temas que se ofrecían respondían a situaciones nuevas, tales como el tema sobre el aburrimiento, surgido de la necesidad de quedarse en casa, o el de las vacunas contra el coronavirus. En cuanto a la forma, se mantendría el sistema de ofrecer tres temas en paralelo a elección de los participantes.

Seguidamente, comenzó el trabajo en grupos de apoyo, que continuó con una sesión de movimiento y relajación dirigida por Eufemio Cascón. El veterano docente de ¡Adentro! habló de la importancia de respirar bien, “algo que muchos mayores olvidan”, explicando los tipos de respiración, la diferencia entre la respiración torácica y la abdominal o diafragmática, y resaltando la importancia del diafragma para respirar de forma rítmica y pausada, alcanzar mayor relajación y oxigenación y aumentar los niveles de energía y bienestar. Después de superar un breve problema técnico, pudo dirigir algunos ejercicios respiratorios, recomendando realizarlos tres veces al día durante algunos minutos.

En la segunda parte del programa de este día, el psicólogo, Daniel Abascal, habló de la soledad de los mayores y cómo afrontarla. Las mujeres participantes de su grupo contaron cómo están viviendo este tiempo de pandemia y cómo lo superan. La mayoría aseguraron no sentirse solas, ya que mantienen contacto frecuente por teléfono o WahtsApp con sus familiares y amistades. En ese sentido, comentaron que nunca se tuvieron tantos medios al alcance para comunicarse como ahora. “Mi hija me regaló una tablet y estoy aprendiendo”, dijo una de ellas, resaltando su propia motivación y el interés de su hija en que ella aprendiese a manejarse en internet y ganase autonomía. Todas estarían aprovechando el confinamiento para dar paseos en la naturaleza, ordenar fotos, leer y cosas similares.

Después de ese análisis de comportamiento, el psicólogo hizo con las participantes un catálogo de recomendaciones que se podrían dar en los grupos de mayores para combatir la soledad.

Abascal dirigiría al día siguiente otros dos talleres, uno sobre preparación psicológica para la resolución de conflictos y otro sobre la inteligencia emocional, qué es y cómo puede desarrollarse.

El arte de envejecer

En los otros dos talleres realizados en paralelo, el sociólogo, José María Villar, trató el tema del aburrimiento cómo una opción para los mayores y la psicóloga y jurista, Carmen Salinas, directora de la Fundació Can Gelabert de Barcelona, habló sobre el arte de envejecer y los cambios asociados al proceso de envejecimiento. En su grupo pudo constatarse como, para muchas personas, los cambios asociados al envejecimiento son siempre negativos y referidos al cuerpo y a la enfermedad. Al tratar el tema, Salinas quiso enfocar el proceso desde una perspectiva subjetiva, analizando con los participantes cómo se sienten las personas en esta etapa de la vida y cómo les afectan los conceptos erróneos y poco eficaces con los que la sociedad caracteriza a menudo al colectivo de mayores. Buscando respuestas a la pregunta sobre a qué edad se es viejo, la docente se refirió a la edad cronológica, con la que ninguno de los miembros del grupo se sintió identificado, y a la edad biológica y psicológica, que podrían variar según la propia actitud ante ese proceso natural, en el que las estrategias de vida saludable, la actitud positiva ante la vida y las relaciones sociales, tendrían más repercusión que la propia genética. “De ahí la necesidad de una adaptación positiva en el proceso de envejecimiento que, sin duda, constituye el periodo más largo de nuestra existencia”, subrayó.

Apenas dudas sobre las vacunas

El seminario continuó el viernes a partir de las nueve y media de la mañana y, como es costumbre, se leyó un pensamiento antes de comenzar el trabajo del día. Luego, los participantes de dividieron en grupos para participar en alguno de los talleres que se ofrecían.

En uno de ellos se abordaron cuestiones de la Seguridad Social relevantes para los jubilados en Alemania. El asesor socio-jurídico, José Alberto Haro-Ibáñez, habló sobre este tema que siempre interesa a los mayores y aclaró dudas sobre los derechos de los pensionistas en torno a los seguros de pensiones, sanitarios y de cuidados.

‘Las vacunas, historia, bulos y realidad’, fue otro de los temas tratados por el docente, José María Villar, que prometía causar controversia, sin embargo, las personas participantes apenas mostraron dudas sobra la necesidad de vacunarse, la efectividad de las vacunas o sobre sus efectos secundarios. El sociólogo explicó el origen de las vacunas, su evolución a través de la historia y los beneficios que habían aportado a la humanidad. Se refirió también a su composición, funcionamiento y posibles efectos adversos, asegurando que no existiría relación alguna entre la vacuna del coronavirus y ciertas enfermedades, como Alzheimer o autismo, como algunos creerían. Los participantes escucharon y aceptaron sus argumentos sin oposición.

Cómo organizar un encuentro digital con mayores

‘Cómo organizar un encuentro digital con los mayores de mi grupo de ¡Adentro!’ fue uno de los temas más novedosos del programa. La dirección de este taller corrió a cargo de Carmen Salinas y Carlos Sierra. En el taller se habló, principalmente, de la importancia para los mayores de iniciarse en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) e interactuar virtualmente, así como de los problemas que su aprendizaje les plantea. Se observó que para comunicarse digitalmente no bastaría la propia motivación, sino que sería necesaria también la de las personas mayores con las que uno quiere comunicarse.

Decisivo sería el tener en cuenta los factores que determinan el aprendizaje de la persona adulta en estos tiempos de pandemia, según Salinas, “si no se quiere ampliar aún más la brecha social y tecnológica que separa a los mayores del resto de la sociedad”. Por ello, se recomendó enseñar a los mayores a través de la motivación, tanto para seguir manteniendo las relaciones con la familia y los amigos como para fomentar su independencia y evitar la soledad. La paciencia, el dejar de lado la vergüenza y el miedo a equivocarse y el aceptar el lento “paso a paso” y el “ensayo y error”, como técnicas normales del aprendizaje serían los puntos más importantes a la hora de pasar a la práctica.

Para algunos de los participantes, el haberles fallado uno o más de los factores mencionados y la falta de tiempo, impidió que se pudiese realizar el ejercicio planeado, pero todos se apuntaron a una hora extra con los docentes para lograr un encuentro virtual entre ellos. “Todos nosotros, sin excepción, seguimos aprendiendo”, fue la conclusión de los docentes al final del encuentro.

Antes de terminar el seminario se destinó un espacio a la espiritualidad, dirigido el teólogo, Gerardo Venegas. Dentro de ese espacio, Vicente Riesgo dedicó unas palabras al recuerdo de Manuel Gómez Romero, un veterano de la Confederación recientemente fallecido.

Para terminar, Riesgo y Carmen Salinas hicieron una reflexión sobre el trabajo realizado, agradecieron su interés y asistencia a los participantes y les pidieron que enviasen por correo electrónico, para su estudio, la evaluación personal del seminario.

El próximo encuentro virtual tendrá lugar ya los próximos días 5 y 6 de abril de 2021.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *