Acuerdo para reducir el consumo de agua y afrontar la sequía en la zona de Pontevedra

Entre la Xunta y los ayuntamientos de ese sistema de abastecimiento

La Xunta y los ayuntamientos del sistema de abastecimiento de Pontevedra acordaron el pasado 27 de julio reducir el consumo de agua y afrontar la situación de prealerta por escasez de agua con información, coordinación y responsabilidad. La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, junto con la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, y el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, mantuvieron una reunión de trabajo con los ayuntamientos que se abastecen del río Lérez para abordar el episodio de prealerta por escasez de la cuenca.

Vázquez Mourelle explicó que la situación es compleja y preocupante, ya que este sistema se abastece, fundamentalmente del caudal circulante del río y no existen grandes reservas de agua embalsada, solo el embalse de Pontillón que, por sí mismo, solo garantizaría un consumo reducido durante un máximo de 14 días.

Indicó que las temperaturas anormalmente elevadas de las últimas semanas y la falta prolongada de lluvia hizo que la situación se agravara especialmente en el sistema de abastecimiento del Lérez, donde el caudal del río se redujo de manera abrupta desde inicios del mes, con una merma del 73% en menos de 20 días.

Concretó que la estación de aforo del Lérez presenta una importante variación de caudal a lo largo del día, por lo que, para tener referencias fiables hay que ver el caudal medio obtenido con datos de día completo. En este sentido, los datos medios reflejan que el caudal sigue siendo muy bajo, del 1,7 m³/s y de no adoptar medidas podría verse comprometido el suministro.

En lo que se refiere a las medidas tratadas en la reunión, la conselleira destacó el consenso conseguido entre los municipios para restringir al máximo el uso innecesario del agua y adoptar medidas de manera unánime, garantizando esa necesaria coordinación para garantizar el abastecimiento a la población.

Se acordó que es imprescindible suprimir baldeos, riegos de jardines, lavapiés y duchas en las playas, el llenado de piscinas, el lavado de coches, las fuentes ornamentales y actividades lúdicas que malgasten el agua.

Recordó que la Xunta viene advirtiendo desde febrero de los problemas en el sistema de abastecimiento del Lérez e insistió en la necesidad de que los ayuntamientos actúen de manera acordada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *