Visto para sentencia el nuevo juicio por el que marineros gallegos reclaman su pensión a Noruega

En el plazo de un mes podría conocerse la decisión del tribunal

Miembros de Long Hope en el juicio celebrado en Oslo.

El cuarto juicio en el que marineros españoles -en su mayoría gallegos- reclaman sus pensiones a Noruega, tras trabajar para buques mercantes del país nórdico durante años sin recibir prestaciones, ha quedado visto para sentencia el pasado 13 de febrero.

El portavoz de Long Hope -la plataforma que aglutina a los afectados-, Alberto Paz, prevé que en el plazo de un mes se conozca la sentencia. Aunque apunta que el juicio en el Tribunal de Apelaciones de Noruega “fue bien”, ya están con la mirada puesta en el elevar recurso al Tribunal Supremo del país en el caso de que no se les dé la razón, el último paso antes de poder acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Y es que con este ya llevan cuatro juicios en Noruega, uno por la vía civil y tres por lo social.

En esta jornada intervinieron cuatro testigos en representación de los intereses de los demandantes -incluido el propio Paz- y la abogada del Estado noruego. Entre otras cuestiones, Paz expuso cómo los marineros gallegos eran perjudicados frente a los nacionales noruegos, ya que estaban “excluidos de la Seguridad Social noruega”, por lo que no podían disfrutar de las ventajas de cobrar el paro, tener ayuda familiar por hijos a cargo y contar con deducción de impuestos por compra de casa o crédito adquirido, al tiempo que a los extranjeros no “les pagaban los viajes de retorno a casa”.

Según declaraciones del asesor de Long Hope, Xosé Manuel Carril, a La Voz de Galicia, en el juicio la representante del Estado noruego aludió a su competencia para proteger a sus nacionales, a la política de bienestar social específica, al uso razonable de sus recursos económicos y a los problemas burocráticos y de aplicación que tendría la gestión de esas prestaciones.

Desde 1948 está registrada documentalmente la presencia de marineros gallegos en buques de bandera noruega y se estima que han pagado unos 520 millones de euros en impuestos hasta 1994. En los últimos años este colectivo de personas mayores -hay unos 12.000 afectados- lleva celebradas decenas de manifestaciones y protestas.

Archivado en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *