Vicente Álvarez Areces, Medalla de Oro de Asturias a título póstumo

El expresidente del Principado, fallecido a principios de año, mostró siempre un especial interés por los asturianos residentes en el exterior

Vicente Álvarez Areces.
Areces en un encuentro con asturianos en Buenos Aires en marzo de 2007.
En un encuentro con la colonia asturiana en La Habana en abril de 2010.
Con directivos del Centro Asturiano-Casa Asturiana en Montevideo en marzo de 2007.
El entonces presidente del Principado de Asturias en un encuentro con algunos de los empresarios asturianos y mexicanos participantes en un foro en la capital federal del país en abril de 2010.
Con la colonia asturiana en Panamá en abril de 2010.
Areces con la colonia asturiana en Lieja, en marzo de 2007.

El Consejo de Gobierno del Principado acordó el pasado 14 de agosto conceder este año cinco Medallas de Asturias: dos en su categoría de oro a Vicente Álvarez Areces -a título póstumo- y a la Brigada Central de Salvamento Minero, y el resto, de plata, a la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, a la escultora María Jesús Rodríguez, y a la Red de Casas de Acogida del Principado.

Además, el Gobierno también decidió en su reunión semanal que los actos del Día de Asturias se celebren este año en el concejo de Cabrales.

La Medalla de Asturias se reserva, según la Ley Reguladora de Honores y Distinciones del Principado, para premiar méritos verdaderamente singulares que concurren en personas o instituciones cuya importancia y trascendencia para los intereses generales de la Comunidad Autónoma les hagan acreedores de este reconocimiento público.

La concesión de la Medalla de Oro a Vicente Alberto Álvarez Areces, fallecido el pasado 17 de enero, reconoce “su compromiso con la libertad y la democracia, su impecable trayectoria política y su fundamental aportación para el desarrollo y la modernización de Asturias”.

Nacido en Gijón el 4 de agosto de 1943, licenciado en Matemáticas y perito industrial, durante su juventud compaginó la docencia con la política y participó activamente en diferentes movimientos estudiantiles. Vinculado inicialmente al Partido Comunista de España (PCE), abandonó la formación en 1978 y posteriormente se unió al PSOE, al que consagró la mayor parte de su trayectoria política.

Fue elegido alcalde de Gijón en los comicios de 1987, 1991 y 1995 y durante sus doce años de mandato se propuso modernizar la ciudad, abrirla al mar con la creación de las playas de Poniente y El Arbeyal, impulsar su desarrollo urbanístico, fomentar la actividad cultural, recuperar el antiguo puerto y reformar numerosos enclaves como el cerro de Santa Catalina, los parques del Rinconín y La Providencia o la senda del Cervigón.

Tras su etapa municipal, el 20 de julio de 1999 fue investido presidente del Principado, cargo que ocupó hasta 2011 y desde el cual mostró siempre un especial interés por los asturianos residentes en el exterior reuniéndose con representantes de la colectividad en sus viajes a Argentina, Uruguay, Cuba, Venezuela, Estados Unidos, Francia, Bélgica o México, entre otros países.

Durante sus tres legislaturas la Comunidad recibió el traspaso de las competencias en áreas tan relevantes como Educación, Sanidad y Justicia. Además, se abordaron proyectos de importancia estratégica, como el desarrollo de los campus de Oviedo, Gijón y Mieres; la construcción del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (Huca), en Oviedo, y del Vital Álvarez Buylla, en Mieres; la ampliación del Museo del Bellas Artes y del puerto de El Musel, la creación del Centro Niemeyer en Avilés y la puesta en marcha de Laboral Ciudad de la Cultura en Gijón. Bajo su presidencia se inauguraron también el Museo del Jurásico (Colunga), el centro de interpretación de Tito Bustillo (Ribadesella) y el Parador de Corias (Cangas del Narcea), entre otros equipamientos.

Político con una enorme capacidad de trabajo, Álvarez Areces favoreció el progreso de Gijón como alcalde y de Asturias desde la Presidencia de la Comunidad. Fue, además, un ejemplo de entrega y servicio público para avanzar hacia una sociedad más justa y solidaria, valores que ejerció también como senador hasta su fallecimiento, según explica el Gobierno autonómico en una nota de prensa.

Por otro lado, la Brigada Central de Salvamento Minero ha sido distinguida con la Medalla de Oro de Asturias en reconocimiento a sus más de cien años de trayectoria como cuerpo de élite en operaciones de localización y rescate en espacios confinados y “a su participación en operativos nacionales e internacionales en situaciones de peligro, principalmente en incendios, ambientes tóxicos y explosivos”.

 Medallas de Plata

Además, el Consejo de Gobierno acordó conceder la Medalla de Asturias, en su categoría de plata, a Rosa María Menéndez López, “por su ejemplar trayectoria, por el elevado nivel que ha alcanzado en todas las facetas vinculadas a su profesión de química y por ser la primera mujer que lidera el mayor ente de investigación de España”.

El Ejecutivo también distinguió a María Jesús Rodríguez con la Medalla de Asturias, en su categoría de plata, “por su singular, brillante y reconocida obra creativa, que la convierte en un referente de las artes plásticas españolas de las últimas décadas, especialmente en lo que concierne a la búsqueda de nuevos lenguajes a partir de materiales telúricos y a su plasmación en formatos y volúmenes insólitos”.

Finalmente, la Red de Casas de Acogida del Principado recibe la Medalla de Asturias, en su categoría de plata, como tributo “a su labor para proporcionar una atención urgente y permanente a las víctimas de violencia de género y a las personas a su cargo”, con el propósito de favorecer su recuperación integral y facilitar su regreso a una vida autónoma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *