Tan solo 4.767 personas votaron en la demarcación consular de Buenos Aires, la más grande del exterior

Los votantes manifestaron a España Exterior que ejercen su derecho con orgullo y sentimiento

Gabriela Pérez Scrocca ejerció por primera vez su derecho a voto desde el exterior.
Silvia Beatriz Jorge Rodríguez afirmó que el sistema de voto rogado “es un rollo y desgana a muchas personas”.
Elisa Diez Álvarez al momento de depositar su voto.
La canciller Luisa Carmena y la cónsul adjunta María Prada recibieron a los españoles que votaron en el Consulado el domingo 26.

Las cifras de participación de los españoles censados en la demarcación consular de Buenos Aires, la más grande del exterior, han dejado una vez más en evidencia que la implementación del sistema de voto rogado ha resultado en numerosas trabas y dificultades para que los ciudadanos que residen fuera de España puedan ejercer con normalidad su derecho a voto.

Los números son elocuentes: de las más de 300.000 personas habilitadas a participar en las elecciones autonómicas y europeas del 26-M, se registraron solamente un total de 4.767 votos (1.404 de manera presencial en las urnas dispuestas en la sede consular de la calle Guido y 3.363 a través del correo), a pesar de que el número total de españoles que realizaron el ruego fue de 7.901, lo que implica que 3.134 ciudadanos que rogaron el voto finalmente no pudieron participar, en su gran mayoría, por retrasos en el sistema postal.

Durante el período ordinario dispuesto por la Junta Electoral Central se contabilizaron 4.515 votos, de los cuales 1.152 fueron depositados directamente en las urnas por los españoles que se acercaron al Consulado español en la capital argentina, mientras que en el período extraordinario habilitado para votar de manera presencial el sábado 25 y el domingo 26 sólo se sumaron 252 votos más.

Más allá de la baja participación, España Exterior pudo comprobar a través de los testimonios de quienes finalmente pudieron ejercer su derecho tras rogar el voto que lo hacen con mucho orgullo y sentimiento, como Elisa Diez Álvarez, una emigrante nacida en Castilla y León que se radicó en Argentina en 1979.

“Como soy una residente extranjera aquí no tengo el derecho a participar en las elecciones en Argentina y es por eso que al votar me siento totalmente incluida como ciudadana española” cuenta Elisa, que trabajó durante muchos en la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de España en el país austral.

Silvia Beatriz Jorge Rodríguez es hija de dos emigrantes canarios que se conocieron en Buenos Aires y que le transmitieron desde muy pequeña su amor por la cultura de las islas, algo que ella aún difunde entre las nuevas generaciones de españoles a través del taller de música tradicional canaria que dicta en el Centro Archipiélago Canario de Buenos Aires.

A pesar de sus raíces canarias, Silvia votó por la Comunidad Autónoma de Madrid, ya que vivió durante mucho tiempo en la capital española y allí figura su última residencia: “Siempre participo en las elecciones, porque es un deber ciudadano y porque me interesa mucho la política”, afirma, y expresa su deseo de que “vuelvan a enviar las papeletas a los domicilios como antes, porque para la gente esto de tener que rogar el voto es un rollo y desgana a muchas personas, sobre todo a la gente mayor que no maneja internet”.

Al contrario que Silvia, Gabriela Pérez Scrocca participó por primera vez en una elección española. “Estoy muy contenta de poder votar, otras veces lo dejé pasar pero ahora quería participar sí o sí”, asegura esta nieta de emigrantes riojanos, quien admite que si bien no le resultó complicado tener que rogar el voto, sí puede serlo para una persona de mayor edad: “No lo veo a mi papá haciendo esto”.

Al ser descendiente de emigrantes gallegos oriundos de Betanzos, Carlos do Pico recién podrá participar de las elecciones autonómicas el año próximo, sin embargo, se acercó hasta el Consulado español en Buenos Aires para votar en las elecciones al Parlamento Europeo. “Participo siempre de las elecciones porque me siento mucho más representado por las opciones electorales de España que las de acá”, afirma, y da testimonio de otros de los problemas que afectan a un gran número de españoles que residen en el exterior, puesto que tiene hijos que han podido votar por contar con la nacionalidad española y otros que no han tenido dicha posibilidad al ser mayores de edad al momento de entrar en vigencia la Ley de Memoria Histórica.

UN comentario en “Tan solo 4.767 personas votaron en la demarcación consular de Buenos Aires, la más grande del exterior

  1. Yo no pude votar y mi hijo tampoco, porque recibí tarde la documentación, indudablemente era
    mucho mejor cuando mandaban las boletas . Soy hija de Padre y Madre españoles de la Pcia. de León qué llegaron a Argentina en 1046

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *