Pedro Sánchez reitera su compromiso de reformar el voto rogado de los residentes en el extranjero

El presidente del Gobierno lo aseguró en su encuentro con la colectividad española en Chile

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda a Dolores Rodríguez, emigrante en Chile desde el año 1939.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a representantes de empresas españolas radicadas en Chile.
El presidente del Gobierno con alumnos del Colegio Español.
Dolores Rodríguez Sigler, casada con un gallego, acompañada de familiares y amigos.
Un momento de la intervención de Pedro Sánchez en la Embajada de España ante los representantes de la colectividad.
El embajador de España en Chile, Carlos Robles Fraga, y la señora Dolores Rodríguez.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ratificó ante los residentes españoles en Chile su compromiso de avanzar en la modificación del denominado “voto rogado” de los nacionales que viven en el exterior. Sánchez expresó esa determinación durante la recepción que ofreció el 28 de agosto a la colectividad española en Chile durante su viaje a este país, parte de una gira latinoamericana por cuatro países, en la que resaltó la relación de España y Chile y su promesa de profundizar en ella. Además, se refirió a la homologación de los títulos universitarios entre España y Chile.

Según informa Francisco Bustos, el encuentro con la comunidad española en la residencia del embajador de España, Carlos Robles Fraga, fue breve. Acudieron distintos representantes de España en el país, de las diferentes entidades hispánicas, del Consejo de Residentes Españoles, de la Asociación de Instituciones Españolas, Cámara de Comercio Oficial Española además de invitados españoles y chilenos.

También estuvieron presentes algunas migrantes que llegaron en el barco Winnipeg el año 1939, a quienes el presidente Sánchez quería conocer y compartir un momento. Asimismo, conversó con todos los que les fue posible.

En su intervención inicial, el jefe del Ejecutivo recordó la numerosa presencia de españoles en Chile y el hecho de que muchos de ellos tuvieran que viajar a este país huyendo de la Guerra Civil y la persecución en la posguerra. Según datos de Moncloa, un poco más de 67.000 personas conforman la comunidad española en Chile, de los que el 17% nacieron en España y el 83% restante tienen doble nacionalidad.

Tras agradecer a Chile la acogida dispensada también a quienes llegaron al país a causa de la reciente crisis económica, consideró que todos ellos suponen la mejor carta de presentación de España. “Chile os necesita, pero España no puede daros la espalda, y ese es el compromiso que quiero asumir”, subrayó.

Sánchez señaló que “nuestra democracia no puede entenderse como plena” si no hay igualdad en el derecho al voto de los españoles en las urnas. Por ello, “por justicia y por dignidad” tiene “muy presente la idea de promover la reforma el voto rogado” que se implantó en el cambio legislativo que entró en vigor en enero de 2011.

Un compromiso que también había avanzado el jefe del Ejecutivo en la comparecencia conjunta con el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

La eliminación del voto rogado es una iniciativa que está sobre la mesa en las negociaciones abiertas en el Congreso de los Diputados para modificar la Ley Electoral.

Por eso ratificó en este acto con la colectividad el compromiso de modificar el denominado voto rogado para facilitar la participación de los españoles que residen fuera del territorio nacional en los procesos electorales del país. “Reformar el voto del exterior y corregir el impacto negativo, la injusticia que representa para muchísimos españoles que vivís en el exterior el sistema del voto rogado”, explicó. Un anuncio que fue acogido con aplausos de los asistentes al acto en la residencia del embajador en Chile. “Un modelo [el del voto rogado] responsable de la caída de participación y que empobrece, lógicamente, a nuestra democracia”, añadió.

“España, por justicia y por dignidad, quiere y debe escuchar a todos sus ciudadanos vivan donde vivan porque, sin vosotros, nuestra democracia no puede entenderse completa y plena”, aseguró. Sánchez subrayó que inició en Chile su gira latinoamericana con el mensaje de que representa “la España que quiere escuchar”, abierta al mundo y que proyecta lo mejor que tiene, su capital humano.

Emotivo encuentro con una refugiada española que llegó a Chile tras la Guerra Civil

Según el gabinete de comunicación del Gobierno, la imagen del día en la visita a Chile de la delegación española fue el emotivo encuentro del presidente Pedro Sánchez con Dolores Rodríguez, una refugiada española de 81 años, que llegó al país andino el 3 de septiembre de 1939 en el barco Winnipeg con 2.500 republicanos a bordo. Dolores es de las últimas supervivientes de la colonia de españoles que llegaron tras la Guerra Civil.

En una tarde cargada de simbolismo, el presidente visitó también el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos, se reunió con la hija de Salvador Allende y mantuvo un encuentro con la comunidad española en ese país.

Este acto fue el último de la agenda en Santiago de Chile del presidente del Gobierno español, quien participó por la mañana en un desayuno de trabajo con representantes de las empresas españolas radicadas en Chile, a las que trasladó los planes económicos del Gobierno, así como su apoyo a la internacionalización de la empresa española.

Al término del encuentro con la colectividad, se desplazó hasta el aeropuerto de la capital para emprender viaje al segundo país de su gira latinoamericana, Bolivia. Allí, en Santa Cruz de la Sierra, se reunió esa misma tarde con el presidente boliviano, Evo Morales.

 

 

Una promesa que ya anunció en su primera comparecencia como jefe del Ejecutivo en el Senado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya anunció el pasado 19 de junio en el Senado que el Ejecutivo “va a plantear la modificación de la Ley electoral para el voto rogado y, en consecuencia, también intentará mejorar los derechos electorales de este importante colectivo”. Pedro Sánchez realizó este anuncio en su primera comparecencia como jefe del Ejecutivo en la sesión de control en el Senado.

Esta afirmación, según explicó España Exterior en su momento, esto supone un cambio radical respecto a la postura del anterior gobierno en lo referido a la reforma del voto exterior. El anterior ejecutivo había dejado al poder legislativo -a los grupos parlamentarios en el Congreso- la elaboración de una propuesta en esta materia al considerar que los cambios en la ley electoral, una de las principales normas del armazón democrático, requieren de un amplio consenso y deben partir del Congreso.

Que sea el Gobierno el que tome la iniciativa en esta materia puede acelerar mucho que se produzca una mejora en las condiciones del voto de los españoles en el extranjero. La única manera de hacerlo, sin tener que abordar la complicada modificación de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg), sería por vía reglamentaria. Cabe recordar que ya en 2012, tal y como informó entonces este medio, el Ministerio del Interior había elaborado un borrador de reglamento para concretar la manera de aplicar el artículo 75 de la Loreg. Y el propio artículo 75 en el punto 12 establece que “el Gobierno, previo informe de la Junta Electoral Central, puede regular los criterios y limitar los supuestos de aplicación de este artículo, así como establecer otros procedimientos para el voto de los residentes ausentes que vivan en Estados extranjeros donde no es practicable lo dispuesto en este artículo”. Sin embargo, fue la propia Junta Electoral Central la que señaló en su informe de noviembre de 2016 sobre el voto exterior que “no es conveniente forzar la aplicación del artículo 75.12 de la LOREG y, por consiguiente, no resulta posible introducir modificaciones sustanciales por vía reglamentaria”.

En cualquier caso, hay algunos aspectos como los relativos a plazos, utilización de medios telemáticos para acceder a la documentación para votar o a las papeletas, o que la inscripción censal sea válida para varios procesos electorales sin necesidad de rogar el voto durante ese periodo podrían abordarse desde el Gobierno.

En su respuesta a una pregunta planteada por el senador del PNV, Jokin Bildarratz Sorron, sobre las iniciativas que el Gobierno tiene previsto plantear ante la Unión Europea para abordar de manera conjunta la situación que diariamente sufren un número importante de refugiados en el Mar Mediterráneo, el presidente del Gobierno también se refirió a quienes tuvieron que emigrar en busca de nuevas oportunidades. “Es evidente que nuestro país cuenta también con cientos de miles de jóvenes y no tan jóvenes que han tenido que salir como consecuencia de la falta de oportunidades”. Y añadió que su prioridad será que retornen: “Este Gobierno quiere que regresen a España, quiere que vuelvan a construir sus vidas profesionales y personales en nuestro país”. Y a continuación dijo que “mientras tanto, esperamos que las sociedades en las que están ahora desarrollando profesionalmente sus proyectos vitales cuenten con la solidaridad que nosotros expresamos como país al conjunto de estos migrantes”.

En su intervención, el presidente del Gobierno recordó que también España sufrió el exilio de sus ciudadanos y que la decisión de acoger a los refugiados del Aquarius responde a los valores de solidaridad de la sociedad española. “Nuestro país, a lo largo de muchos años, durante la guerra civil y la dictadura franquista, sufrió el exilio, y hubo sociedades, particularmente en Latinoamérica, que acogieron a muchos de esos exiliados que sufrieron la dictadura y la guerra civil, como, por ejemplo, México. En consecuencia, nosotros no solo estamos siendo coherentes con los valores presentes de solidaridad del conjunto de la sociedad española, sino también con nuestra propia historia. Estamos reivindicando lo mejor de nuestra historia”, afirmó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *