Miranda: “Queremos ampliar la Oficina de Atención Integral al Retornado antes de fin de año con más recursos y una nueva ubicación”

Casi siete años después de su nombramiento como secretario xeral da Emigración y con el inicio del curso político, Antonio Rodríguez Miranda hace balance para España Exterior de su gestión y anuncia las líneas prioritarias para el futuro más inmediato

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda.
El secretario xeral en su despacho.

-En diciembre de 2012 usted asumió el cargo de secretario xeral da Emigración. ¿Cómo ve la situación de la diáspora gallega? ¿En qué ha cambiado desde que llegó hasta ahora?

-La Galicia exterior, en términos de cifras, sigue la evolución que hasta ese momento se venía dando. Es decir, cada día tenemos más gallegos en el exterior y cada día, de esos gallegos que tenemos en el exterior, más son nacidos en el exterior y menos son emigrantes gallegos. Eso es lo que me encontré en el año 2012 cuando llegué y hoy eso se acrecentó. Hoy tenemos más gallegos pero tenemos menos emigrantes en el exterior.

Donde sí tuvimos un cambio importante en este periodo ha sido en el trabajo con el retorno. En la Secretaría Xeral da Emigración pasamos de tener una línea de ayudas extraordinarias al retorno mucho más modesta a tener diferentes líneas. Concretamente se sigue manteniendo la línea de ayudas extraordinarias al retorno incrementándola en el último año en un 175% pasando de 550.000 euros a 1.750.000 en un solo año. Porque obviamente queremos responder a las expectativas desde el punto de vista social de ese fenómeno creciente de retorno que tenemos, que es general en todos los países, aunque con una relevancia especial en Venezuela.

Y también hemos puesto en marcha otras iniciativas como el programa de ayudas al retorno emprendedor, o el programa estelar hoy de la Secretaría, las Bolsas Excelencia Mocidade Exterior (BEME), que lleva ya tres ediciones y cuyo enfoque y resultados son pioneros a nivel de todo el Estado con 350 personas beneficiarias. Sin olvidar que esta iniciativa se complementó posteriormente desde la Consellería de Educación con 100 becas de Formación Profesional.

Es decir, todo este aspecto del retorno es algo novedoso, es algo que antes no existía porque no había esa demanda tan intensa, esa necesidad. La atención de los retornados se convirtió en un pilar básico de trabajo del propio Gobierno gallego en esta legislatura, tal y como lo marcó el presidente en su discurso de investidura. Y la Secretaría Xeral da Emigración es una pequeña parte del trabajo conjunto de todo el Gobierno gallego concretado en abril del año pasado en la Estratexia Retorna 2020 con más de 60 medidas y 235 millones de euros para facilitar el retorno a Galicia.

Esta ha sido la gran novedad en todo este periodo y sobre todo en esta segunda legislatura.

-¿Cómo se han adaptado a la circunstancia de que aumenten los gallegos del exterior pero no los emigrantes, tal y como ha comentado?

-En el trabajo con estos gallegos del exterior tratamos de retomar todas las líneas y actuaciones que ya estaban establecidas, muy válidas y muy importantes, desde el punto de vista de colaboración con las entidades -diferenciando aquellas que tienen un enfoque más cultural, de ocio, y aquellas otras que tienen un enfoque más de carácter social-, y desde el punto de vista de trabajo directo en la protección de las personas.

Lógicamente seguimos trabajando y tratamos de adaptarnos más a la evolución social que podemos encontrarnos, por ejemplo, con el trabajo con la juventud. Así, hubo algunos programas a lo largo de este tiempo que fuimos adaptando y les fuimos dando una visión diferente. Por ejemplo, el Conecta con Galicia, el programa que es tradicional en la Secretaría Xeral da Emigración que en 2019 cumple precisamente los treinta años y que hoy lo hemos adaptado a una realidad que entendemos que es la más adecuada tanto para la gente del exterior como para Galicia. ¿Cómo? Pues haciendo que los jóvenes durante el tiempo que están aquí, durante una de las semanas puedan conocer la Galicia rural puedan conocer las ciudades del interior, puedan caminar por esa Galicia rural y hacerlo a través del Camino de Santiago. Además, creo que esta es una buena y muy oportuna preparación para el año santo que vamos a tener en 2021. De esta manera nos fuimos anticipando. Y otra semana los jóvenes conocen lo que es el mar de Galicia, otro de los emblemas de nuestra tierra.

Así, con esta programación, los jóvenes del exterior se ven perfectamente identificados con el conjunto de Galicia, de la Galicia interior, de la Galicia de la costa, y con uno de los emblemas culturales más universales de Galicia que es el Camino de Santiago. Y de esta manera estamos afianzando sus vínculos

Este es uno de los ejemplos del trabajo de adaptación que ha hecho la Secretaría Xeral a la nueva composición de la Galicia exterior. Probablemente del nuevo pleno del Consello de Comunidades Galegas que tenemos a finales de este año salgan otras propuestas que nos lleven en un futuro a hacer otras adaptaciones distintas. Teniendo en cuenta las diferentes ponencias que va a haber es probable que de ahí salgan propuestas por ejemplo de cómo tratar de buscar las mejores políticas a la hora de ayudar a los centros gallegos de cara al siglo XXI.

-A los seis meses de que llegase al cargo se aprueba la nueva Lei de Galeguidade. ¿Cómo valora la aplicación de esta norma?

-Esta norma era necesario adaptarla. Estamos hablando de una ley que tenía 30 años de historia y que se hizo cuando la Galicia territorial era otra. Por eso la actualizamos, tanto desde el punto de vista de la realidad social de Galicia como desde el punto de vista de la realidad de los gallegos del exterior. Porque ya no hablábamos solo de emigrantes gallegos, sino que empezamos a hablar de gallegos del exterior, en un sentido más amplio ya que las cifras denotaban que los emigrantes gallegos eran menos y los gallegos nacidos en el exterior eran cada día más. Por eso la Lei de Galeguidade tenía que responder también a esa realidad muchos más amplia y mucho más abierta. Todas las entidades gallegas del exterior que trabajan por el conjunto de la galleguidad se integran en esta ley. Antes la norma marcaba más diferencias entre quien tenía la galleguidad y quien no la tenía. A partir de la nueva redacción todo tipo de organización, de asociación que trabaje por Galicia, tiene cabida y reconocimiento dentro de la Lei de Galeguidade en el alcance que esta pueda tener y por lo tanto la Administración gallega va a tratar de colaborar y de apoyar a esas entidades.

-En los últimos años el presupuesto de la Secretaría Xeral da Emigración se ha incrementado significativamente pasando de algo más de 8 millones de euros en 2016 a los casi 12,5 millones en 2019. ¿Esa evolución se debe al hecho de haber superado la crisis económica o se debe solo al impulso en la atención al retorno?

-No es solo un tema de retorno. Es cierto que en estos tres últimos años el presupuesto de Emigración creció un 50%, cuando las cifras del presupuesto autonómico crecieron mucho más moderadamente, pero esto se explica por dos motivos.

Por un lado, ahora que estamos en un momento de recuperación económica queremos que los gallegos del exterior también sientan los beneficios de esa recuperación de Galicia y por lo tanto era necesario reforzar determinadas líneas de actuación de carácter social y también con las propias entidades. De hecho, los incrementos presupuestarios de los últimos años fueron a mejorar la financiación de las entidades gallegas del exterior con un esfuerzo especial hacia las entidades de carácter social (residencias de mayores, centros de día, etc.). Y también en la ayuda directa a las personas. De hecho, el programa de ayudas económicas individuales se incrementó en más de un 20% entre el año 2017 y el 2018 con un aumento de 500.000 euros hasta los 2,6 millones de euros, y el año pasado ese incremento se consolidó. Es decir, fue un esfuerzo dirigido a las entidades y a las personas.

También hay que tener en cuenta que tuvimos que hacer un aporte extraordinario en materia social en determinados países, como Venezuela, sin disminuir la atención en otros países.

Y a mayores fuimos mejorando y fuimos ampliando todos los programas de retorno. Solo en el último año duplicamos el importe económico de estos programas. Pero ya los años anteriores también los hicimos avanzar.

En definitiva, ese incremento presupuestario de la Secretaría Xeral da Emigración, que hay que recordar que en el periodo de crisis económica preservó los programas de carácter social a pesar de que hubo que hacer un ajuste, fue en dos áreas, por un lado, en la mejora del apoyo a las entidades, en el refuerzo del trabajo de carácter social, y también en las ayudas directas a las personas, como por ejemplo el programa de ayudas económicas individuales. Y la otra área fue la mejora paulatina que venimos haciendo de los programas para facilitar el retorno.

-¿Qué previsiones hay para el año 2020?

-Bueno, pues para el año 2020 me gustaría decir que por nuestra parte el compromiso es mayor pero la Comunidad Autónoma está supeditada a los presupuestos del Estado que todavía no tenemos noticias de lo que va a ocurrir. De hecho, aún a día de hoy, la propia Comunidad Autónoma está sufriendo una deuda de fondos que el Estado le tenía que aportar de más de 700 millones de euros. Evidentemente eso nos afecta de cara a la preparación de un presupuesto. Nosotros, internamente, ya hemos preparado una propuesta de presupuesto de cara al año próximo.

Lo que si está claro es que el compromiso de Galicia se va a mantener y que la consolidación de los diferentes programas que tenemos, tanto con las entidades como también con las específicamente sociales, y los programas de atención a las personas se van a mantener. Y si presupuestariamente es posible incluso vamos a intentar mejorarlos y, desde luego, vamos a seguir reforzando esos programas de apoyo al retorno.

-Aunque no pueda facilitar cifras concretas, ¿habrá alguna novedad en los programas de ayudas?

-Vamos a seguir incentivando la participación de las entidades del exterior en el Xacobeo. De hecho, este año ya incluimos en las diferentes líneas de ayudas la posibilidad de financiación directa de actividades relacionadas con el Xacobeo y, desde luego, en las convocatorias que vayamos haciendo públicas en el año 2020 se van a recoger líneas específicas de ayudas en este sentido.

Por otra parte, la idea es, pensando en el año que viene, ampliar determinados programas de apoyo a entidades en lo que se refiere a actividades deportivas. Queremos también ahí ampliar líneas de apoyo a todas aquellas entidades que lleven a cabo actividades deportivas en relación con Galicia porque creemos que es una manera muy importante de atraer precisamente a la juventud. A aquellas que ya lo están haciendo nosotros queremos incentivarlas porque vemos que este tipo de actuaciones repercuten muy positivamente.

-¿Cuántos recursos se han destinado este año para favorecer el retorno?

-Este año presupuestariamente estamos en 3,2 millones de euros lo que ha significado duplicar la capacidad presupuestaria que teníamos el año pasado.

-¿Y qué frutos tiene esa inversión de recursos?

-Estamos viendo que en el último año las cifras de retorno siguieron mejorando, se incrementaron prácticamente en un 8% respecto al año anterior. El año anterior tuvieron una subida absolutamente increíble porque aumentaron en un 20%. Es decir, en los últimos cuatro-cinco años las cifras de retorno se incrementaron en torno a un 50%. Nosotros lo que queremos es seguir incentivando para que siga así. Vemos que este año todos los programas de retorno están funcionando muy bien. Las becas, el programa de Bolsas Excelencia Mocidade Exterior (BEME) tuvo una demanda altísima de solicitantes, superando los 500, y con las 150 becas a punto de adjudicarse. También el programa de retorno emprendedor está teniendo un crecimiento muy importante. Un mes después de que se abriese la convocatoria ya teníamos más de 40 solicitudes cuando en todo el año pasado se concedieron algo más de 40 ayudas, y el plazo finaliza a finales del mes de septiembre. Y las solicitudes del programa de ayudas extraordinarias al retornado también han superado con creces las presentadas el año pasado. La previsión es cubrir el total del presupuesto de este programa, que este año se ha incrementado hasta 1.750.000 euros.

Asimismo, ya están teniendo beneficio directo las familias porque la novedad de este año de las ayudas extraordinarias al retornado ha sido aportar 1.000 euros más por cada hijo menor de 18 años que tuviera una familia que retornase en el año 2019 y lógicamente eso se va a ver más aún en el próximo año puesto que en este momento también es verdad que nosotros estamos concediendo ayudas a algunas familias que ya retornaron a finales del año 2018.

 

-Quizás tendría que cambiarle el nombre a la Secretaría y ponerle Secretaría Xeral do Retorno o da Emigración e do Retorno.

-No, a ver, si hablamos de emigrantes, implícitamente ya está incluido el retorno porque nuestra Constitución dice que los poderes públicos deben tomar todas las medidas necesarias para favorecer el retorno de los españoles que estén en el exterior. Nuestro Estatuto de Autonomía se pronuncia en el mismo sentido. Es decir, no puede haber retorno si no hubo una emigración previa. Por lo tanto, el llamarse Secretaría Xeral da Emigración lleva implícito el trabajo por esos gallegos que están en el exterior y el trabajo de intentar conseguir que vuelvan para su tierra.

-Uno de los objetivos de la Estratexia Retorna 2020 es la puesta en marcha de la Oficina de Atención Integral al Retornado. ¿Cuándo comenzará a funcionar?

-Bueno, la Oficina ya está funcionando dentro de la Secretaría Xeral y ya se han atendido varios miles de solicitudes a lo largo de este año. Ahora estamos pendientes de la ampliación de esa oficina con más recursos personales y materiales. Queremos que esa ampliación se produzca antes de que acabe el año, pero en este momento la oficina ya está funcionando. Empezó a funcionar prácticamente desde el momento en que se puso en marcha la Estratexia Retorna 2020 atendida por el personal propio de la Secretaría Xeral da Emigración. Se complementaron todas esas tareas con el portal del retorno que es la parte de la oficina virtual que facilita muchísimo las cosas a la gente del exterior porque cualquier persona que quiera conocer cualquiera de las medidas que tiene el Gobierno gallego en cualquier departamento relativas al retorno, en ese portal puede verlas e incluso si el procedimiento, el mecanismo de ayuda, está vigente en ese momento, directamente desde ahí puede hacer su solicitud telemática.

Nosotros creemos que es necesario ampliar todavía más la cobertura de cara a la demanda de información y atención a los retornados que vamos a tener los próximos años. En este momento lo estamos haciendo también a través de la suscripción de convenios de colaboración con entidades asociativas en Galicia que nos ayudan en esa tarea de orientación al retornado, especialmente, entre otras, con la Federación de Venezolanos de Galicia que tiene funcionando tres oficinas presenciales en Vigo, en Ourense y en Lugo y que también tiene una oficina itinerante que recorre los diferentes lugares de Galicia.

Pero ya digo, en los próximos meses vamos a ampliar esa oficina de retorno con más recursos, con una nueva ubicación para facilitar la atención y en poco tiempo con presencia también en las diferentes provincias gallega.

-¿La apuesta que se está haciendo por el retorno podría dejar de lado el apoyo a las colectividades en la operativa de la Secretaría?

-En absoluto. La Secretaría tiene una estructura muy concreta. Una Subdirección General que se ocupa de todos los programas de la emigración que a su vez tiene dos jefaturas de servicio, una que lleva los programas sociales y otra que lleva los programas para las comunidades, solo dedicadas a eso. Y luego tiene otra subdirección que ya tradicionalmente, y así sigue siendo, lleva la parte general del departamento, la gestión económica presupuestaria y de personal, y que lleva también la parte de retorno, con un servicio de retorno. Ya existía y se potenció en cuanto a efectivos en estos últimos años. El grueso del personal de esta Secretaría y de recursos y de medios materiales se destinan a la atención de los gallegos y de las entidades gallegas del exterior. Es decir, si estamos hablando de que la Secretaría tiene un presupuesto de 12,5 millones de euros, solo 3,2 están dedicados al retorno.

-Entiendo que los programas de becas se mantendrán y se ampliarán.

-Siempre tenemos que tratar de ser ambiciosos pero racionales. Estuvimos dos años con cien becas de excelencia. Vimos que la demanda era creciente y mayor y este año pasamos a 150. Por eso la previsión de momento es mantener ese índice. Si efectivamente vemos que la demanda sigue incrementándose pues ampliaremos las becas. Pero de momento creo que lo prudente es volver a hacer una convocatoria con 150 plazas. En todo caso estamos hablando de que tenemos 150 plazas de becas de BEME para cursar un máster en alguna de las universidades públicas de Galicia y tenemos otras 100 becas para cursar ciclos de Formación Profesional (FP). Es decir, que estamos hablando que cada año estamos dando 250 oportunidades de venirse a Galicia a personas menores de 30 años o menores de 40 años, según el programa.

Un detalle muy interesante en el programa de las BEME es que la media de edad de los participantes está en torno a los 30 años. Es decir, no son personas que justo terminaron sus respectivas carreras universitarias, sino que son personas con estudios superiores que ya se iniciaron en el ámbito laboral y que, aun así, deciden dar el paso y venir a Galicia. Por lo tanto, nosotros incorporamos no solo a personas tituladas universitarias sino a personas con experiencia profesional a la que le mejoramos su formación y que en el momento en que se incorpore al tejido productivo de Galicia va a ser una persona de máximo nivel y con un conocimiento del exterior importante. Lo que nos da también otra ventaja competitiva de cara a esta economía global que tenemos.

-Siguiendo con esta línea, ¿nos puede hablar sobre las actuaciones para favorecer la inserción laboral de los retornados, especialmente el programa de retorno emprendedor?

-Uno de los frentes de trabajo muy importante para nosotros es el ámbito profesional. Nosotros queremos favorecer un retorno conjunto de familias. De hecho, estamos viendo que, incluso el programa de becas BEME, no solo trae a personas aisladas, sino que trae a familias completas. Un miembro de la familia viene a hacer un máster y con él se trae a su pareja y a sus hijos. Tenemos numerosos casos de este tipo. Para nosotros es muy importante trabajar en el ámbito de la integración laboral de los padres y madres en dos ámbitos: en el trabajo por cuenta ajena y en el trabajo por cuenta propia.

En el trabajo por cuenta ajena está haciendo un trabajo muy importante la Consellería de Economía, Industria e Emprego porque una persona que llegue aquí como retornada y como desempleada y se vaya a inscribir a una oficina de empleo, a partir de ahí tiene un itinerario específico para ella como persona retornada y es uno de los colectivos prioritarios a efectos de ayudarles en el proceso de incorporación al mercado laboral.

Y luego está el trabajo por cuenta propia. Tenemos las propias líneas de la Secretaría Xeral da Emigración, pero también tenemos otras líneas para otros tipos de empresas de la propia Consellería de Economía, Industria e Emprego que ayuda a ese emprendedor a través de subvenciones a fondo perdido. En el caso de las ayudas de la Secretaría Xeral da Emigración ascienden hasta 8.000 euros para el proyecto que ponga en marcha, dependiendo de las condiciones del proyecto, de la persona, de si está o no en el ámbito rural, porque tenemos incentivos especiales para quien se establezca en el ámbito rural. Pero luego también la propia Consellería de Economía, Industria e Emprego tiene líneas específicas de ayudas directas y también líneas de financiación, es decir, de préstamos a muy bajo coste con intereses muy bajos en función del tipo de iniciativa.

También existen una serie de apoyos que ya son de carácter sectorial dependiendo del ámbito de la empresa que se quiera poner en marcha: si es una empresa en el ámbito turístico pues vas a poder tener el apoyo de la Axencia de Turismo; si tu empresa va a estar en el ámbito rural pues puede tener ayudas específicas para el emprendimiento en el ámbito rural y de actividades no agrícolas o ganaderas; o si es agrícola o ganadera va a poder tener el apoyo de las ayudas específicas de la Consellería de Medio Rural, etc.

Es decir, es un apoyo de los diferentes departamentos de la Xunta de Galicia que tienen como único objetivo tratar de incorporar al retornado al mundo laboral lo antes posible, ya sea como trabajador por cuenta ajena o como trabajador por cuenta propia. Y sobre todo, ayudarles, si es un trabajador que va a generar su propia actividad económica, darle la máxima ayuda para ponerse en marcha porque ese primer momento es el más complicado.

-¿Hay algún aspecto concreto que puede dificultar la inserción laboral de los retornados?

-Los retornados, al igual que otros colectivos, padecen ciertas dificultades añadidas. Por ejemplo, pueden ser personas que vengan con titulaciones pero que no pueden hacer uso de ellas porque no las pudieron homologar. Este es uno de los temas cruciales en los que el Estado debe asumir una responsabilidad importante. Nosotros como Comunidad Autónoma no le podemos dar solución porque no tenemos competencias en esta materia, pero lo hemos tratado y lo hemos trasladado reiteradamente al Estado a través del propio Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE) que es el foro donde se deben plantear estos temas, pidiéndole que trate de agilizar la homologación de titulaciones sobre todo de las personas procedentes de países que tienen más vínculos con España, como es el caso de Iberoamérica, porque esto está siendo un condicionante importante de acceso al mercado laboral.

En el caso de nuestras ayudas al retorno emprendedor, como decía, este año tenemos una convocatoria con 200.000 euros y ya superamos las 40 solicitudes que son prácticamente las mismas que se adjudicaron en el año anterior con lo cual suponemos que probablemente superaremos las 50 a lo largo del año. A lo largo de la historia de este programa ya hemos ayudado a poner en marcha más de 125 pequeñas empresas impulsadas en Galicia por emigrantes retornados.

-Ahora se acaba de aprobar el anteproyecto de la Lei de Acción Exterior de Galicia. ¿Afectará a las comunidades gallegas?

-Lógicamente no puede haber una Lei de Acción exterior de Galicia que no contemple la realidad de los gallegos del exterior. Nosotros tenemos perfectamente claro que las comunidades gallegas que están presentes en todo el mundo es una parte clara de la acción exterior de Galicia. Y por eso algunas partes de la ley se dedican precisamente a esa realidad gallega en el exterior. Esa ley pretende, entre otras cosas, crear instrumentos que faciliten, simplifiquen, hagan más cómoda la propia relación de los gallegos del exterior con la Administración. Y por eso en esta ley se apuntan unos mecanismos que lo que pretenden es que cualquier gallego, en cualquier parte del mundo, tenga todas las facilidades para poder relacionarse directamente con la Administración. Y me refiero a relaciones de tipo jurídico, no solo de tipo afectivo o de otro tipo, sino de tipo jurídico -hacer solicitudes, iniciar o tramitar procedimientos, etc- y que todo eso se pueda hacer telemáticamente con la máxima facilidad y con el mínimo coste. Esa es la finalidad.

-¿Cómo está la situación ahora de la colonia gallega en Venezuela? ¿Está prevista alguna actuación extraordinaria para el año que viene? ¿Hay una coordinación suficiente y eficaz con la Administración central en la atención de los gallegos en el país?

-Venezuela sigue en un estado de altísima necesidad. Todos estos últimos años nosotros fuimos ampliando progresivamente la colaboración con Venezuela. Quizás el salto cualitativo importante se hizo a mediados del año 2017 y a partir de ahí estamos manteniendo todos los programas de colaboración. Este año, por ejemplo, el programa de ayudas económicas individuales se volvió a incrementar. De hecho, hemos pasado de las 852 ayudas por un total de 720.000 euros en 2018 a las 1.115 en 2019 por 900.000 lo que supone un aumento de casi el 31% en el número de ayudas y del 25% en la cuantía total destinada.

Y siguen en marcha el resto de programas. El de medicamentos, en función de la propia demanda que va surgiendo de las personas. Seguimos colaborando con las diferentes instituciones de Venezuela, no solo con nuestras entidades, a través de las oficinas de atención social que tenemos en las cuatro entidades principales de Venezuela: Hermandad Gallega de Venezuela, Hermandad Gallega de Valencia, Centro Gallego de Puerto de la Cruz y Centro Gallego de Maracaibo, que son fundamentales para poder dar accesibilidad a las personas porque sin el papel de estas entidades las personas difícilmente podrían acceder a las ayudas, porque obviamente para concederlas hay que tramitar un expediente. Y para tramitarlo hace falta una documentación básica y necesitamos unas personas que les ayuden, sobre todo a los mayores, para que lo puedan hacer. Por eso las oficinas de atención social son fundamentales. Si no tuviéramos el apoyo de las entidades gallegas en Venezuela la capacidad de actuación se vería tremendamente mermada. El servicio que están haciendo es importantísimo.

Por otro lado, nosotros este año ampliamos la colaboración con instituciones con las que participa la propia Administración española y otras comunidades autónomas, como es la Fundación España Salud (FES). Nosotros hacemos una aportación genérica a la FES que este año sube a los 100.000 euros, hasta ahora eran 70.000.

Y estamos a la expectativa de si hubiera necesidades adicionales de financiación que por supuesto estaríamos dispuestos a acometerlas.

Por nuestra parte, la colaboración con la Administración del Estado en el caso de Venezuela es absolutamente intensa. Yo creo que es una muy buena colaboración. Creo que así tiene que ser porque los diferentes mecanismos que tenemos se tienen que complementar. La primera responsabilidad de atención de los españoles en Venezuela lógicamente es de la Administración del Estado, indudablemente, pero las comunidades autónomas tratamos de completar, de mejorar las propias actuaciones de la Administración del Estado para poder llegar a más personas y para poder hacerles llegar más prestaciones y que haya más personas que tengan mejor calidad de vida porque la situación del país yo creo que solo se puede definir de una manera: es una permanente agonía.

-Los días 3 y 4 del próximo mes de diciembre se celebrará en Santiago de Compostela el XII Pleno del Consello de Comunidades Galegas. ¿Qué temas centrarán la reunión?

-Las ponencias ya están definidas. Ya se definieron en la última Comisión Delegada que se celebró aquí en Galicia y ese va a ser el objeto de trabajo. El Consello va a marcar cuál debe ser el enfoque de los centros gallegos de cara al siglo XXI, es decir, qué tenemos que hacer, por dónde hay que ir y esas serán las recomendaciones que salgan de ese Consello que serán trasladables a las propias entidades y, por supuesto, a la propia Administración gallega para que sus programas se dirijan hacia los objetivos marcados por el Consello de Comunidades Galegas.

Va a haber, como es normal y necesario, una ponencia de carácter social que recoja todos los aspectos referidos a la actuación y la responsabilidad y el trabajo social en el exterior que para nosotros también va a ser un indicador de por dónde tenemos que seguir atendiendo las necesidades de los gallegos del exterior. Va a haber una ponencia referida a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) porque también es muy importante y probablemente en el transcurso del propio Consello se planteen novedades de colaboración importantes. Y también va a haber una ponencia específica en materia de retorno.

Otra de las ponencias será la de cultura y dentro de cultura lógicamente va a ser muy importante el tema del Xacobeo 2021 así como seguir avanzando en el plan director de protección del patrimonio gallego en el exterior.

-¿Qué medidas se están tomando para garantizar la permanencia del patrimonio histórico, cultural o documental de las entidades gallegas del exterior, y de algunas tan significativas como el Centro Gallego de Buenos Aires?

-Una de las previsiones que se aprobó en el último Consello de Comunidades y que en el próximo Consello se concretará más es crear un centro de referencia de la Galicia exterior aquí. Pero cuando hablamos de patrimonio del exterior tenemos que tener una cosa perfectamente clara para empezar. Primero, el patrimonio de las entidades gallegas del exterior es de su exclusiva propiedad. Cada una de las entidades son dueños y soberanos de su patrimonio. La Administración gallega puede orientarlos, y aquí trabajamos muy de la mano del propio Consello da Cultura Galega que es el órgano estatutario de referencia en materia de cultura. Nosotros podemos orientarlos, nosotros podemos ayudarlos. De hecho, en nuestras líneas de ayudas anuales tenemos una parte específica de los fondos que se pueden destinar a medidas de protección del patrimonio. Pero, evidentemente, la capacidad de la Administración es de apoyo, no puede ser inquisitorial porque no tenemos capacidad jurídica para poder hacerlo. No la tenemos dentro de las entidades que existen en España, puesto que dentro de España cada una de las entidades está sometida a la legislación de la comunidad autónoma en la que está ubicada, y menos la podemos tener respecto de las que están en el exterior porque se rigen por legislaciones de otros países. Por lo tanto, la Administración gallega puede ejercer cierta función tutorial, cierta función de acompañamiento, de apoyo etc. Pero son las propias entidades como titulares y dueñas las que toman las decisiones, las que asumen la responsabilidad de qué hacer. Por eso, ese plan de protección del patrimonio dará unas pautas de lo que se debe hacer para tenerlo protegido. Pero no puede ser un plan normativo porque evidentemente no tenemos capacidad jurídica de actuación sobre bienes que pertenecen a entidades autónomas, legítimamente constituida y que se rigen por la legislación de otros países. Eso es lo primero que debemos tener en cuenta. Por lo tanto, nosotros a nuestras entidades las podemos ayudar en todo aquello que quieran que les ayudemos y que dejen que les ayudemos. Y ese es el planteamiento siempre respetuoso que hacemos nosotros en esta materia.

-¿Y respecto al Centro Gallego de Buenos Aires?

-Sobre el Centro Gallego de Buenos Aires te digo que nosotros hacemos un seguimiento de los acontecimientos, cómo se van desarrollando, y seguimos manifestando, como hasta ahora, nuestra disposición a colaborar con el Centro Gallego de Buenos Aires, como con cualquier otra entidad gallega, para ayudarle en la protección del patrimonio y para tomar aquellas medidas o decisiones que sean necesarias acordes con el momento que se esté dando. Nosotros estamos completamente abiertos, pero siempre respetando que los dueños legítimos de ese patrimonio son sus socios y que ellos son los que tienen que tomar la decisión de lo que quieren hacer. Nosotros estamos a su disposición. En el momento en que se nos plantee algo nosotros lo estudiaremos y desde luego vamos a estar a la altura de lo que se necesite.

-En la anterior legislatura se quedaron en el tintero dos asuntos importantes que afectan a la emigración española en su conjunto: la reforma del voto exterior y la ampliación del acceso a la nacionalidad de los descendientes de españoles. ¿Cuál es su postura sobre ambas cuestiones?

-En el tema del voto la posición no ha cambiado. Es decir, creo que es necesario e imperioso reformar la ley del voto y creemos que hay que buscar un mecanismo de voto que favorezca la participación y que se parezca lo más posible a como se ejerce el voto por parte de una persona residente en territorio nacional. Lamento profundamente que el adelanto electoral impidiese tanto la tramitación de la modificación para la supresión del voto rogado como también la modificación de la ley de nacionalidad que permitía solucionar todos los casos de agravio comparativo que se habían originado con la Ley de Memoria Histórica.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *