Presentan en las instalaciones del Ateneo Español de México un libro en el 80º aniversario del exilio republicano

‘El exilio español. Siembra de dignidad, democracia y libertad’ de Sergio de Miguel Agüero

Público asistente a la presentación del libro en el Ateneo.
Intervención de Aurora María Díez-Canedo, doctora en Historia, ante el autor del libro y los dirigentes del Ateneo.

Dentro del marco de actividades que rememora la llegada de miles de republicanos españoles a México hace 80 años, se llevó a cabo la presentación del libro El exilio español. Siembra de dignidad, democracia y libertad de Sergio de Miguel Agüero, en las instalaciones del Ateneo Español de México. En el acto estuvieron presentes, Ernesto Casanova, presidente del Ateneo; Josefina Tomé, vicepresidenta de la institución y miembro del Consejo de Residentes Españoles en México (CRE); y Aurora María Díez-Canedo, doctora en Historia, profesora e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El libro recoge la valiosa experiencia de dos emigrantes -el padre (de profesión ebanista) y el abuelo (talabartero) del autor- que tuvieron que dejar su tierra y tras recorrer varios caminos, que incluyeron el paso por un campo de concentración en Francia, llegaron a este país, en donde se establecieron y forjaron una nueva vida. También muestra la importante labor de las mujeres que los acompañaron en esta aventura, y que formaron junto a ellos una familia que supo unir los valores de dos países.

Para la doctora Díez-Canedo, esta obra muestra el “atrevimiento y la valentía del autor”, para enfrentar un tema complicado de la historia reciente, de una forma sencilla y emotiva, ya que a pesar de no ser un investigador formal, De Miguel reúne documentos y testimonios de gran valor sobre una historia particular-familiar, que está vinculada definitivamente a la memoria colectiva. “Sobre el exilio, aún queda mucho que contar”, señaló.

Por su parte, el autor agradeció la presencia de los numerosos amigos y conocidos que le acompañaron esa noche y se refirió a la importante labor que sigue desempeñando el Ateneo Español, tanto en la conservación como en la difusión de este tema tan importante en la historia de ambos países. Resaltó también el esfuerzo que ha hecho el Gobierno español por el reconocimiento de la “memoria histórica”.

Mientras el presidente del Ateneo, Ernesto Casanova, habló de los momentos difíciles por los que pasó la institución hace unos años, mismos que pudo superar por medio de una subvención recibida por parte del Gobierno mexicano, gracias a la cual hoy se mantiene activa, celebrando los 70 años de su fundación; una larga historia que la ha llevado a inscribir su nombre con letras de oro, en una placa de honor, en la Cámara de Diputados de México, justo debajo de la del ex presidente Lázaro Cárdenas.

Así mismo, señaló Casanova, dentro de los festejos de este 80° aniversario también se develó una placa en el Parque España de la capital mexicana, junto al monumento del mismo Lázaro Cárdenas. Y se tiene planeado dejar una ‘cápsula del tiempo’ en El Colegio de México (fundado por los exiliados españoles en 1940), con una carpeta que contenga cientos de testimonios del exilio, la cual será abierta dentro de 20 años, cuando se cumpla el centenario.

Cabe que recordar que el Gobierno de México, a través de la Dirección de Diplomacia Cultural, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, decidió crear una comisión especial para la celebración del 80° aniversario del Exilio Español en México, que encabeza Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas, quien recibió a miles de refugiados durante la Guerra Civil española. Esta comisión, junto con el Ateneo Español de México, ha organizado diversos eventos y acciones culturales y académicas relacionadas con el tema.

UN comentario en “Presentan en las instalaciones del Ateneo Español de México un libro en el 80º aniversario del exilio republicano

  1. Gracias general Lázaro Cárdenas del Rio y gracias México por tu generosidad. Nos salvaron la vida y nos dieron una nueva patria. Muchos de los exiliados murieron en campos de concentración nazis. En estos días se están conociéndose sus nombres. Solo con nuestra trayectoria de vida hemos podido corresponder lo mucho que hemos recibido en tiempos de desgracia. GRACIAS CON TODO MI CORAZÓN,

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *