Pedro Sánchez transmite al rey su intención de buscar hasta el final un acuerdo que le permita ser investido

Felipe VI dice que "lo mejor es encontrar una solución antes de ir a otras elecciones”

Pedro Sánchez y Felipe VI a la entrada del Palacio de Marivent.

El rey Felipe VI recibió ayer, 6 de agosto, en su residencia estival del Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, quien le manifestó que persiste en su intención de llegar a un acuerdo con Unidas Podemos, PP o Cs para ser investido presidente en septiembre y evitar así la repetición de elecciones.

El presidente en funciones informó al jefe del Estado sobre la ronda de reuniones que está manteniendo con diversos colectivos sociales –de hecho, llegó casi una hora tarde a la cita con el rey porque se prolongó su encuentro con representantes de la industria y el turismo- y le explicó que con estos contactos busca un espacio común para poder sacar adelante un acuerdo programático en torno a los seis grandes objetivos para España que marcó en la sesión de investidura. El objetivo de estas reuniones es crear las bases de un programa abierto para hacer una propuesta progresista que posteriormente Sánchez quiere trasladar al resto de fuerzas parlamentarias, a las que pedirá que asuman su responsabilidad y no bloqueen la situación, evitando la repetición de elecciones y permitiendo la formación de un Gobierno que no dependa de fuerzas independentistas.

El propio rey afirmó el 4 de agosto, a preguntas de los periodistas antes del posado que protagonizó junto a la reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, en el Palacio de Marivent, que “lo mejor es encontrar una solución antes de ir a otras elecciones”.

Desconfianza «recíproca»

El 6 de agosto, tras su encuentro con el monarca, Sánchez reconoció ante los periodistas que el fiasco de la investidura con Unidas Podemos había convertido en “recíproca” la desconfianza que el líder de esta formación, Pablo Iglesias, vienen manifestando hacia la acción de gobierno de los socialistas. El presidente acusó a Podemos de planear “dos Gobiernos en uno”, en vez de uno cohesionado, es decir, “un Gobierno de compartimentación”, más que de coalición. La dirección del partido morado se mantiene en su exigencia de un Gobierno compartido, pero en los últimos días se han levantado voces en su seno -en concreto, las de IU y Anticapitalistas- abogando por alcanzar un acuerdo programático con el PSOE sin entrar en el Ejecutivo.

Por otro lado, la posibilidad de que el líder socialista consiga la investidura a través de la abstención del PPy/o Cs parece totalmente descartada, si hacemos caso a las reiteradas declaraciones de los dirigentes de estos partidos. Incluso, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, instó hace unos días a Sánchez a dar un paso a un lado y dejar que el rey pueda proponer a las Cortes a otro candidato socialista capaz de concitar mayores apoyos. Llegando al extremo su argumentación, llegó a sugerir que ese candidato podría surgir de una “alianza entre constitucionalistas” (PP y Cs) ante la que el PSOE debería abstenerse.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *