Exteriores llama a consultas al embajador en Venezuela y convoca al de ese país en Madrid

Por los insultos de Maduro a Rajoy

El Gobierno de España manifestó “su más enérgico rechazo por los intolerables insultos” que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dirigió el 7 de abril a su homólogo español, Mariano Rajoy, al que llamó “racista, basura corrupta y basura colonialista”. El Gobierno lamentó que “esta actitud, impropia del respeto que debe regir las relaciones entre gobiernos, se haya convertido en una práctica habitual en el jefe del Estado venezolano”.
Ante esta situación, el embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, fue convocado por quinta vez desde diciembre de 2014 al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, donde el director general para Iberoamérica, Pablo Gómez de Olea, le trasladó la posición del Gobierno español ante esta escalada verbal y la decisión de llamar, en consecuencia, a consultas a su embajador en Caracas. Es la segunda vez en esta legislatura que lo hace el Gobierno de Rajoy.
España está preocupada por la situación en Venezuela, país con el que comparte grandes afinidades culturales e históricas, y en el que viven más de 200.000 ciudadanos españoles. El Ejecutivo reitera su ofrecimiento de ayuda para paliar la grave crisis económica y humanitaria que está padeciendo la población venezolana, según informa un comunicado del Gobierno.