Dos millares de romeros llenaron el Hogar Español de Montevideo en la tradicional romería de fin de año

El presidente, Ángel Domínguez, se mostró optimista con el futuro de la entidad

Más de 2.000 personas disfrutaron de una jornada entrañable.
No faltaron los bailes folclóricos.
Los directivos de los clubes se encargaron del asado.
Gaiteros en el Hogar Español de Montevideo.

Así se pudo interpretar tanto la asistencia como participación de los fiesteros emigrantes y descendientes que acompañaron una jornada de integración con los casi dos centenares de españoles que viven en esta residencia de la tercera edad que es una referencia para toda la diáspora española.

Y es que no es para menos ya que fue fundado por un puñado de emigrantes que lo dejaron como legado para que luego lo mantuvieran todos los clubes del colectivo español uruguayo, los cuales, en los últimos años, han precisado del aporte del Gobierno español y de los gobiernos autonómicos para continuar con la labor de esta institución.

El pasado 6 de diciembre las parrillas gigantes asaron casi dos toneladas de chorizos y costillares vacunos, además de preparar en el bar improvisado en el hermoso jardín de la institución, las tradicionales rabas y pescados fritos, así como el jamón serrano que acompañaba.

Lo más importante, quizás para los que llegaban por primera vez al Hogar, era ver a todos los directivos de la institución y a varios de los distintos clubes, trabajar de asadores, mozos o cobradores, porque se trata de una fiesta donde no solo se recauda como forma de financiar el déficit del Hogar, sino también darle el placer de pasar junto a los residentes un momento especial disfrutando de comida, bebida y la música y baile de las distintas colectividades que sobre un escenario le ponen el atractivo a la jornada.

En la fiesta también hubo sorteos de varios premios donados por empresas de la colectividad, entre los que se destacaba un pasaje de ida y vuelta a España.

Futuro optimista

El presidente del Hogar Español, Ángel Domínguez, alentó luego de las crisis vividas en los últimos años en la institución que “somos optimistas porque estamos buscando nuevas alternativas para llevar esto adelante”.

“Recién estuvimos en Argentina, reunidos con muchas instituciones españolas que tienen una finalidad semejante a la del Hogar, y lo que nos dijeron las autoridades españolas presentes es que el éxito que tengamos en el consejo directivo se mide en la capacidad que tengamos para motivar a los jóvenes a participar en la institución integrando el consejo para que esto tenga futuro”, afirmó Domínguez.

Con relación a la integración de las dos mutuas médicas -Casa de Galicia y ‘La Española’- con el Hogar Español, Domínguez aseguró que “se están dando pasos importantísimos que, lamentablemente, hemos tardado muchísimos años en darnos cuenta y no podemos pretender que en dos meses ya se vean las mejoras”.

“Hay todo un tema de auditorías que se están desarrollando para descubrir nuestras debilidades y buscar las fortalezas para disminuirlas. Así que estamos todos muy contentos porque hay muy buen espíritu y las cosas caminan”, añadió.

El pontevedrés, expresidente de Casa de Galicia, del Pontevedrés y de AEGU, explicó que es muy optimista en cuanto al futuro del Hogar: “Tenemos que darnos cuenta que nosotros somos personas que pertenecemos al siglo pasado y que los conceptos y las costumbres que teníamos en el siglo pasado ahora ya no están vigentes. Por ejemplo, era muy común que a las personas se las velaran en su propia casa, y ahora eso no puede ser. También cuidábamos a nuestros mayores en casa hasta sus últimos días, pero hoy ahora la nueva generación tenga que recurrir a llevarles a hogares de la tercera o cuarta edad, y no se trata por desprecio, es que cada vez los ancianos viven más años y se van a precisar más hogares donde puedan vivir una vida digna, por lo que yo veo que cada vez será más necesaria la existencia de instituciones como la nuestra”.