Cerca de 10.000 personas accedieron a la ciudadanía española en Uruguay en los dos últimos años

El cónsul Eduardo de Quesada prevé una alta participación de la colectividad en el país en las elecciones autonómicas

El cónsul general de España en Montevideo, Eduardo de Quesada, en su despacho.

El primer encuentro de España Exterior con el diplomático, en la sede de la calle Libertad del barrio Pocitos en la capital uruguaya, comenzó dialogando sobre este año 2011 que encuentra a los ciudadanos españoles residentes en Uruguay ante la oportunidad de elegir a sus representantes en el Consejo de Residentes Españoles y también con unas elecciones autonómicas a la vista en las que se aplicará por primera vez la nueva normativa electoral.
El cónsul general de España en Uruguay, Eduardo de Quesada, reflexionó afirmando que “la colectividad española en Uruguay se caracteriza por un alto índice de compromiso y de participación”, asegurando que “teniendo en cuenta las expectativas, los comentarios que recojo y una cierta movilización que ha habido ya de cara a las próximas elecciones autonómicas y por supuesto a las del CRE, yo creo que se va a mantener ese alto nivel de compromiso, de participación y de interés por todos los temas que atañen a España y a la presencia española en el exterior”.
En cuanto a las tareas que el Consulado realiza con la colectividad, puntualizó que “la mayor sobrecarga es de registro civil, inducido sobre todo por el gran número de personas que se acercan a nuestras oficinas para poner en orden sus papeles en el acceso a la nacionalidad española facultada por la disposición adicional séptima de la memoria histórica”.
“A través de ese mecanismo -continuó- hemos podido incorporar al registro de matrícula de residentes cerca de 10.000 nuevos españoles en poco más de dos años, lo cual quiere decir que ha habido un interés y una respuesta casi masiva en relación al número de españoles que había hace poco más de dos años que eran 52.000 y dos años después se acercan aceleradamente a los 62.000, eso indica casi un 25% por ciento de crecimiento en nuestra matrícula de residentes y un rejuvenecimiento importante en la edad media de los españoles que residen en el Uruguay, porque muchos de ellos son nietos de los emigrantes, es gente joven y está muy bien inyectar sabia nueva en nuestra colonia que estaba envejecida”.
Consultado acerca de si el 2011 tendrá un aumento similar, aclaró que “es difícil calcular. El pronóstico personal que hago es que una gran mayoría de los españoles que han tenido derecho a acogerse a esta ley ya lo han hecho en los dos años largos que llevamos de vigencia, sin embargo hay quienes consideran que mucha gente ni siquiera ha sido informada debidamente o no se han enterado de este derecho. Por tanto no me atrevo a hacer pronósticos, pero varios miles más seguro que va a haber, porque es muy español –a todos nos ocurre un poco- aquello de dejar las cosas para último momento, y como podrá haber bolsas de población española en el interior del país que puede que no lo sepan”.
Atenderá todas las demandas pese a la reducción de personal
Acerca de si el Consulado está en condiciones de atender esa demanda a raíz de la no renovación del contrato de 8 funcionarios, precisó que “es cierto que hemos visto disminuir considerablemente nuestra plantilla de funcionarios públicos porque debido a las restricciones presupuestarias que impone el programa de austeridad de la administración no hemos renovado el contrato a los ocho empleados temporales que teníamos. Posteriormente nos han permitido contratar a uno más, pero de todas maneras el saldo diferencial es importante, y perder a siete personas -que por cierto todas ellas eran muy capacitadas y excelentes empleados- eso va a dañar la velocidad sobre todo de la tramitación administrativa”.
A pesar de ello, Eduardo de Quesada quiso dejar muy claro que “ningún español de los que tienen derecho a ser atendidos a través de la ley de Memoria Histórica, va a sufrir las consecuencias de esta disminución de personal. Por lo tanto yo me comprometo a que todas aquellas personas que vengan con sus papeles en orden y que deseen ser atendidas antes de terminar el plazo van a ser todas ellas atendidas. Lo que ya no nos podemos comprometer es a resolver su expediente con la velocidad que lo hacíamos antes y a lo mejor algunos de ellos se ven forzados a esperar un año o dos para que se resuelva su expediente”.
En este aspecto quiso remarcar que “lo importante es introducir en tiempo y forma los papeles, porque el administrado no tiene la culpa de las penurias de la Administración y de la reducción de las plantillas del personal”.