Miles de personas celebran en México la Fiesta Nacional de España

La residencia del embajador acogió a representantes de la colectividad y autoridades del país

Dagoberto Espinosa Rodríguez, Yasmín Esquivel, Marco Antonio Mena Rodríguez, Juan López-Dóriga, Martha Delgado Peralta y Eduardo Redondo Aramburu.
Vista general de los asistentes.
Alejandro Motta, Belén Molins, Karina Velázquez y Reinaldo Díaz.
José María Benarroch, presidente de la Casa de España en México y Jaro Paz, presidente del CRE.
Sandra Orozco, Francisco García y Ana Luisa Rodríguez.
María de Burgos y Adriana Dargenar.

En su segundo año como embajador en México, Juan López-Dóriga, destacó la extraordinaria riqueza de las relaciones que existen entre ambos países, mismas que calificó de “trepidantes” e invitó a los presentes a participar en las próximas elecciones generales de noviembre, señalando que “no hay democracia sin urnas”.

En un viernes pleno de sol en la capital mexicana, miles de personas se reunieron en la residencia del embajador español para celebrar juntos el Día Nacional de España. Tras una espera que se alargó más de una hora de lo previsto, la Banda Sinfónica de la Secretaría de Marina dio inicio al evento entonando los dos himnos nacionales de México y de España.

Acompañado de Marco Antonio Mena Rodríguez, gobernador de Tlaxcala; Yasmín Esquivel, ministra de la Suprema Corte de Justicia; Martha Delgado Peralta, subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaria de Relaciones Exteriores; y los subsecretarios de la Defensa Nacional y la Marina, Dagoberto Espinosa Rodríguez y Eduardo Redondo Aramburu, respectivamente, el embajador de España, Juan López-Dóriga, se dirigió a los invitados, con un discurso en donde abordó diversos temas, ý utilizó citas de reconocidos personajes de la cultura.

Señaló que servir a España en México ha sido una experiencia intensa y apasionante, acorde con unas “relaciones bilaterales trepidantes y de una extraordinaria riqueza”, destacando el importante papel que ha desempeñado la comunidad española emigrante en este proceso. “La relación hispano-mexicana es de una profundidad de extensión e intensidad tal que es única, especial, una relación de familia”, dijo.

El pilar económico es uno de los más fuertes, afirmó López-Dóriga, ya que en 2018 México fue el primer destino de la inversión española en el mundo, por delante de EEUU y de cualquier país de la Unión Europea. Las empresas mexicanas de capital español suman actualmente más de 6.400, todas invierten y crean riqueza y empleo aquí. “Su compromiso con México es firme y están aquí para quedarse”, agregó.

El embajador resaltó que, desde el año pasado, España ha tenido como máxima prioridad demostrar cuánto le importa México, especialmente en esta nueva etapa política, “así debe interpretarse la participación del Rey en la toma de posesión del presidente López Obrador, y la visita casi inmediata de nuestro presidente de Gobierno”, afirmó.

Recordó a su vez, el 80 aniversario del exilio español en México que este año se ha celebrado con numerosos actos, citando al poeta español de la Generación del 27, Luis Cernuda: “El sentimiento de ser un extraño que durante tiempo atrás te perseguía por los lugares donde viviste, allí, aquí en México callaba, al fin dormido, estabas en tu sitio o en un sitio que podía ser tuyo, con todo o con casi todo concordabas y las cosas: aire, luz, paisaje, criaturas, eran amigas, igual que si un musa te hubieras quitado de encima, vivías como un resucitado”.

Y tras recalcar, que “la gratitud vuelve a ser necesaria”, el embajador español señaló que pronto anunciará nuevos actos que tendrán como protagonistas al cineasta Luis Buñuel y al poeta y político León Felipe; así como a Vasco de Quiroga, misionero y primer obispo de Michoacán, el próximo año.

Juan López- Dóriga aprovechó también para recordar que en 2018 se celebró el 40 aniversario de la Constitución Española, señalando que a lo largo de estas décadas el país ha cambiado mucho. “La España nueva se ha consolidado como una democracia avanzada, como un país moderno y solidario, plural, tolerante, igualitario, con presencia femenina en el gobierno, abierto al mundo, profundamente europeísta y volcado hacia América Latina”.

Y subrayó que aquellos que vivieron aquella época saben lo difícil que fue el camino que se tuvo que recorrer para alcanzar este “extraordinario logro político”, así como las renuncias que se hicieron, las cuales permitieron asegurar la convivencia, a través de “algo revolucionario: el respeto”.

Antes de despedirse recordó a los presentes la nueva cita electoral afirmando que “la democracia no se agota en las urnas pero que no hay democracia sin urnas, por favor vayan a votar”. Terminó su discurso con las palabras que el escritor mexicano Carlos Fuentes pronunció al recibir el Premio Cervantes (1987): “A España le concierne lo que ocurre en México y a México lo que ocurre en España, sólo necesitándonos entre nosotros, el mundo nos necesitará”.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *