Las entidades gallegas en el exterior, nexo de unión fundamental con la tierra de origen

La Secretaría Xeral da Emigración apoya la labor de estas asociaciones con ayudas específicas que superan los 1,6 millones de euros

El presidente de la Real Academia Galega, Víctor F. Freixanes, en A Nosa Galiza de Ginebra.
Presentación del libro sobre la revista Anduriña del Lar Gallego de Sevilla.
El grupo A Nosa Galiza de Ginebra.
El Centro Gallego en la capital británica también promueve acciones benéficas con la donación de dinero para la lucha contra el Alzheimer.
Más de mil personas acuden a la celebración del Día de Galicia en Londres organizada por el Centro Gallego.
Actividad en el Xuventude de Galicia-Centro Galego de Lisboa.
El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda (cuarto por la izquiera) en la primera edición de la fiesta del albariño en Cuxhaven.
José Gil Doval, en el centro sentado, en una evento de la entidad.
Actuación del grupo ‘As Xeitosiñas’.

La vida de las entidades gallegas en el exterior es rica y variada, aunque todas ellas tienen algo en común: ser un nexo de unión con Galicia para todos los emigrantes. Las actividades que organizan sirven sobre todo para mantener vivos esos lazos, para no perder el contacto emocional con la tierra de origen. Y también para difundir la cultura y tradiciones gallegas por todo el mundo.

Para mantener en forma estos centros y asociaciones, la Secretaría Xeral da Emigración de la Xunta de Galicia desarrolla una serie de programas de ayudas que sirven como apoyo a las casi 200 entidades inscritas en el Rexistro da galeguidade.

El presidente de la Asociación Cultural As Xeitosiñas de Zurich (Suiza), José Gil Doval, está inmerso en la organización de una de las cinco fiestas que realiza la entidad a lo largo del año, la más multitudinaria e importante puesto que, además de celebrar el Día del Padre, todos los años la hacen coincidir con el aniversario de su fundación, el 38º en esta edición. Tendrá lugar el próximo 16 de marzo en el Sporthalle Unterrohr de Schlieren, desde las 17.30 horas hasta las 2 de la madrugada, y ofrecerá las actuaciones de la Banda de Gaitas y Grupo de Danzas de As Xeitosiñas y del grupo de acordeonistas suizos AOL Lommiswil, en lo que Gil Doval considera un hermanamiento y una muestra de la integración de la migración real, ya que además interpretarán cuatro temas juntos. Y, para no olvidar las raíces, el menú de la cena incluye el pulpo con patatas o la paella y los vinos mencía o albariño.

Otra muestra de su integración es que participan el 7 de abril en el gran desfile de la Fiesta de la Ciudad de Zurich todos los años y actúan sus grupos de música y baile en un evento en el que se llegan a dar cita unos tres millones de personas.

Xeitosiñas organiza también una fiesta en noviembre, la de San Nicolás en diciembre, Reyes en enero y carnaval en febrero. En todas las celebraciones los niños y jóvenes tienen un protagonismo fundamental a la hora de participar y de repartir premios (carnavales) y regalos (en San Nicolás y Reyes). Mientras que la primera de ellas, la fiesta de noviembre, es especial porque se hace para recaudar fondos para la decena de jóvenes monitores de la asociación que dan las clases de música (gaita, pandereta, timbal, tambor y flauta) y baile.

Estos eventos suelen reunir a un mínimo de 400 personas, que pueden llegar a 800 en Reyes y a 1.000 en la fiesta aniversario y del Día del Padre. Pero, además, esta entidad organiza más actos, como charlas o conferencias (una de ellas, en noviembre versó sobre cuestiones de tipo fiscal e impuestos que afectan a la colectividad) en colaboración muchas de ellas con el Consulado de España o la Consejería de Trabajo.

Y promueve otras actividades relacionadas también con la cultura y las tradiciones gallegas, como el Día das Letras Galegas, el Magosto, la Matanza, la Romería en el Campo o la Fiesta de la Juventud. En cuanto al Día de Galicia suelen pasarlo, ya de vacaciones, en la Comunidad.

La asociación dispone de una sede que, en 2015, recibió una ayuda de la Secretaría Xeral da Emigración de la Xunta de Galicia para afrontar unas obras de reforma y adecuación para facilitar el acceso y la estancia de las personas mayores. “Un local muy bonito, que funciona muy bien con unos gerentes maravillosos y en el que se come muy bien”, explica orgulloso un José Gil que asegura que está muy feliz con lo conseguido.

Además, dispone de pantallas de televisión, en las que se pueden ver los partidos de fútbol, y que los sábados por la tarde congrega a muchas personas que asisten a las clases gratuitas y a las actuaciones que ofrecen el grupo de música- compuesto por 21 gaitas, 5 tambores, 2 timbales, 1 bombo y 6 panderetas- y los tres grupos de baile de diferentes edades y niveles -uno de 7 parejas, otro de 5 y el de los más pequeños con 5 chicas y 3 chicos-. Unos grupos que acuden, según el presidente de As Xeitosiñas, adonde les llaman para actuar.

La entidad no para y sus dirigentes ya están preparando una excursión al Europa Park de Alemania con los jóvenes y la grabación de un disco profesional en octubre con el grupo de música, que estrenarían en el 40º aniversario de la asociación, y están ya ahorrando para viajar todos en 2021 a Galicia, con motivo de la celebración del Año Santo.

Gil Doval, en representación de los socios y simpatizantes de la Asociación As Xeitosiñas, se muestra muy agradecido por los programas de ayudas de la Secretaría Xeral da Emigración para las entidades gallegas, puesto que suponen un apoyo muy importante de cara a sufragar gastos de funcionamiento, organización de actividades y apoyo infraestructural.

En el Mar del Norte

A orillas del Mar del Norte, Marisa Sotelo, presidenta del Centro Cultural Gallego de la ciudad alemana de Cuxhaven, vive con pasión la cultura gallega. “Normalmente celebramos todas las fiestas gallegas: el Entroido, las fiestas patronales y las culturales como el Día das Letras Galegas”. Además, mantienen el grupo de gaitas ‘Airiños de Galicia’.

Sotelo reconoce que las ayudas que reciben de la Secretaría Xeral da Emigración suponen un gran apoyo tanto para mantener en funcionamiento la entidad como para sufragar los gastos de muchas de las actividades que organizan. “Cuando empezamos nuestra actividad hace 40 años el alquiler que pagábamos por el local ascendía a 250 marcos. Ahora tenemos que pagar 2.400 euros. Si la Xunta no nos echase una mano, no sería posible”, reconoce.

Al igual que otras entidades, la incorporación de los más jóvenes a la vida asociativa es una de las tareas prioritarias, aunque en el Centro Cultural Gallego de Cuxhaven ya han dado pasos firmes en este sentido. “Nosotros contamos con un grupo de diez jóvenes que forman parte de la directiva y se encargan de organizar una serie de actividades, como por ejemplo la fiesta del Entroido que celebraremos el próximo 2 de marzo.

El año pasado la entidad hizo un gran esfuerzo y se lanzó a organizar la primera fiesta del vino albariño en Alemania. Fue todo un éxito. Centenares de personas acudieron a degustar el vino gallego y diferentes productos gastronómicos de la Comunidad. Al evento acudió el propio secretario xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda. “Este tipo de eventos nos dan una importante presencia en la ciudad, sirven para dar a conocer nuestra tierra y también tienen una vertiente comercial, de difusión de los productos gallegos, muy importante”, señala Sotelo quien destaca que “desde entonces varios bodegueros gallegos están distribuyendo sus vinos en tiendas de aquí”.

Para organizar este tipo de actos, de mayor envergadura, existe una línea específica de ayudas de la Secretaría Xeral da Emigración. Dentro de los programas de actuación en favor de las entidades gallegas en el exterior para el ejercicio 2019 se incluye el Programa 3 de acciones de especial relevancia promovidas por comunidades gallegas que en esta convocatoria cuenta con 100.000 euros. El importe máximo del presupuesto de gasto de los proyectos de especial relevancia para los que se solicite subvención no podrá superar la cuantía de 40.000 euros, y la ayuda máxima no excederá los 24.000 euros. El plazo para solicitar estas ayudas finaliza el próximo 11 de marzo.

Una sede emblemática en la capital portuguesa

Álvaro Moreira Muiños presidente una de las entidades con más solera de la Galicia exterior, la entidad Xuventude de Galicia-Centro Galego de Lisboa. Ya solo la sede produce una impactante impresión entre quienes la visitan por su majestuosidad y estilo: una preciosa casa de finales del siglo XIX, considerada como patrimonio protegido de la capital lusa, donde desde 1908 se ubica este centro gallego. “Mantener una sede como esta es un sumidero de dinero”, afirma Álvaro Moreira, quien reconoce que para ellos las ayudas de la Secretaría Xeral da Emigración para gastos de funcionamiento como las del programa de apoyo infraestructural suponen un alivio para las cuentas de la entidad, si bien, obviamente, no son los únicos ingresos que tienen.

Habitualmente el centro acude a las convocatorias de ayudas citadas. Las destinadas a sufragar los gastos de funcionamiento para este ejercicio, el Programa 1, están dotadas con un total de 400.000 euros si bien el importe máximo total de gastos de funcionamiento para los que se solicite subvención no podrá superar la cuantía de 30.000 euros; y el importe máximo a percibir será de 20.000 euros. El 11 de marzo finaliza el plazo para solicitar estas ayudas.

Por otro lado, el programa de apoyo infraestructural de la Secretaría Xeral da Emigración se divide en dos líneas: el llamado Programa A de ayudas para obras de ampliación, reforma, rehabilitación y conservación de las instalaciones y/o del patrimonio cultural; y el Programa B de ayudas para la mejora de dotaciones y equipamientos de carácter inventariable. La convocatoria de 2019 cuenta con un total de 575.000 euros, 425.000 del Programa A y 150.000 del Programa B.

La actividad de Xuventude de Galicia-Centro Galego de Lisboa, que tiene 550 socios activos y unos 250 simpatizantes, es constante. Ofrece con una serie de actividades a lo largo de todo el curso, desde septiembre hasta junio, como es la Escuela Célia Neves, una profesora de baile flamenco y sevillanas de gran fama en la ciudad en los años 70 y que tuvo un gran éxito en la entidad. Hoy en día se mantienen estas clases, junto a las de ballet clásico. Además, desde 2012 cuentan con una escuela de música que incluye gaita, pandereta y canto tradicional gallego, así como aulas de técnica vocal y piano, y guitarra, entre otras especialidades.

También tiene actividades dirigidas a los más pequeños, como el taller ‘Arte e reciclaxe’ o la posibilidad de organizar las fiestas de cumpleaños en las instalaciones de la entidad.

En su web se indica que una de sus principales misiones es “la divulgación de la cultura, usos y costumbres de Galicia y de un modo general promover y dinamizar todas las formas de cultura esparcidas por el mundo”. Y en esto es un ejemplo Xuventude de Galicia-Centro Galego de Lisboa.

El centro cuenta con un grupo folclórico llamado ‘Anaquiños da terra’ que se creó en 1956 como coral y obtuvo un gran éxito en Lisboa. Con el paso del tiempo la parte coral desapareció para convertirse en un conjunto de danza, gaita y percusión tradicional gallega.

Además de las actividades ordinarias, todos los meses la entidad organiza algún evento a mayores, ya sea cultural, formativo o de otro tipo. Así, el pasado 2 de febrero se inició un taller sobre edición de imagen fotográfica a cargo del profesor Carlos Carvalho que constará de ocho sesiones de dos horas cada una a celebrar las mañanas de los sábados.

Asimismo, del 2 al 16 de febrero la entidad acogió la exposición de fotografía artística ‘Nudity is a form of dress’ de Catarina Camara e Freitas y el pasado mes de diciembre otra muestra fotográfica titulada ‘Em Terras de Alem Tejo’. Los actos de mayor relevancia que celebra cada año la entidad son la fiesta del aniversario, en tono al 10 de noviembre, y la clausura de los cursos, que se realiza a finales de junio o primeros de julio.

El Xuventude Galicia-Centro Galego de Lisboa también cuenta con un restaurante que organiza jornadas de gastronomía gallega.

La Secretaría Xeral da Emigración destina este año un total de 550.000 euros para el desarrollo de proyectos culturales, sociales, de acciones informativas y proyectos promovidos por la juventud, dentro del Programa 2 de las ayudas en favor de las entidades gallegas en el exterior para el ejercicio 2019. El importe máximo del gasto en el conjunto de los proyectos para los que se solicite subvención no podrá superar la cuantía de 40.000 euros y el importe máximo a conceder será de 25.000 euros. Al igual que las otras ayudas citadas anteriormente, el plazo de presentación de solicitudes finaliza el próximo 11 de marzo.

También en España

Los centros gallegos situados en territorio español también juegan un importante papel en la difusión de la cultura y tradiciones gallegas a través de sus actividades. Una de las entidades ejemplares en este sentido es el Lar Gallego de Sevilla. Fundado en 1956, el Lar Gallego ofrece un amplio abanico de actividades para preservar su cultura y su tradición como visitas culturales, exposiciones de diferente índole, un certamen anual de relatos cortos que, a pesar de la crisis, mantiene su dotación económica de 1.000 euros al escritor ganador, el Día das Letras Galegas, cuentacuentos en gallego y también en castellano, conciertos de la Coral del Lar Gallego o de su propio grupo de gaitas, romería gallega, Entroido, faladoiro, fiesta infantil de reyes, etc. Además, durante la semana hay también actividades para todos como clases de gaitas, de pandereta, pero también de sevillanas que preparan a los socios para la caseta que tiene la entidad en la Feria de Abril. En definitiva, “una fusión galaico-andaluza que hace del Lar Gallego de Sevilla un espacio que potencia la convivencia y la interculturalidad”, como se indica en la web de esta entidad.

Una de las peculiaridades del Lar es la revista Anduriña que se lleva publicando dos veces al año nada menos que desde 1959 como órgano de expresión de la entidad y de difusión de la cultura gallega en Sevilla. La responsable de prensa del Lar, Marián Campra, presentó hace dos años una tesis doctoral sobre esta revista y lo que supone para la colectividad gallega en la capital andaluza. El trabajo fue tan exitoso que se publicó como libro y derivó en otro sobre la emigración gallega en Andalucía. La Secretaría Xeral da Emigración también apoya este tipo de publicaciones.

Alfredo R. Otero, presidente del Lar, destaca que ya han comenzado los preparativos de la ‘xuntanza’ de centros gallegos de Andalucía y Extremadura que se celebrará en Badajoz el próximo mes de junio. También está previsto la celebración de un concierto de música celta en septiembre.

Anualmente, en el marco de celebración de su aniversario -en el mes de noviembre- entregan su máximo galardón, la Anduriña de Oro, a alguna personalidad que se haya distinguido por su amor a Galicia o su afecto hacia el Lar.

Para mantener todo en marcha “nos vienen muy bien las ayudas que nos ofrecen desde la Secretaría Xeral da Emigración” indica el presidente del Lar. Suelen solicitar tanto las destinadas a gastos de funcionamiento como las dirigidas a la organización de actividades, en su mayor parte de tipo cultural, y algunos años también las previstas para mejora de instalaciones y equipamientos.

El Lar Gallego de Sevilla es la más antigua casa regional de la capital andaluza y actualmente acoge a unas 300 familias.

Folclore gallego en Ginebra

Y de la cálida Sevilla a la fría Ginebra donde A Nosa Galiza difunde la cultura gallega principalmente a través del baile y la música tradicional. Antonio Sánchez, secretario y máximo responsable de la entidad, explica que el conjunto A Nosa Galiza ofrece actuaciones en asociaciones españolas, colegios, fiestas populares suizas y para todo aquel que lo pide. Actualmente el conjunto lo forman entre 45 y 50 personas y cuenta con sección de baile, pandereta, percusión, gaita y canto. La edad de sus componentes va de los 6 a los 60 años. “Incluso hay un pequeño grupo llamado Os enxebres formado por cinco o seis personas de entre las más mayores de la agrupación”, señala Antonio.

Aunque el conjunto es la actividad central de A Nosa Galiza, también organizan otros eventos como la fiesta de San Xoán, en junio, o el Día das Letras Galegas, en mayo, así como una sardiñada en el mes de septiembre o el Entroido.

Antonio Sánchez agradece la ayuda que reciben de la Secretaría Xeral da Emigración, sobre todo para actividades culturales y también para equipamientos y material, aunque considera que sería bueno aumentar las cuantías.

Actualmente A Nosa Galiza cuenta con unos 140 socios y aunque ha pasado el último año un poco parada puesto que no había un comité directivo que llevase las riendas de la entidad, ahora mismo ha vuelto a ponerse en marcha para continuar siendo un faro de galleguidad en Ginebra.

Centro Gallego de Londres, un ejemplo de gestión a favor de la colectividad

El Centro Gallego de Londres estuvo a punto de desaparecer. Cuando se encontraba sumido en deudas, sin que nadie se hiciese cargo de la entidad y en una situación de parálisis, un grupo de gallegos encabezados por Nicolás Miño decidieron asumir el reto de reflotar una entidad histórica, cobijo de la enorme emigración gallego a la capital británica de los años 60 y 70 del pasado siglo.

Así, en 2002, juntando las aportaciones de los socios y de los directivos, la entidad compró su propia sede social por unas 290.000 libras. Y fue el propio Nicolás Miño quien tuvo que avalar personalmente el préstamo que el Centro tuvo que pedir a la banca para realizar la operación. Está claro que solo el profundo aprecio por la emigración, por la gente de Galicia residente en Londres, puede mover a una persona a dar la cara por esta entrañable y querida institución de la colectividad gallega en la capital británica.

Una vez adquirido el local, y con la ayuda de los programas de apoyo infraestructural de la Xunta, se llevó a cabo la reforma completa del mismo y en 2004 tuvo lugar su apertura. Obviamente, todas las ayudas que otorga la Xunta deben estar debidamente justificadas y su abono se realiza una vez que se presentan las facturas, los comprobantes de los pagos realizados y las pruebas de que los gastos de funcionamiento, la actividad, la reforma o la adquisición de material se ha producido realmente.

Junto a lo que es la sede social del Centro Gallego de Londres se abrió un restaurante que abona un alquiler a la entidad gallega que sirve para mantener esta institución y las diversas actividades que realiza.

Gracias a la buena gestión, al trabajo y al sacrificio de gallegos procedentes de todos los puntos de la Comunidad, desde las Rías Altas hasta las Bajas, el Centro Gallego de Londres abonó todas las deudas, tanto a los socios, a la directiva y al banco, en 15 años, cinco menos que los previstos inicialmente. Ahora mismo es una entidad saneada, con un local en propiedad en pleno Londres -una de las ciudades más caras del planeta- y rebosante de actividad.

Y si bien las ayudas de la Administración gallega han servido de eso, de ayudas, esta institución permanece en plena forma gracias al esfuerzo de muchos emigrantes. Nicolás Miño considera que los programas de la Secretaría Xeral da Emigración “son más qué útiles” aunque reconoce que “somos muchos centros por todo el mundo y todos necesitamos ayuda. Al que más necesita, se le da. De lo que pides, pues recibes una parte, pero es normal, los recursos son los que son. El dinero que recibimos de la Xunta nos ayuda mucho, pero no deja de ser eso, una ayuda”.

En cuanto a las actividades que organizan, además de las fiestas tradicionales gallegas y las efemérides culturales, como el Día das Letras Galegas, la entidad cuenta con un amplio abanico de actividades deportivas como el golf, el ciclismo o el billar, y entre todas ellas destaca el equipo de fútbol Deportivo Galicia que está a un paso de jugar la FA Cup. Cuenta, además, con un filial en categorías más bajas y también con otro combinado de veteranos. El Deportivo Galicia, además de un equipo de fútbol, sirve para que muchos emigrantes, descendientes y recién llegados, se puedan integrar. Unas 150 o 200 personas suelen acudir regularmente a las actividades que se organizan.

El acto más importante que celebra la entidad a lo largo del año es la fiesta del Día de Galicia que tiene lugar en el Colegio Español Vicente Cañada Blanch. Se reúnen más de 1.200 personas y suelen acudir autoridades de la Xunta de Galicia, e incluso algunos años ha viajado algún obispo gallego. Es un encuentro de la colonia, familiar y lleno de encanto gallego. No faltan las actuaciones del grupo de gaitas del Centro y otros artistas.

El Centro Gallego de Londres tiene otra cualidad que hay que destacar. Como dice el propio Nicolás Miño: “El Centro Gallego de Londres es como una agencia de empleo que facilita la integración laboral”. Los socios y quienes participan de sus actividades se ayudan mutuamente para conseguir un trabajo en la ciudad.

“Nosotros acogemos a todos y ayudamos a todos -señala Miño- y la gente que viene aquí, todos aportan su granito de arena para que el Centro siga funcionando. No solo vienen a recibir sino también a colaborar con la entidad”, destaca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *