Las elecciones del 26 de mayo se presentan como una segunda vuelta para los principales partidos

Los socialistas quieren mantener la inercia de las generales y los populares confían en remontar

Pedro Sánchez recibió a Pablo Casado en el palacio de La Moncloa.

El 26 de mayo se celebran en España elecciones al Parlamento Europeo y elecciones locales, en las que un total de 8.131 municipios elegirán a sus representantes locales. Estos comicios, que incluyen a las Asambleas de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, coincidirán con los procesos electorales convocados por doce gobiernos autonómicos para elegir a los diputados de sus parlamentos (Aragón, Asturias, Illes Balears, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Comunidad de Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja).

En el caso de las elecciones al Parlamento Europeo, en España se elegirán 54 eurodiputados de un total de 751 para toda la Unión Europea. La circunscripción electoral es única para el territorio nacional, por lo que las formaciones políticas que presentan candidaturas lo hacen mediante una lista única y común en todo el país. Si Reino Unido finalmente sale de la UE el 31 de octubre, la Eurocámara se reduce a 705 eurodiputados pero España tendría cinco adicionales y pasaría a tener 59 eurodiputados.

Los principales partidos políticos españoles se toman esta cita con las urnas como una segunda vuelta de las elecciones generales celebradas el pasado 28 de abril. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), claro vencedor en esa ocasión, quiere aprovechar la inercia e imponerse en las municipales, autonómicas y europeas manteniendo la movilización de sus electores para aumentar su cuota de poder. Mientras que el Partido Popular (PP) se impuso un giro al centro para iniciar la remontada que le permita recuperar votantes, aunque su líder Pablo Casado aseguró que tiene un mandato por delante pase lo que pase el día 26.

Ciudadanos, por su parte, quiere ganar en plazas clave y liderar alternativas de gobierno, presentándose ya al frente de ellas. Mientras que Unidas Podemos aspira a recobrar el impulso perdido en estos comicios para forzar a Pedro Sánchez y al PSOE a negociar el futuro Gobierno de España, con pactos en comunidades autónomas y ayuntamientos. Finalmente, Vox quiere ratificar su entrada en el tablero político en otros parlamentos y municipios.

En lo que respecta a las europeas, las encuestas pronostican una victoria holgada del PSOE sobre el PP, que se mantendría por delante de Ciudadanos y de Podemos, entrando Vox en el reparto de escaños. En cuanto a las municipales, además de la disputa de los bloques de izquierda y derecha por gobernar se dirime la vigencia y el futuro de los ‘alcaldes del cambio’, próximos a las mareas municipales y a Podemos.

Investidura y pactos nacionales, a expensas de los resultados de estos comicios

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibió en La Moncloa los días 6 y 7 de mayo a los líderes del PP, Pablo Casado; Ciudadanos, Albert Rivera; y Unidas Podemos, Pablo Iglesias; para iniciar los contactos de cara a la constitución de las Cortes y la investidura tras las elecciones generales del pasado 28 de abril. Casado negó su apoyo a Sánchez para la reelección y propuso que C’s se abstenga para evitar la necesidad del voto de los secesionistas, algo que rechazó Rivera que sólo ofreció su respaldo para aplicar el artículo 155 de la Constitución y recuperar las competencias de gobierno en Cataluña. Por su parte, Iglesias reiteró la exigencia de que su formación entre en el Gobierno. Todo queda a expensas de la cita del 26-M.

Mientras, el PSOE propuso a dos catalanes para presidir el Congreso (la ministra de Política Territorial en funciones) y el Senado (Manuel Cruz) tras no obtener el apoyo de los secesionistas en el Parlament de Cataluña para elegir senador a Miqel Iceta, su opción preferida para presidir la Cámara Alta. Esto evidenció discrepancias que se desconoce si afectarán a la investidura de Sánchez como presidente. Algo en lo que sí podría influir sería la suspensión de sus derechos como diputados de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull por su  condición de presos preventivos al estar procesados en una causa judicial, por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y su posterior declaración de independencia de Cataluña.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *