La Junta propone más actividad económica y creación de empleo para fijar población

Así como servicios públicos de calidad, la ordenación del territorio y las políticas de conciliación y de apoyo a la familia como instrumentos claves para lograr ese objetivo

Comparecencia del consejero Carlos Fernández Carriedo (2º por izq.) en las Cortes.

El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, compareció el pasado 5 de abril en la Comisión de Empleo de las Cortes de Castilla y León para informar sobre cuestiones demográficas. Fernández Carriedo defendió el cumplimiento del Pacto de Comunidad para la Población, aprobado por las Cortes de Castilla y León, tras impulsar la participación en el Consejo de Políticas Demográficas de los grupos parlamentarios, agentes sociales y representantes de la sociedad civil, cuya implicación ha permitido actualizar la Agenda para la Población hasta 2020.

Y respaldó el impulso para que las políticas demográficas tengan protagonismo en la agenda europea, nacional y autonómica. Los problemas demográficos son uno de los grandes problemas silenciosos de la Unión Europea siendo el envejecimiento de la población su indicador más destacado. Castilla y León trasladó los trabajos del Consejo de Políticas Demográficas para su inclusión en la próxima Estrategia Nacional de Demografía.

En su comparecencia, el consejero valoró el cumplimiento de este Pacto de Comunidad que se basaba en tres puntos fundamentales: en primer lugar, en el impulso de la participación de los grupos parlamentarios, agentes sociales y representantes de la sociedad civil en el Consejo de Políticas Demográficas, adquiriendo este un papel protagonista como instrumento para la definición de medidas frente a los problemas demográficos.

En segundo lugar, el Pacto establecía la actualización de la Agenda para la Población para extender su vigencia hasta 2020. Para ello se pusieron en marcha, en el ámbito del Consejo de Políticas Demográficas, cuatro grupos de trabajo compuesto por 198 personas representantes de 42 organizaciones sociales, que estuvieron trabajando en once reuniones sectoriales. Los cuatros grupos intervinieron sobre 110 medidas siendo suprimidas once, incorporadas 55 nuevas y modificadas 32, además de otras doce más en la introducción de la Agenda para la Población. Las propuestas de los grupos de trabajo fueron aprobadas por la Junta el pasado 31 de agosto tras ser debatidas en el Consejo de Políticas Demográficas. Todas las medidas cuentan con su reflejo presupuestario anual en cada consejería competente.

En tercer y último lugar, el pacto implicaba situar los problemas poblacionales en el debate europeo, nacional y local. Para ello, Castilla y León ha tenido un liderazgo destacado tanto en la Unión europea como en el conjunto del Estado.

La Junta de Castilla y León ha definido cuatro líneas estratégicas para hacer frente a los retos demográficos actuales y de los próximos años:

1.- La generación de actividad económica que cree riqueza y empleo, como mejor política para fijar población.

2.- Garantizar unos servicios públicos de calidad y equidad y la mejora de dichos servicios en el territorio y en el mundo rural.

3.- Mantener el impulso a las políticas territoriales y de ordenación del territorio y lograr el consenso necesario para aprobar el proyecto de ley de Ordenación del Territorio que garantice el mantenimiento de los servicios públicos y la gestión de competencias municipales en el medio rural.

4. Un mayor desarrollo de las políticas de conciliación y apoyo a la familia que permita compatibilizar empleo y vida personal y familiar. Las políticas de conciliación se deben entender como el quinto pilar del Estado de Bienestar, junto con las pensiones, la educación, la sanidad y los servicios sociales y la dependencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *