La emigración recibe la Medalla del Parlamento de Galicia por su aportación esencial en el desarrollo de la Comunidad

El presidente de la Cámara, Miguel Santalices, señaló que la diáspora afronta el reto de mantener su patrimonio material e inmaterial / Feijóo destacó el binomio democracia-emigración como clave en los grandes cambios que experimentó Galicia en las últimas décadas

El presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, y el de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con los galardonados.
Núñez Feijóo con miembros del Centro Gallego de Londres que acudieron al acto.
Los miembros de la Comisión Delegada firmaron en el Libro de Honor del Parlamento de Galicia.
Antonio Rodríguez Miranda con el presidente del Lar Gallego de Sevilla, Raimundo Otero.
Representantes de las comunidades gallegas de Europa.
Sergio Toledo, de Cuba, mostrando la Medalla.
Roberto González, de la Hermandad Gallega de Venezuela.
Intervención de Miguel Ángel Santalices.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se dirigió a los asistentes.

En un solemne y emocionante acto, la emigración gallega en su conjunto recibió el pasado 6 de abril la Medalla del Parlamento de Galicia. Con este galardón se quiso reconocer la epopeya de los cientos de miles de hombres, mujeres y niños que “atravesaron medio mundo en la búsqueda de un futuro mejor, buscaron la integración social en un entorno muchas veces hostil y siempre desconocido, y trabajaron sin desmayo manteniendo siempre viva la memoria de su Galicia natal, que cultivan y transmiten con mimo de generación en generación”, tal y como señala el acuerdo de concesión adoptado por la Mesa de la Cámara por unanimidad que fue leído al inicio del acto por la secretaria de la Mesa, Raquel Arias.

El premio fue recogido por los miembros de la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas, como órgano representativo de la diáspora gallega. En el acto estuvieron presentes las principales autoridades de la Comunidad Autónoma, encabezadas por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente del Parlamento autonómico, Miguel Santalices.

Los representantes de las 14 entidades que forman parte de la Comisión Delegada que recibieron el galardón fueron Sergio Toledo, por la Sociedad Cultural Rosalía de Castro de Cuba; Beatriz Carballo, de la Asociación Civil Hijos del Ayuntamiento de Zas de Buenos Aires; Rita Mariña, por la Unidad Gallega de los Estados Unidos; y Jesús Amorín, del Centro Pontevedrés Social y Deportivo de Montevideo, en representación de las comunidades de América. Por las de Europa lo hicieron Marisa Sotelo, por el Centro Cultural Gallego de Cuxhaven, en Alemania; José Gil Doval, de la Asociación Cultural ‘As Xeitosiñas’ de Zúrich, Suiza; Nicolás Miño, del Centro Gallego de Londres, y Álvaro Moreira, de Xuventude de Galicia-Centro Galego de Lisboa. Por los centros gallegos de España, José Ignacio Paz, por el Centro Gallego de Salamanca; Eduardo Méndez, por la Unión de Sociedades Galegas de Cataluña (Uagalcat); Raimundo Otero, por el Lar Gallego de Sevilla; y Pilar Rodríguez, de la Agrupación Hijos de Galicia en Sestao. A todos ellos hay que sumar los miembros natos de la Comisión Delegada, Roberto González por la Hermandad Gallega de Venezuela, y Alberto Iglesias por la Casa Galicia de Montevideo.

En su discurso, el presidente de la Cámara autonómica, Miguel Santalices, reconoció que Galicia tiene una deuda impagable con la emigración” y destacó que “es un movimiento inconmensurable protagonizado por no menos de dos millones de paisanos nuestros y solo superado en magnitud por la irlandesa”. Se trata de un fenómeno transversal que ha afectado positivamente en muchos ámbitos y realizó un recorrido por las influencias que ha tenido la emigración en el ámbito social, el contacto con nuevas formas de vida o la creación de iniciativas filantrópicas; económico, el envío de remesas; así como cultural, muchos personajes de la cultura gallega estuvieron en la emigración y fue en el exterior donde se crearon algunos de los símbolos culturales de Galicia; y en los ámbitos educativos y formativos.

Que emigrar sea una opción

El presidente del Parlamento de Galicia resaltó también que la emigración gallega se enfrenta ahora a un reto “nunca antes conocido” el de “preservar su legado material y también el de conservar y mantener viva su memoria inmaterial, pero igual de valiosa”. Santalices destacó que “no será un esfuerzo menor” y abogó por que la entrega de la Medalla sirva para “apoyar y alentar a los protagonistas de esta tarea titánica”.

Además, el presidente del Parlamento autonómico resaltó que este homenaje debe propiciar “una reflexión y un compromiso para cuantos tenemos el privilegio de ejercer responsabilidades públicas” para “trabajar sin desmayo y seguir creando las condiciones adecuadas para que emigrar sea solo, ahora o en el futuro, una opción voluntaria y nunca una obligación casi ineludible”.

Santalices también se refirió a la inmigración y afirmó que “haríamos bien en seguir alentando como hasta ahora el retorno de los descendientes de nuestros emigrantes, retornados con los que compartimos valores, cultura, idioma y sentimientos, siempre garantes de una integración efectiva”.

Binomio democracia-emigración

En su intervención, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, elogió a las comunidades gallegas en el exterior como vanguardia del propio Parlamento gallego: “Se llamaron centros, agrupación, lar, asociación, sociedad, casa o hermandad, pero ciertamente eran y son parlamentos porque tenían lo esencial del parlamentarismo, el diálogo, el intercambio de ideas y la creación incesante de sentido comunitario”. Para el presidente gallego, los emigrantes “construyeron en la diáspora pequeñas democracias parlamentarias espontáneas en las que creció un nuevo orgullo de ser gallego”. Hasta tal punto que, destacó Feijóo, “fue en la emigración donde se demostró que todas las carencias que se asociaban al carácter gallego eran consecuencia de las circunstancias difíciles de nuestro país y no de una idiosincrasia especial que nos incapacitase para el progreso”. “Ni el atraso, ni el minifundismo, ni la incapacidad para afrontar grandes empresas colectivas formaban parte de nuestra genética”, añadió el titular de la Xunta.

Y, según destacó Núñez Feijóo, los grandes cambios que experimentó Galicia en las últimas décadas “no se explican sin el binomio que forman la democracia y la emigración”. “La emigración nos proporciona modelos que permiten recuperar nuestro orgullo y ser conscientes de nuestras capacidades. Y la democracia nos permite desplegar las energías que estaban escondidas y relacionarnos libremente con los demás pueblos”.

Otras dos cualidades destacó Feijóo de la emigración gallega: su capacidad para aunar identidades e integrarse en las sociedades de acogida sin perder su forma de ser, y haber sido el inicio del “resurgimiento material y espiritual de Galicia”. Citó la creación en la diáspora de algunos de los símbolos más importantes de la comunidad, como el estreno del himno gallego en La Habana, la creación de la Real Academia Galega o la publicación en el exterior de obras como Follas Novas de Rosalía de Castro, o Sempre en Galiza de Castelao.

Los galardonados

La primera intervención de los galardonados fue la del presidente del Centro Gallego de Salamanca, José Ignacio Pérez Bouza, que habló en nombre de las entidades gallegas esparcidas por España. Se refirió a las dificultades que tienen hoy en días las entidades por lograr la renovación generacional de sus socios que, unidas al cambio de las características de las migraciones, ponen en riesgo la continuidad de muchas entidades. Animó a todos los presentes a utilizar los centros gallegos como plataforma para la difusión y promoción de Galicia.

Por su parte, María Rosa Sotelo, del Centro Gallego de Cuxhaven, en Alemania, señaló con emoción que ese trozo de Galicia “que cada uno de nosotros llevamos dentro” fue el origen de la creación de todos los centros y comunidades gallegas creadas por el mundo.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Civil Hijos del Ayuntamiento de Zas de Buenos Aires, Beatriz Carballo, agradeció a la Xunta de Galicia por el trabajo que hace desde hace año “a favor de quienes componemos la diáspora” y realizó un repaso por el fenómeno del asociacionismo gallego en el exterior y su sentido como red de protección social y emocional de los emigrantes.

Beatriz Carballo reiteró una vez más su petición de que la historia de la emigración forme parte del plan de estudios del sistema educativo de Galicia. Para ello ofreció la máxima colaboración de las entidades del exterior y afirmó que “constituiría un verdadero acto de justicia. Además, sin memoria, no hay futuro”.

El presidente de Casa de Galicia de Montevideo, Alberto Iglesias, recalcó que “es de estricta justicia el que se reconozca el esfuerzo de tantos gallegos que a lo largo y a lo ancho del mundo han hecho esfuerzos magníficos para mantener sus raíces y por las sociedades que los acogieron de las que han permanecido y permanecemos enormemente agradecidos”.

Valores gallegos

Destacó también que la decisión de otorgar la Medalla del Parlamento a la emigración se haya tomado por unanimidad y se refirió a los valores que representa el gallego allí donde va: “El gallego representa trabajo, esfuerzo, sacrificio y desprendimiento, generosidad. Eso somos los gallegos y así nos sentimos los gallegos y así practicamos la vida los gallegos”.

El último en intervenir fue el presidente de la Hermandad Gallega de Venezuela en Caracas, Roberto González, que habló sobre el nacimiento de esta entidad, como fruto del esfuerzo por la unidad de la colectividad gallega en el país. También agradeció el apoyo de la Xunta de Galicia a través de los programas que gestiona la Secretaría Xeral da Emigración y sobre todo a través de las iniciativas recogidas en el Plan Retorna 2020 en la difícil situación que vive Venezuela. “Nuestros jóvenes, hijos y nietos de gallegos, han encontrado en esta iniciativa una vía que les facilita su vuelta a Galicia cuando la vida en su país de nacimiento ya no es posible”. González finalizó pidiendo “que Galicia mantenga siempre este espíritu de solidaridad hacia sus emigrantes”. “En el trabajo conjunto y discutido con la emigración está la clave para propiciar soluciones concretas y definitivas a los problemas de los gallegos de la diáspora”, señaló.

Durante el acto se proyectó un breve vídeo sobre la emigración gallega y el grupo Luar na lubre interpretó en la entrada del Pazo do Hórreo, sede del Parlamento de Galicia las piezas ‘Camariñas’ y ‘O son do ar’ así como el Himno de Galicia que puso el broche de oro a la ceremonia.

Antes de iniciarse el acto, los miembros de la Comisión Delegada firmaron en el Libro de Honor del Parlamento de Galicia.

UN comentario en “La emigración recibe la Medalla del Parlamento de Galicia por su aportación esencial en el desarrollo de la Comunidad

  1. Seria justo y necesario que algun funcionario mencionara la enorme obra,aunque hoy practicamente no exista,al Centro Gallego de Buenos Aires .Recordarlo es que no muera esa magnifica obra mutual y cultural pues se dice «solo muere quien es olvidado»Unas palabras simples seria un abrazo a todos aquellos que dimos todo por nuestra casa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *