La Confederación Europea de Asociaciones Españolas traslada a José Alarcón un documento con las necesidades actuales de los emigrantes en Europa

Se reunió con el director general de Migraciones, el director del Instituto Cervantes y un representante de la Comunidad de Madrid

Directivos de la Confederación con José María Oliver (tercero por la izquierda).

La directiva de la Confederación Europea de Asociaciones Españolas, antigua Confederación Europea de Asociaciones Españolas de Padres de Familia (Ceaepf) , encabezada por su presidente, José María Oliver, se entrevistó el pasado 19 de diciembre con el director general de Migraciones del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, José Alarcón, a quien le entregaron un documento que recoge las necesidades actuales de los emigrantes españoles en Europa que padecen necesidades económicas así como los problemas de soledad de los mayores en distintos países europeos. Los responsables de la Confederación también se entrevistaron en Madrid con el director del Instituto Cervantes y con el director general de Asuntos Europeos y Cooperación con el Estado del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ignacio Javier García Gimeno.

Entre las necesidades denunciadas en el documento entregado a Alarcón figuran igualmente la acogida y el acompañamiento a los nuevos emigrantes, el aumento de emigrantes en los últimos años, muchos de los cuales no se inscriben en los consulados, testimonios penosos y de éxito de jóvenes que salieron de España en busca de trabajo y de la poca ayuda que encontraron en el camino, y dificultades de las familias con hijos para encontrar colegios y guarderías.

“El documento presentado pone encima de la mesa los problemas y necesidades de los emigrantes en Europa que están sin resolver y solicita ayuda para intentar darles solución”, explica Oliver.

Añade que “también recoge, como no podía ser de otra manera, el éxito de la Confederación Europea desde su creación allá por 1980, sobre todo en la defensa de las Aulas de Lengua y Cultura Españolas para hijos y nietos de origen español, en las que han participado miles de nuestros hijos, gracias a la lucha de las asociaciones desde su origen hasta nuestros días”.

La delegación de la Confederación Europea que se desplazó a Madrid estaba compuesta por José María Oliver (presidente) y Manuel Vilas (Francia), Alfredo Sánchez (vicepresidente, Alemania), Miguel García (Suiza) y José Antonio Arraz (Bélgica).

La visita a Madrid tenía como objetivo presentar la Confederación Europea y sus proyectos a la Dirección General de Migraciones, al Instituto Cervantes y a la Comunidad de Madrid, especialmente después del relanzamiento que ha tenido la organización tras la celebración de su XI Congreso, que tuvo lugar el pasado mes de abril en Casa de España de Saint Denis (París) y de que el pasado 18 de octubre la legalizasen, ante notario, en Bruselas.

Volver a publicar ‘La Constitución para niños’

En la reunión con el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, los representantes de la Confederación solicitaron ayuda para volver a publicar el libro ‘La Constitución para niños’, que ya se editó en 1983 con ayuda de la Comunidad de Madrid, con la que fue posible distribuir 14.000 ejemplares entre los alumnos que estudiaban en las clases de español, y la edición de un cartel informativo a principio de cada curso dirigido a las familias españolas con hijos en edad escolar para que los inscriban en las clases de español. También ofrecieron su colaboración con los centros del Instituto en las ciudades en las que “vivimos y trabajamos”.

“La respuesta a los trabajos que realizamos por el desarrollo de nuestra lengua y cultura fue positiva, así como a los temas presentados, sobre todo la publicación del libro”, expone Oliver, resaltando “la buena acogida y la cordialidad en el desarrollo de la reunión”.

También el libro ‘La Constitución para niños’ fue el objeto de la reunión que mantuvieron con Ignacio Javier García Gimeno, director general de Asuntos Europeos y Cooperación con el Estado del Gobierno de la Comunidad de Madrid, a quien le solicitaron ayuda y autorización para su publicación.

“La reunión fue cordial, atenta y acogedora, pero las buenas intenciones de la Comunidad para su publicación no son suficientes. Surgieron dos obstáculos mayores, los derechos y la autorización de los autores, y otros como la modificación de algunos apartados de la publicación, adaptándolos a nuestros días. Los representantes de la Comunidad se comprometieron a buscar a los autores y a seguir dialogando para encontrar una solución para su publicación”, explicó Oliver.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *