Gala Benéfica de la Asociación de Padres de Familia con Hijos Minusválidos Españoles Emigrantes en Francia

La actriz Laura del Sol fue la madrina

Padres y chicos en el escenario al final de la gala.
Los Castellers de París pusieron el colofón a la gala con su espectacular actuación.
Laura del Sol (izda) fue la madrina de la gala.

La Asociación de Padres de Familia con Hijos Minusválidos Españoles Emigrantes en Francia (APFMEEF), que ya ha cumplido 40 años, celebró su Gala Artística y Benéfica 2019 en la Sala de Fiestas del Ayuntamiento del XIX Distrito de París. La gala tuvo como madrina a la actriz española  Laura del Sol, protagonista, entre otras películas, de Carmen, junto Antonio Gades.

El público, que llenaba el recinto, pudo disfrutar a lo largo de seis horas un variado programa. Los artistas participantes fueron: Carolina, Ana Rabanal, Lea Laurent, Ida Flamenca, Marta Domingo, Cercle Celtique Kornog War, Raog, Sabrina Llanos, Eduardo González, Alegría Flamenco, Francisco José, Associacion a Casa Dahlia y Castellers de París. Todos participaron de forma gratuita. La gala terminó con una demostración de torres humanas a cargo de los Castellers, un baile y una tómbola.

La APFMEEF, también llamada «Minusválidos Paris», fue creada en 1976 bajo la presidencia de Pilar García, seis años antes de la declaración oficial, que tuvo lugar en mayo de 1982.

Inicialmente fue apoyada por la Asociación de Padres de Familias Españolas Emigradas a Francia (APFEEF) y funcionó a través de reuniones puerta a puerta y en centros para niños discapacitados. El objetivo de la asociación es obtener la igualdad de derechos por parte de las Administraciones española y francesa para los niños discapacitados con antecedentes de inmigrantes.

Otro objetivo principal de la asociación es educar a las familias sobre la discapacidad, romper el silencio y ayudar a los padres y a las familias de los discapacitados a asumir, sin culpa, la responsabilidad que les corresponde, en el contexto particular de la emigración.

La asociación obtuvo en 1979 la creación de dos clases complementarias en español. De hecho, los descendientes de inmigrantes españoles ya se beneficiaron de aprender el idioma y la cultura originales, como parte de la ELCO (Enseñanza de lenguas y culturas originales), pero no existía. Sigue siendo educación especializada.

La APFMEEF también organiza convivencias (fiestas, salidas, comidas) y mantiene a sus miembros informados sobre sus derechos, mientras se involucra en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los discapacitados y los inmigrantes.

En 1991, cuando la Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en Francia (FAEEF), constituida en 1968, y APFEEF se unieron para dar a luz a la Federación de Asociaciones y Centros de Emigrantes Españoles en Francia (FACEEF), la asociación se adhirió a esta nueva federación, en la que desempeña hoy un papel importante. De hecho, estuvo presente en todos los congresos y reuniones importantes de la FACEEF cuyos temas tocan a las personas con discapacidad. La federación, por su parte, es responsable de representarlos y defender sus derechos ante todas las instituciones competentes.

En 1982 y 1983 se llevaron a cabo en Madrid los días de estudio sobre el problema de los discapacitados en la emigración, bajo el patrocinio del Instituto Español de Emigración (IEE) y del Instituto Nacional de Servicios Sociales (INSERSO). Estos días fueron organizados en parte por la asociación, que luego participó en la creación de una federación europea de padres de niños españoles discapacitados en 1982. Aunque la federación solo existió dos años, estableció contactos que permiten que las experiencias de todos se trasladen de un país a otro.

Eliminación de las clases especializadas

En 1984, la Administración decidió unilateralmente abolir las dos clases especializadas invocando como razones la apertura de una sección no especializada en otra escuela. Gracias a la presión de la asociación sobre la Administración, la APMEEF logró mantener ambas clases en las mismas condiciones.

En 1995, Aureliano Martín sucedió como presidente a Patrocinio Campillo tres años después, sin cambiar los objetivos de la asociación.

Los años 90 requirieron esfuerzos especiales por parte de los miembros de la asociación para mantener clases adaptadas a sus hijos (especiales). Sin embargo, esta perseverancia ha sido coronada con éxito. De hecho, las clases se agruparon en el Colegio Español Federico García Lorca en París y la asociación fue reconocida como Asociación de Padres de Alumnos (APA). Este estado les permite beneficiarse de todos los derechos inherentes a estas organizaciones y, en particular, acceder a un local y a todas las instalaciones de la escuela donde se imparten los cursos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *