Feijóo, Herrera y Fernández defienden el consenso y la política útil y real

Núñez Feijóo con los presidentes de Asturias, Adrián Barbón, y de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y los premiados Javier Fernández y Juan Vicente Herrera.
Herrera recibe el aplauso de Feijóo.
Feijóo aplaude a Javier Fernández.

El titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y los expresidentes de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y del Principado de Asturias, Javier Fernández, alabaron la política útil en la gala de entrega de las Medallas de Galicia, la distinción que esta vez reconoció la contribución a los intereses del noroeste de España. Núñez Feijóo hizo especial hincapié en esa necesidad de “política útil”, “la política de verdad, la real, con mayúsculas” y la necesidad de dar con “un oasis en el medio del desierto político” por el que, según sus palabras, lleva transitando España desde “hace ya demasiados años”.

“Estamos muy necesitados” de ella, remarcó, para añadir que son posibles los puntos de encuentro sin necesidad de renunciar a las diferentes convicciones y, además, clamar por el diálogo, “una buena herramienta para articular los intereses humanos”, así como mucha colaboración en lugar de fragmentación y enfrentamiento.

Rechazó la grandilocuencia, pues solo huyendo de ella, según señaló, es factible conectar con el “genuino europeísmo”. Asimismo, defendió el diálogo en lugar de soliloquio y pidió rematar, al referirse a España, con la “incertidumbre” que acaba afectando a la vida cotidiana de los ciudadanos y con la práctica de “alimentar” cualquier conflicto de manera permanente.

Cabe destacar que el discurso de Feijóo no estuvo exento de una carga sentimental notable por la relación de amistad que le une con Herrera y Fernández tras muchos años de colaboración. Precisamente, una colaboración que solicitó a los nuevos presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y Asturias, Adrián Barbón, quienes acudieron al acto acompañados de varios miembros de los gobiernos salientes.

En su intervención, Juan Vicente Herrera coincidió en muchos aspectos con el presidente de la Xunta y felicitó a sus compañeros por situarse siempre “por encima” de las distintas ideologías y signos políticos pues Feijóo y él pertenecen al PP y Fernández al PSOE. No obstante, incidió Herrera en que personalmente tiene muy clara la convicción de que la identidad no se pierde al relacionarse “leal y abiertamente con los demás”, pues negar lo que hay en común con los otros solo lleva a ser más “torpes” y a estar “más solos y pobres”, dijo, y unió tal argumentación a la reflexión de que “para hacer las cosas bien, todos somos pocos”. Con varias incursiones en gallego, alabó la “visión compartida de la España constitucional” y la “conciencia del noroeste como espacio que exige unas atenciones que permitan superar de una vez tantos olvidos, tantas esperas”.

Mientras, Javier Fernández, que compartió su amistad, afecto, admiración y respeto por sus colegas, celebró igualmente el uso del lenguaje “del acuerdo, la transacción, el compromiso y la cooperación”. “Generamos el nivel imprescindible de confianza”, expuso, y consideró que saben lo que es gobernar en un estado autonómico complejo en el que “ninguna diferencia nos importa si no se convierte en privilegio” pues “nuestra lealtad está con la Constitución”. “No nos encuadrábamos en la misma organización política”, pero “fue fácil” por la creencia conjunta de “no más bilateralidad, fragmentación y desunión” y sí más multilateralidad, cohesión social y lealtad.

Ofrenda y otras celebraciones

Como cada año, la festividad del Día de Galicia comenzó con la tradicional ofrenda al Apóstol, que este año corrió a cargo del alcalde de la ciudad, Xosé Sánchez Bugallo, como delegado regio, en una jornada que reunió en Santiago a millares de personas pese al clima desapacible y que incluyó además la misa por Rosalía de Castro en la iglesia de San Domingos de Bonaval y la posterior ofrenda floral en el Panteón de Galegos Ilustres.

En la ofrenda al Apóstol, que tuvo lugar en la iglesia de San Martín Pinario al encontrarse en obras la catedral, el alcalde de Compostela pidió a los representantes políticos que atiendan el interés general sobre los intereses partidistas e invocó al Apóstol para que proteja “este proyecto común que es España, como el mejor marco para avanzar en la igualdad, la democracia y el progreso de los pueblos que la componen”.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y otras muchas autoridades asistieron a la ofrenda y al desfile de tropas previo que tuvo lugar en la Praza do Obradoiro.

Finalmente, cabe destacar que el Bloque Nacionalista Galego organizó su tradicional manifestación, encabezada por una pancarta con el lema “Galiza. Un novo impulso”, y concentración en la Praza da Quintana, mientras los socialistas gallegos celebraron el Día de Galicia en Rianxo, coincidiendo ambas formaciones en el llamamiento a un nuevo ciclo político en la Comunidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *