RETORNAD@S

“En esta oficina ofrecemos a quien quiera retornar información sobre empleo, seguridad social y ayudas”

El consejero de Trabajo en Venezuela, José Francisco Armas, afirma que “si no fuera por la Fundación España Salud las personas mayores de 65 años estarían protagonizando un retorno casi masivo”

José Francisco Armas.

En el momento en que una persona o familia decide retornar a España, una manera de mitigar los efectos tanto emocionales como materiales que eso puede tener es preparar lo mejor posible el regreso. Esto implica, entre muchas otras cosas, recopilar y actualizar toda la documentación que pueda ser necesaria allá para tener acceso a oportunidades de apoyo y trabajo.

Acudir a la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social es entonces una buena idea.

Esta instancia en Venezuela tiene también acreditación en Colombia y República Dominicana y funciona como una unidad administrativa integrada en la Embajada de España y con dependencia funcional del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Entre sus funciones está atender a los residentes españoles en cuanto a la tramitación de pensiones asistenciales por ancianidad; difundir y gestionar los Programas de Ayudas en su favor; orientar sobre el retorno y colocación en España de los emigrantes españoles.

Desde el pasado mes de noviembre de 2018, José Francisco Armas tiene a su cargo esta oficina, por segunda vez, ya que también estuvo acreditado en los años del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, él señala que ha podido observar que la situación del país ha empeorado y que la crisis de Venezuela se ha incrementado, hay más inestabilidad, “y si he notado un movimiento mayor, sobre todo en jóvenes, que se acercan para pedir opinión para irse a España, no diría para retornar porque nunca han estado allá, son españoles nacidos en Venezuela”.

La experiencia de Armas lo lleva a destacar que la gente con la que ha estado teniendo contacto para el regreso a España tiene dos preocupaciones fundamentales. Primero, el tema sanitario, de salud, algunos casos son muy concretos como intervenciones quirúrgicas o familias con niños que tienen una enfermedad que no pueden enfrentar en Venezuela.

En segundo lugar, les preocupa mucho también el aspecto económico, están en busca de un mejor trabajo, de mejores oportunidades económicas. “En este tema, yo veo que van un poco perdidos, porque cuando vienen a plantearme su situación, les pregunto a dónde van, qué es lo que quieren hacer y están perdidos. Todo el mundo va a Madrid y por qué, bueno porque tienen referencia de algún amigo que consiguió trabajo allí. Yo a veces les aconsejo que exploren otras comunidades también, donde si su ascendencia es canaria, por ejemplo, o gallega, o asturiana, pues estas comunidades ofrecen algunas posibilidades más de trabajo y apoyo al retorno”, explica el consejero.

-¿Cómo se plantea el retorno la gente mayor?

-El colectivo de la gente mayor, la que vino de España, viene a esta oficina y plantea la situación de regreso, pero después no quieren ir. Me dicen que a qué van si cuando llegan allá ya no encuentran nada de lo que dejaron. Esa es una situación complicada, les tramitas la documentación y al final te dicen, “estoy pensando que no voy”, o si van, vuelven otra vez, porque han vivido toda la vida aquí, incluso tienen sus familias aquí, sus nietos aquí y eso es una situación angustiosa. Todo esto es forzado por la situación. Yo lo que veo aquí todos los días es demanda: de que no tengo los medicamentos, mi mamá está enferma y no tengo medicamentos, mi bebé… y entonces tienen que buscar salida.

-Esta oficina también dirige la Fundación España Salud -FES-, ¿qué papel juega esta Fundación en el retorno?

-Si no fuera por la FES yo creo que las personas que estamos atendiendo, las mayores de 65 años, estarían protagonizando un retorno casi masivo. Estamos atendiendo unas 6.000 personas, dando medicación a estas 6.000 personas y les estamos llegando en un 70% a la medicación requerida, hasta hace dos o tres meses se conseguía solo un 30%, ahora estamos llegando a un 70%.

La FES les ofrece a estas personas tranquilidad y seguridad porque son atendidos correctamente. Una vez que entran a la FES, se les facilita de forma rápida el acceso a los hospitales, a las clínicas, la medicación, la que se consigue claro. Estamos haciendo un esfuerzo muy importante con el tema de las medicinas, porque también estamos dando medicación a enfermedades crónicas, a enfermedades muy costosas. Tenemos, además, una política de tarjetas de alimentación, estamos ya sobre 3.000 tarjetas de alimentación que tienen una cantidad mensual de 18 euros por tarjeta. Esto también le da un poco de tranquilidad a la gente, puede haber una familia que tenga tres tarjetas, depende de su situación, del estado de necesidad de la familia.

Plan especial

Actualmente, la FES está también implementando el plan especial, en el que se atienden mujeres embarazadas, niños menores de 12 años y pacientes oncológicos. Es así como entre la atención que se brinda a los mayores de 65 años, más los que se incorporan dentro del marco de este plan, se han recibido entre 700 y 800 solicitudes de ingreso en los últimos dos meses y medio, informa Armas.

Dijo también que “ya tenemos más de 20 niños nacidos con el programa y también algunos niños que han tenido situaciones muy complicadas, hemos intervenido y hemos resuelto bien la situación, que si no tuviéramos este plan la situación familiar sería muy angustiosa porque económicamente es imposible enfrentarlo”.

Asegura el consejero que se están atendiendo directamente a unos 40-50 pacientes oncológicos.

“Todo esto le da cierta seguridad y estabilidad a la gente, a los mayores de 65 años y también a los menores que abarca el nuevo plan, porque de no ser por la FES la situación se pondría muy complicada para ellos, muy complicada. Yo recibo a la gente todos los días y por lo que veo y compruebo hay situaciones muy angustiosas”, señaló el funcionario.

-¿Qué le puede aconsejar a alguien que decida retornar a España?

-Esta es una decisión personal complicada. Imagínate una persona que nació aquí, que vivió aquí y que ahora tiene que irse a España de donde eran sus padres o sus abuelos, un lugar que desconocen porque algunos no han estado allí nunca. Yo lo que les estoy diciendo es que vayan buscando alguna opción de trabajo, hay páginas del ministerio, informaciones en internet.

Algunos dicen yo trabajo en lo que me pongan. Bueno vale, pero también ese “que me pongan” hay que buscarlo, no es que llegas al aeropuerto y ya puedes conseguir.

Ahora también estamos atendiendo algunos casos de españoles que no han salido a España, han ido a los países colindantes como Colombia o Perú y están teniendo muchos problemas por el hecho de que fueron de Venezuela y les están poniendo mucha reticencia, están bloqueados. En estos días me ha llamado un español de Perú diciendo que está allí y que no consigue absolutamente nada.

Yo sondearía posibilidades de trabajo de acuerdo con tu experiencia personal. Luego deberían tratar de irse donde tengan algún familiar o amistad que los pueden asesorar y apoyar en todo lo que hay que hacer al llegar, pero insisto, son decisiones muy complicadas.

Ahora es más dramático el retorno. El que retornaba hace unos años lo hacía con más facilidad, decidía irse y se iba, pero ahora se van presionados por la situación del país y te lo dicen: si esto cambiara no me voy. Te encuentras en ese dilema de tener que irte por la situación país.

-¿Cómo queda la situación familiar con el retorno?

-La situación es bastante complicada porque son situaciones muy concretas, de separación de la familia. Curiosamente se están quedando aquí los que vinieron de España, porque son personas mayores, y se están yendo los hijos. Te vas y dejas a los viejitos aquí. Lo que observo es que las personas mayores no se quieren ir, pero si se están yendo los hijos y nietos de esas personas.

Tenemos casos muy concretos de personas que nos llaman de España diciendo que aquí han dejado a su padre o a su madre sola para que nosotros intervengamos. Esa es una realidad que se está dando. Vamos y nos encontramos con una persona mayor de 80 o 90 años sola y sus hijos se fueron. Si son personas que ya no pueden vivir solas las estamos ubicando en residencias para adultos mayores, hasta ahora no hemos tenido problema en ese sentido.

-¿Qué hacer en la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social?

-Los españoles residentes en Venezuela y que están pensando retornar a España pueden obtener en esta oficina información en materia de empleo, seguridad social y asuntos sociales, programas de ayudas y de retorno a España. Además, tienen acceso a asesoramiento de los Programas de Ayudas Económicas de la Administración Española.

Y uno de los temas más importantes que se manejan desde esta oficina es el asesoramiento y tramitación de documentación de las prestaciones por desempleo, tanto contributivo como asistencial y sobre la renta activa de inserción para mayores de 45 años, a los emigrantes retornados. Así como la certificación de la documentación que acredita la realización de trabajo en el exterior para la obtención del Certificado de Emigrante Retornado. Con esa documentación y alguna otra requerida, las personas van a la Oficina de Prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal, correspondiente a su domicilio, para tramitar allí el subsidio por desempleo para emigrantes retornados.

En la Consejería se han tramitado 1.140 certificaciones de la actividad laboral, desde enero a mayo 2019. En el año 2016, se tramitaron 3.122; en 2017, 4.115 y en 2018, 4.216.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *