El Centro Valle Miñor de Montevideo se impuso en las Olimpiadas de Juegos de Salón

La entrega de trofeos de esta 45ª edición de la competición se ha pospuesto ante el repentino fallecimiento del tesorero de la Liga Española de Deportes del Uruguay y vicepresidente de Alma Gallega, Jesús Louro

Los jueces preparando las partidas de desempate.
Uno de los juegos.

El Centro Valle Miñor de Montevideo se coronó campeón de las 45ª Olimpiadas de Juegos de Salón que organiza la Liga Española de Deportes del Uruguay. Luego de dos meses de competición todos los viernes en distintas sedes, las instituciones afiliadas a la Liga Española de Deportes del Uruguay disputaron por cuadragésima quinta vez la Olimpíadas de Juegos de Salón que congregaron a casi trescientos jugadores.

Se trata de los representantes de los clubes Pontevedrés, Centro Asturiano Casa de Asturias, Centro Gallego, Alma Gallega, Casa de Galicia, Club Social Cutcsa y el Valle Miñor.

El presidente de la Liga, Martín Rodríguez Caridad, explicó que hasta el último momento no se pudo conocer al vencedor final dada la igualdad con la que se disputaron hasta el final la jornada de desempate.

La diferencia entre los primeros, el Valle Miñor, y los subcampeones, el Club Social Cutcsa, fue de tan solo 12 puntos, 279 frente a 267, mientras que el tercer clasificado, Casa de Galicia, con tó con 259 puntos.

Las diferencias fueron más altas respecto al resto de clasificados. En cuarto lugar aparece Alma Gallega, con 226 puntos, en tanto a tan solo dos puntos quedó el Centro Gallego, con 224 puntos, dejando debajo de ellos al Centro Asturiano Casa de Asturias, con 218 puntos, y por último el Centro Pontevedrés con 204 puntos.

Como se aprecia, el resultado fue ajustado tanto arriba como abajo, pero afortunadamente no se produjeron reclamaciones. La entrega de premios, que estaba prevista para el pasado 25 de noviembre, fue pospuesta hasta nuevo aviso tras el repentino fallecimiento del tesorero de la Liga Española de Deportes del Uruguay y vicepresidente de Alma Gallega, Jesús Louro.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *