El Valle Miñor de Montevideo recibe el trofeo como campeón de las 45 olimpiadas de juegos de salón

En el acto también se homenajeó a Jesús Louro quien fuera tesorero de la Liga Española de Deportes fallecido recientemente

Los trofeos que se repartieron.
El cónsul José Rodríguez Moyano, derecha, entrega la copa de campeones al presidente del Valle Miñor, Carlos Barcia.
Directivos de la Liga, delegados de los clubes, el cónsul, el consejero de Trabajo y periodistas.
El segundo puesto fue para el Club Cutcsa.
Los vencedores del Valle Miñor con los premios.
Campeones con los trofeos.
José María García entregó la medalla al representante de España Exterior, Manuel L. Faraldo.

Con la presencia del cónsul español, José Rodríguez Moyano, el consejero de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Vicente Pecino Medina, el presidente de la asamblea representativa de socios de la Asociación Española, José María García, y directivos de todas las instituciones, los jugadores participantes en la 45º edición de las olimpiadas de juegos de salón de la Liga Española de Deportes del Uruguay recibieron en una fiesta familiar sus merecidos trofeos. El Centro Valle Miñor fue el campeón.

Fue justamente el cónsul Rodríguez Moyano quien se dirigió a los asistentes para felicitarles por la “magnífica labor para participar” en estos juegos, “mantenerse unidos y festejar, no solo ganar, sino estar juntos”.

Pero la fiesta, que se había suspendido el pasado 25 de noviembre al fallecer un par de días antes el tesorero de la Liga, Jesús Louro, comenzó con un emotivo minuto de silencio en homenaje a Louro y al jugador Mario Máquez, también fallecido recientemente.

La emoción embargó a todos los presentes cuando el Premio Quijote, que entrega la Liga de Deportes a una persona o institución que haya obrado por el bien común de la colectividad española, le fue otorgado a título póstumo a Jesús Louro, en las manos de su hijo.

Quien fuera tesorero de la Liga Española de Deportes, y también vicepresiente del Centro Alma Gallega, Jesús Louro, había llegado a Uruguay proveniente de su Vigo natal allá por el año 1956. Con tan solo dieciséis años de edad, llegaba a Montevideo donde su hermana, que tenía una panadería en el barrio del Cordón, lo había reclamado para trabajar allí.

En su vida de emigrante trabajó como panadero, abriendo su negocio más tarde y luego como barista con un restaurante que atendió por más de treinta años.

Ahora ya estaba retirado y disfrutaba, además de su aporte como directivo en Alma Gallega y en la Liga Española de Deportes, de la familia con sus tres hijos, Eduardo, Jesus y María del Carmen, que le dieron cuatro nietos, Damián, Belén, Paulina y Lucía, y ya un bisnieto, Ezequiel.

El destino quiso que un par de días antes de la fiesta del deporte de este año, su corazón, que ya había soportado varias operaciones, dejara de latir para así alejarse físicamente del colectivo español que tanto amaba, aunque su ejemplo de vida perdura hasta tal punto que esta fiesta tuvo un dejo de nostalgia por su ausencia.

El más pequeño

Si bien los clubes españoles en Montevideo no han logrado incorporar a la juventud a sus actividades, también en las olimpiadas se verifica ese triste destino que hace suponer que desaparecerán muchas instituciones si no se produce esa renovación.

Por tanto, la directiva de la Liga que preside Martín Rodríguez Caridad, por unanimidad de sus directivos, le otorgó el premio estímulo juvenil a Nahuel Carballo Vidal, un nieto de emigrantes pontevedreses que con sus diez años de edad, ha jugado en el torneo especial de ajedrez.

Su abuelo, también continuo jugador de las olimpiadas, posó junto a toda la familia orgulloso del nieto que se ha metido en el corazón de todos los que este año volvieron a competir en ajedrez.

Campeones por juegos

La liga entregó este año una medalla a cada uno de los deportistas participantes, así como también a los neutrales y delegados que hacen posible estas competiciones que durante siete viernes se llevan adelante, pero que “prepararlas lleva muchísimo tiempo”, tal como aseguró Rodríguez Caridad, quién precisó que “con menos de la mitad de los directivos previstos por estatuto trabajando, solo con el apoyo de los delegados de los siete clubes es posible llevar adelante esta quijotada empresa que reúne como una gran familia a toda la colectividad española”.

Asimismo, anunció para el año próximo la esperanza de que a los siete clubes se le sume el equipo de la Asociación Española Primera de Socorros Mutuos, “aunque es difícil conseguir los treinta jugadores, esperamos que así se logre para el 2019”.

Los campeones premiados con distintas copas fueron en ajedrez, Oppa Guaymirán del Centro Gallego; en dominó José Fernández y Víctor Tobío del Club Cutcsa.

El juego Cerca da Raia, la rama masculina la ganó Roberto Etcheverri del Pontevedrés, y la femenina Lorena Cavalero del Centro Gallego.

La Rana, se divide en tres categorías, la primera la ganó Rodolfo Pique del Club Cutcsa, la segunda Juan Valverde del Valle Miñor, y la femenina María del Carmen Curras de Casa de Galicia.

Por otra parte, los juegos de los naipes, que son los más diversos, tuvieron como ganadores en la brisca al terceto compuesto por Manuela Castiñeira, Manuel Montes y Rosario Carballa del Centro Gallego.

El tute, su categoría A fue ganado por la pareja de Jorge Bonicio y José Pose del Valle Miñor, y la B por Francisco Llana y Camilo Pereira del Centro Asturiano Casa de Asturias.

El juego del truco, típico del Río de la Plata, fue conquistado en la serie A por la dupla de Miguel Suárez y Juan Barrios del Centro Asturiano Casa de Asturias, y la serie B por la pareja mixta de Juan Peña y Patricia Pérez de Casa de Galicia.

La escoba masculina coronó campeones a la pareja familiar de Jorge y Juan Manuel Saa del Valle Miñor, mientras que la femenina también fue ganada por las miñoranas Dolores Domínguez y María Belén Saa. Como se ve, en la casa de Jorge Saa toda la familia juega a la escoba.

El mus, otro típico juego de naipes, fue ganado por Carolina Ariztegui y Fabían Orradre de Casa de Galicia. En tanto la conga, otro típico ejemplo de los juegos traídos de España, en su rama mixta serie A, fue conquistada por Manuel Pombo del Centro Gallego, la serie B por Alicia Figueroa de Alma Gallega y la femenina por Rosa Buriano también de Alma Gallega.

Resultados por clubes

Estos resultados de los jugadores conllevan puntajes que, junto a los segundos puestos, también suman para la tabla general de clubes participantes de las olimpiadas.

Así es como el Club Valle Miñor se coronó campeón de las 45 olimpíadas de juegos de salón, recibiendo su presidente, Carlos Barcia, la copa de la Liga Española de Deportes en manos del cónsul español Rodríguez Moyano, en tanto el presidente de la Asamblea Representativa de socios de la Asociación Española entregó la gran copa 165 aniversario de fundación de esta institución.

El Club Cutcsa, por su parte, conquistó el segundo puesto y llevó para sus vitrinas la copa AIX, en tanto Casa de Galicia se llevó el tercer puesto con la copa Container.

Los restantes clubes obtuvieron el cuarto lugar Alma Gallega, quinto Centro Gallego, sexto Centro Asturiano Casa de Asturias y el séptimo lugar el Pontevedrés.

La fiesta contó con la animación de las orquestas estables del Centro Ourensán, al tiempo que la gastronomía y la amistad entre todos los competidores posibilitó que se viviera un encuentro de toda la familia deportista española de Montevideo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *