El PSOE quiere gobernar en solitario y descarta un Ejecutivo de coalición

Ciudadanos rechaza un pacto con los socialistas que tampoco desean los militantes del PSOE / Unidas Podemos reclama ministerios para apoyar a Sánchez

Albert Rivera celebrando los resultados con dirigentes de Ciudadanos.
Pablo Iglesias votando en su colegio electoral.

Tras los resultados de las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PSOE aseguró a través de varios portavoces autorizados y de miembros del Ejecutivo que preside su candidato Pedro Sánchez que quiere gobernar en solitario y que no contempla la posibilidad de un pacto con ninguna formación para ello. A pesar de no tener mayoría absoluta y de necesitar, por tanto, el apoyo de otros partidos para la investidura de Sánchez, los socialistas pretenden limitarse a acuerdos programáticos con Unidas Podemos y a consensos puntuales con el PP y Ciudadanos pero no ven imprescindible un Gobierno de coalición.

Así se lo trasladará a sus respectivos líderes Pablo Casado (PP), Albert Rivera (C’s) y Pablo Iglesias (UP) en las reuniones individuales que celebrará en el Palacio de la Moncloa los días 6 y 7 de mayo, de las que ha excluido a Vox por considerar a esta formación poco dialogante.

A pesar de alcanzar la mayoría absoluta con Ciudadanos, tanto el partido de Rivera como la militancia socialista se pronunciaron abiertamente en contra de un pacto entre ambas fuerzas. Y eso que es la opción preferida por gran parte de la opinión pública española e incluso europea y por los principales líderes económicos para proporcionar estabilidad al país en los próximos cuatro años de legislatura.

Con ello, se evitaría también la necesidad del PSOE de contar con el apoyo de los independentistas catalanes y vascos para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Partidos como Esquerra Republicana, Junts per Catalunya o Bildu ya han pedido a cambio de ese respaldo la liberación y el indulto, en caso de sentencia contraria, de los políticos catalanes presos por rebelión y más autogobierno o la apertura de diálogo sobre un nuevo modelo de Estado.

Por su parte, Unidas Podemos trasladó su exigencia de formar parte del Gobierno para apoyar a Sánchez, respaldo necesario en caso de que PP o C’s voten en contra, como así han deslizado. Su líder, Pablo Iglesias, reclamó ministerios para él y para varios colaboradores.

Mientras tanto, el PP reconoció errores en su campaña y puso en marcha un giro al centro de cara a las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. Además, Pablo Casado defendió que se partido encabezará la oposición al PSOE pese al intento de C’s de hacerse con esa posición, en mitad de las críticas internas a su equipo y a su liderazgo al frente del PP.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *