El presidente destaca el avance de la conexión de AVE entre Castilla y León y Galicia

Pero urge al Gobierno de España a impulsar las autovías y líneas ferroviarias pendientes

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, charla con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en el acto.
Mañueco explicó a Ábalos las reclamaciones en materia de infraestructuras de la Comunidad.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, participó el pasado 18 de septiembre en el viaje en pruebas de la línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia, entre la ciudad de Zamora y Pedralba de la Pradería. Agradeció esta primera conexión de AVE que une Castilla y León y Galicia, pero insistió en la necesidad de contar con buenas infraestructuras de transporte para favorecer el desarrollo económico, la prestación de servicios de calidad y la fijación de población.

Fernández Mañueco asistió junto al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y al vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, al viaje en pruebas previo a la apertura del tramo del AVE que unirá Zamora capital con Pedralba de la Pradería. El titular de Fomento afirmó que dicho tramo entrará en servivio “en pocos meses”, sin concretar fecha definitiva.

En este contexto, el presidente de la Junta felicitó al Gobierno de la Nación por la conclusión de este tramo e insistió en la necesidad de contar con unas buenas conexiones ferroviarias y de carreteras que son vitales para el futuro de Castilla y León, para impulsar su desarrollo y para poder competir con las mismas oportunidades que otras comunidades.

Por esta razón, Fernández Mañueco reconoció que Castilla y León ha avanzado en el mapa de la alta velocidad, pero es necesario completar la conexión con Galicia, al igual que con Asturias, Cantabria, y el País Vasco y Francia, lo que permitirá concluir la llegada del AVE a Burgos.

En cuanto al tren convencional, el presidente también recordó actuaciones pendientes como son la finalización de la electrificación de la línea Medina del Campo-Salamanca-Fuentes de Oñoro; la reapertura para el tráfico de mercancías de la línea Aranda de Duero-Madrid; la línea Soria-Castejón y Soria-Torralba y de la mejora de los tiempos de la línea de pasajeros Ávila-Madrid.

Fernández Mañueco izo especial hincapié en las infraestructuras viarias pendientes, y especialmente en la A-11 que “necesita un impulso decidido” incluido el tramo desde Zamora a la frontera con Portugal.

Por otra parte, el presidente quiso trasladar al ministro la necesidad de que la Junta de Castilla y León trabaje en colaboración con el Gobierno de la Nación en la elaboración del Plan Director del Corredor Atlántico, ya que es importante que sea consensuado y se tengan en cuenta las necesidades de Castilla y León. Este corredor ha de incluir las conexiones ferroviarias de los puertos de la fachada atlántica y cantábrica con el actual trazado del corredor a su paso por Castilla y León, para asumir mercancías que de otro modo se irán a otros puertos de Europa. Este corredor, a juicio del presidente, es una oportunidad para Castilla y León, Galicia y Asturias, pero también lo es para España y para Europa.

Alfonso Fernández Mañueco planteó al ministro estas reclamaciones en materia de infraestructuras “para convertirlas en motores de desarrollo, para atraer y fijar población, para que crezca el número de turistas, para que se asienten nuevas empresas y para hacer más competitivas a las que existen”. Una reclamación justificada en la necesidad de vertebración de un territorio tan extenso y con amplia dispersión de la población como es Castilla y León. Por su parte, el presidente trasladó el compromiso del Gobierno de la Junta de Catilla y León de poner las condiciones necesarias para rentabilizar estas infraestructuras, para el provecho de la sociedad, de las familias y de las empresas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *