El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anuncia un adelanto de las elecciones autonómicas de menos de un mes

Se celebrarán el 28 de abril con las generales y no el 26 de mayo como estaba previsto pese al rechazo de la mitad de su Gobierno, sus socios de Compromís

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en la comparencia en la que anunció el adelanto de las elecciones autonómicas.

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció el pasado 4 de marzo  la disolución de Les Corts y la convocatoria de elecciones autonómicas para el día 28 de abril y justificó el adelanto de los comicios para “situar a la Comunidad Valenciana en el centro de la política española y abrir una nueva etapa como autonomía de primera”, según explicó el jefe del Consell en una declaración institucional ante los medios de comunicación en el Palau de la Generalitat.

Por tanto, las elecciones valencianas se celebrarán el mismo día de las generales, el 28 de abril, y con un adelanto de menos de un mes respecto a lo previsto, que era el 26 de mayo junto con las de otras 12 comunidades, las 2 ciudades autónomas, las municipales en toda España y las europeas.

El comentario generalizado en los medios de comunicación es que Ximo Puig quiere aprovechar para su formación, el Partido Socialista, la movilización que pueda surgir entre los votantes de izquierdas en las elecciones generales y el tirón que pueda tener la iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez.

Sus razones

Con esta decisión, que comunicó al presidente de les Corts, Enric Morera, y al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, el jefe del Consell se convierte en el primer president en ejercer esta competencia reservada a las comunidades históricas, y que permite el Estatut d’Autonomia.

En este sentido, Puig dio a conocer su decisión de utilizar la “herramienta” que concede el Estatut para reclamar “los derechos que por justicia nos pertenecen y el lugar en España que como pueblo nos corresponde”.

Por ello, explicó que avanzar las elecciones autonómicas “rompe con la inercia de una posición que no nos ha ayudado” y permitirá a los valencianos  y valencianas votar “como actores de primera fila de la política española” y “en igualdad de condiciones con las comunidades autónomas que ya ejercen ese derecho”.

Así, el jefe del Ejecutivo valenciano expresó que, con la reciente reforma estatutaria que blinda las inversiones para la Comunidad Valenciana y la creación de un calendario electoral propio, se “abre una nueva etapa del autogobierno” y se cierra el círculo “hacia el reconocimiento como autonomía histórica”.

El jefe del Consell destacó la importancia de singularizar la Comunidad Valenciana y se mostró convencido de que la decisión de adelantar los comicios favorece que las aspiraciones de los valencianos y valencianas “cuenten con un espacio político propio ante nosotros mismos y ante el resto de España”.

“El adelanto de las elecciones autonómicas -prosiguió Puig- nos permite proyectar los valores propios del diálogo, la honestidad y la eficacia hacia el resto de España”.

Una forma de hacer política, la vía valenciana, que, según manifestó el president, “ha servido al Consell para revertir en esta legislatura una grave crisis institucional, social y económica” y situar a la autonomía en un “momento valenciano estable y prometedor”.

Puig calificó el acuerdo del Botànic -con sus socios de gobierno de Compromís- como “una historia de éxito” que, “desde una visión que ha superado el partidismo”, ha generado en la Comunidad Valenciana “un escenario de honradez, estabilidad y diálogo”.

Por ello, el president quiso trasladar su agradecimiento tanto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, como al resto de consellers y conselleres, quienes, aseguró el president, “han demostrado que existe una manera de hacer política valiente, honesta y eficaz”.

División en su Gobierno

Precisamente, la vicepresidenta del Gobierno valenciano y una de las líderes de Compromís, Mónica Oltra, rebatió los argumentos de Ximo Puig y mostró las diferencias en el seno del Gobierno valenciano. Oltra declaró que no se dan las razones políticas para adelantar al 28 de abril las elecciones autonómicas valencianas, por lo que ella y los otros cuatro consellers de su formación se opusieron a esta medida en la reunión del Ejecutivo autonómico, previa al anuncio del president.

Oltra reveló que como secretaria del Gobierno valenciano advirtió a Puig de las dudas jurídicas que conlleva la medida que salió adelante gracias al voto de calidad del president, pues, según detalló, hubo un empate técnico a la hora de secundar esta decisión entre los cinco miembros socialistas del Ejecutivo y los cinco de Compromís.

La dirigente de Compromís compareció ante los medios, en la sede de Vicepresidencia, poco después de la declaración institucional de Puig sobre el adelanto de las elecciones autonómicas, para justificar su rechazo a la medida.

E insistió en que la potestad estatutaria que ha utilizado Puig para adelantar las autonómicas “no singulariza las elecciones valencianas para el futuro” y dijo no entender qué ha cambiado en la Comunidad Valenciana desde la última vez que habló de este tema con el president, el pasado 15 de febrero, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el adelanto de las elecciones generales.

Ese día, ella y Puig acordaron “un mensaje común” basado en que no se daban las razones políticas para adelantar las autonómicas pues había un presupuesto aprobado y había tanto estabilidad parlamentaria para sacar adelante proyectos legislativos como política para acabar la legislatura. Pese a todo, negó sentirse “traicionada” por el president y proclamó que gobernar “no es una aventura, es una responsabilidad”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *