RETORNAD@S

El Plan de Retorno a España, una red para amortiguar el “salto al vacío” del regreso

En su elaboración se ha dado prioridad a la participación de los afectados a través de encuentros, talleres y encuestas

Imagen de la presentación del Plan de Retorno a España en Londres.

“Un salto al vacío”. La vuelta a España supone siempre un “salto al vacío”, según coinciden los retornados que participaron en las acciones realizadas por el Gobierno español con los distintos agentes sociales para investigar el fenómeno de cara a la  elaboración del Plan de Retorno a España ‘Un país para volver’. El Plan, aprobado por el Consejo de Ministros el 22 de marzo y cuyas medidas comenzarán a ponerse en marcha previsiblemente en septiembre, pretende convertirse en la red que ayude a los retornados a amortiguar su caída en ese salto, para minimizar al máximo las dificultades inherentes al regreso a España.

Estas acciones se enmarcan en la nueva política pública que el Gobierno dice estar llevando a cabo, que “comienza en los usuarios de la misma para identificar sus necesidades y diseñar el servicio que las satisfaga”.

Las acciones realizadas fueron de tres tipos: investigación con emigrantes y retornados, trabajo de campo con administraciones públicas; e investigación con empresas y agentes sociales.

Percepción negativa del mercado laboral español

Respecto a los emigrantes, se celebraron dos encuentros en Berlín y Londres en los que participaron 95 y 128 personas, respectivamente. En los dos encuentros las personas trasladaron lo difícil que es plantearse la vuelta porque, tras años de emigración, buena parte ha encontrado en su país de acogida la estabilidad económica y la proyección profesional que les faltó en España. Muchos emigrantes sienten que su esfuerzo es recompensado con oportunidades de mejora y se sienten satisfechos con la cultura laboral de Alemania e Inglaterra, que tienden a idealizar en comparación con la de España. Su percepción del mercado laboral español es, en general, negativa.

Los que se han planteado volver confiesan su desorientación. Relatan la dificultad que tienen para acceder a oportunidades laborales de interés, afirman estar desconectados de la realidad de sus sectores profesionales y carecer de una red actualizada de contactos, y se muestran preocupados por la discriminación por edad en la selección de personal en España. Los científicos reclamaron cambios en el sistema español de ciencia que aborden el éxodo del talento científico.

También se puso de manifiesto la escasa relación de los emigrantes con el servicio exterior de la Administración General del Estado. Cerca del 30% de los participantes manifestaron no estar inscritos en el registro consular por falta de incentivos.

Los emigrantes fueron también los protagonistas de dos talleres participativos celebrados igualmente en Berlín y Londres, en los que intervinieron 11 y 10 personas, respectivamente, y un taller de acompañamiento psicológico desarrollado en la capital inglesa. Ante la idea abstracta de retornar, navegan entre la incertidumbre de volver a algo que ya no conocen o quedarse en lo que ya forma parte de su zona de confort. Las motivaciones para regresar son fundamentalmente la familia y el estilo de vida español, pero también aportar a España y devolverle lo recibido en educación.

Reflexión personal sobre la propia identidad

En Madrid tuvo lugar un taller participativo con diez personas retornadas para conectar sus historias de retorno y entender las barreras que encontraron. Como primeras dificultades a las que se enfrentan a su llegada a España señalaron el alquiler de una vivienda, la consecución de una plaza de guardería y el acceso a la sanidad. El proceso de adaptación –explicaron- forma parte del día a día y va acompañado de un proceso de reflexión personal sobre la propia identidad (“¿sigo siendo español?”).

Mejorar la comunicación con la Embajada

Para detectar las diferencias de percepción del proceso de retorno entre emigrantes que quieren volver y otros que ya han regresado se realizó una encuesta ‘on line’ con el mismo cuestionario a personas de los dos grupos, obteniéndose 306 y 143 respuestas, respectivamente. Quienes todavía no han vuelto indican que lo harían por un proyecto laboral, mientras que los ya han regresado aseguran haberlo hecho para estar cerca de la familia, lo que se explica porque la realidad laboral que encuentran en España no colma sus expectativas.

El porcentaje de los que creen desempeñar un trabajo para el que están sobrecualificados es mayor entre los retornados que entre los emigrantes.

Las encuestas evidenciaron la necesidad de mejorar la comunicación entre los emigrantes y la Administración. Entre los que quieren volver, un 32% desconoce las diferentes ayudas para el retorno y más de la mitad no ha tenido ningún contacto con la Embajada de España.

Sobre qué les habría ayudado en su proceso de vuelta a España, señalan disponer de información personalizada y asesoramiento sobre los trámites a realizar y para buscar empleo desde el extranjero, y optar a una ayuda para afrontar los gastos del retorno. Lo referido al emprendimiento recibe una alta puntuación.

Administraciones y empresas

Otro grupo de acciones fue el trabajo de campo con administraciones públicas y empresas. Respecto al primero, hubo una reunión interministerial, en la que participaron representantes de nueve ministerios, y un encuentro de la Secretaría de Estado de Migraciones con las Comunidades Autónomas. Se demandaron labores de coordinación y los Administraciones autonómicas solicitaron contar con cifras reales del proceso migratorio y apoyo para contactar con sus emigrantes.

El trabajo de campo con empresas se canalizó a través de un taller en el que participaron 17 representantes de 10 empresas y una encuesta ‘online’ que recibió 41 respuestas. Las empresas manifestaron sus dificultades para llegar a perfiles con experiencia internacional, que reúnen buena parte de los factores que más les influyen a la hora de seleccionar un candidato: motivación, idiomas, capacidad de adaptación, potencial de crecimiento y ganas de trabajar en equipo. Uno de los objetivos del Plan de Retorno es conectar a las empresas con profesionales españoles que quieren volver a su país, pero las empresas reclaman que se les facilite la contratación apoyando a estos profesionales con los trámites administrativos y la instalación en España.

En la investigación se detectó una carencia de comunicación y una desconexión entre las expectativas y necesidades de las empresas y las de los emigrantes que quieren volver. Por ejemplo, estos creen que en España se da mucha importancia a la titulación, pero más del 80% de las empresas consultadas declaran que lo que valoran más es la experiencia. Una oportunidad destacada en la investigación es la referida a la coincidencia entre los aspectos que las empresas consideran necesarios para atraer talento y lo que buscan los profesionales en una empresa para aceptar una oferta y volver a España.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *