El III Festival Argentino en Vigo incluye una exposición del pintor padronés Carlos Bóveda

Vivió cuarenta años en Buenos Aires, regresando a España solo dos años antes de su muerte / Su obra fue un permanente canto a Galicia desde la distancia

Carlos Bóveda, ante una de sus pinturas.

El III Festival Argentino en Vigo ‘Miña terra, Arxentina e Galicia’, que se celebrará los días 20 y 21 de septiembre, acogerá una exposición de la obra del pintor gallego Carlos Bóveda, quien pintó con nostalgia Galicia desde Buenos Aires durante cuarenta años, el tiempo que pasó emigrado en el país austral.

El festival está organizado por la Asociación Cultural Vincularte, con el auspicio del Consulado General de la República Argentina en Vigo. Su fin es la unión intercultural entre los pueblos gallego y argentino. El programa incluye diferentes conciertos de música -folklore, tango y el rock argentino-, pero también talleres y actividades culturales de diverso tipo, como la exposición de Bóveda o una charla sobre el poeta y narrador Jorge Luis Borges a cargo del escritor Pedro Crenes Castro.

La muestra de Bóveda podrá verse en sala adjunta del Auditorio de Teis los días 21 y 22 de septiembre de las 18.30 a las 22.00 horas.

Definido por muchos críticos como el pintor del amor y de la morriña, toda la obra de Bóveda es un canto a Galicia, sus gentes, sus raíces y sus costumbre. El artista estuvo emigrado a Buenos Aires de 1962 a 2002, pero anímicamente no llegó a salir nunca de Galicia. Bóveda contó la historia de su tierra desde un cariñoso humanismo que daba voz a paisanos y paisajes, los grandes protagonistas de sus cuadros. Estos son costumbristas, llenos de pescadoras, labriegos, sembrados y marineros, y disfrutan de un realismo expresivo que huye de las normas pictóricas situándose al margen de los movimientos artísticos propios de la época.

Nacido en 1933 en el barrio de A Ponte, en Padrón (A Coruña), a los quince años comenzó a trabajar en la Cerámica Celta, en el vecino municipio de Pontecesures, como decorador y diseñador de porcelanas. Para dicha firma trabajaron también otros grandes artistas gallegos, como Francisco Asorey, Carlos Maside y Alfonso Daniel Rodríguez Castelao. Pontecesures le dedicó una calle en 2014. En palabras de su viuda, Sara Paz Seco, allí fue donde “nació como artista”.

Tras realizar su primera exposición en Padrón en 1957, en 1962 emigró a Buenos Aires, donde residió y trabajó durante cuarenta años, manteniendo un estrecho contacto con la colectividad gallega, especialmente con el Centro Lucense –de cuya comisión de cultura fue miembro-, pero también con el Centro Pontevedrés, el Hogar Gallego, la Sociedad Hijos de Lestrove, la Casa de Galicia, el Centro Gallego y el Centro Galicia, entre otros, donde expuso o fue galardonado. Simultáneamente, entró en contacto con otros grandes artistas emigrados, como José Otero Abeledo, Laxeiro; Alberto Castro Couso, Eugenio Geno Díaz y José Solla.

En 2002 regresó definitivamente a Galicia, realizando la exposición “Reencuentro” en el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela, inaugurada por el conselleiro de Cultura de la Xunta, Jesús Pérez Varela.

Murió en 2004 de una larga enfermedad, sin llegar a ver la nueva muestra que ya había preparado para exponer otra vez en el Hostal de los Reyes Católicos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *