El Gobierno español continuará con los intentos de negociar con Noruega sobre la situación de los marineros españoles

Considera que lo mejor para los afectados es personarse como tercera parte apoyando la demanda que presenten ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos

El Gobierno español continuará intentando abrir una negociación con el Ejecutivo noruego para ofrecer una solución a los marineros españoles que trabajaron en buques con bandera noruega y a los que dicho estado no les reconoce el derecho a cobrar las prestaciones asociadas a dicho trabajo.

“El nuevo Gobierno intentará iniciar una negociación con Noruega transmitiendo que la solución pasaría por aplicar principios de justicia social y de no discriminación, y proponiendo establecer una comisión con representación de ambos Ministerios de Asuntos Exteriores para el estudio de la cuestión y la valoración de posibles formas de dar solución a esta situación injusta e inaceptable”. Con estas palabras ha respondido el Ejecutivo a una pregunta de la senadora de En Marea, Vanessa Angustia.

Asimismo, señala que “España ha propuesto a Noruega, en diversas ocasiones a lo largo de los años, la firma de un Convenio de este tipo, que podría dar solución al problema de las pensiones de los marineros españoles, pero la contestación ha sido siempre negativa”.

A pesar de los diversos encuentros mantenidos entre autoridades españolas y noruegas para tratar el tema, el resultado por ahora ha sido infructuoso. “El problema estriba en que la parte noruega se ha negado hasta la fecha a negociar sobre este asunto arguyendo que se trata de un tema exclusivamente judicial y no político”, afirma el Gobierno en su respuesta.

Además, el Ejecutivo de Pedro Sánchez considera que la actuación jurídica más favorable a los intereses de los marineros españoles afectados que España puede emprender “es la de su intervención como tercero ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en apoyo de las justas pretensiones de aquellos cuando, una vez agotadas las vías de reclamación internas en Noruega, interpongan su demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Al mismo tiempo, el Gobierno considera que no es apropiada la presentación de una demanda interestatal por diversas razones. En primer lugar, recuerda que este procedimiento no exime de la obligación de que los interesados agoten la vía interna del Estado demandado con carácter previo. Además, señala el Ejecutivo en su respuesta que este tipo de demandas, de ser indamitidas, “pueden obstaculizar la viabilidad de demandas individuales ante el propio Tribunal Europea de Derechos Humanos. Por último, recuerda que las demandas interestatales se han limitado a “eventuales vulneraciones de los derechos humanos a gran escala por parte del estado demandado”.

Por último, el Gobierno recuerda que ha apoyado en todo momento a la Asociación Long Hope y mantiene contacto fluido con sus miembros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *