El cónsul en Montevideo advierte sobre la falta de medios para atender el previsible aumento de la demanda de servicios

Rodríguez Moyano predijo que la reforma del voto y la ampliación del acceso a la nacionalidad aumentarán “de manera impresionante” el trabajo en el Consulado y “nos vamos a quedar muy debajo de las posibilidades materiales de personal para hacer frente a esa demanda”

El cónsul con los miembros del CRE y de los periodistas de la emigración.

El cónsul general de España en Montevideo, José Rodríguez Moyano, reflexionó que la ampliación del acceso a la nacionalidad puede provocar que “miles de uruguayos descendientes de españoles quieran registrarse para tener su documentación europea”, lo que podría hacer colapsar el Consulado que ya está recibiendo una incrementada demanda de uruguayos que pretenden emigrar.

En un encuentro con el Consejo de Residentes Españoles (CRE) y con la prensa especializada, Rodríguez Moyano afirmó que “en base a los cambios que se están dando, se espera una demanda laboral administrativa enorme en el Consulado”.

Afirmó que “puede suceder que miles de uruguayos descendientes de españoles quieran registrarse para tener su documentación europea”, recordando todos los presentes las previsiones que se hicieron con la Ley de la Memoria Histórica que luego en la realidad no se cumplieron ya que no fueron tantos los que reclamaron su nacionalidad.

Asimismo, otro de los inconvenientes que se avizora en un horizonte cercano es que, si se deroga el voto rogado, habrá un aumento en el número de españoles que se presenten en el Consulado a votar, algo que todos coincidieron en que es muy bueno porque permite satisfacer la necesidad del español de la diáspora de influir en el gobierno de su país con voto secreto y en urna, pero desde el punto de vista del cónsul lleva consigo una importante afluencia de personas a la sede del Consulado que hay que gestionar.

El anfitrión predijo que “va a aumentar de una manera impresionante el trabajo en el Consulado y nos vamos a quedar muy debajo de las posibilidades materiales de personal para hacer frente a esa demanda”.

En otro orden, el quebranto de salud que está sufriendo el embajador de España, Javier Sangro le impide seguir en actividad y es posible que haya cambios en la sede diplomática.

La gestión del anterior embajador, Roberto Varela, ha dejado una marca en el colectivo español y se supo que se evalúa la posibilidad de juntar firmas para pedir al Gobierno central que se le reintegre nuevamente en este puesto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *