El Consello da Cultura Galega recupera la relación histórica de Galicia con La Habana en el quinto centenario de la creación de la ciudad

El 15 de octubre se inaugura en el Gran Teatro de La Habana, antiguo Centro Gallego, la muestra “O soño cubano da emigración galega”

Llegada de un barco de emigrantes al puerto de La Habana.
Carta de identidad de un emigrante.
Caja de ahorros del Centro Gallego creada en 1906 para uso y beneficio de la colectividad.

El 16 de noviembre de 2019, la ciudad de La Habana cumplirá cinco siglos. Una efeméride que el Consello da Cultura Galega (CCG) celebrará con un intenso programa que arranca el 15 de octubre en la capital cubana con la inauguración de una exposición. “O soño cubano da emigración galega” es mucho más que una muestra, es el recorrido que ilustra la fortaleza, la continuidad y la visibilidad de la presencia gallega en la Habana” explica el vicepresidente del CCG, Xosé Manoel Núñez Seixas. Junto con María Xosé Porteiro son los comisarios de esta apuesta que recorre por primera vez la relación histórica que Galicia mantuvo con La Habana, donde se gestó la Galicia moderna y en la que nacieron nuestros símbolos: la bandera, el himno y el escudo. El programa diseñado para conmemorar esta cita incluye, además de la muestra, conferencias y un congreso que se realizará en noviembre en Santiago.

La Habana está de fiesta. El Gobierno de la ciudad lanzó una gran campaña para conmemorar esta fecha emblemática que no pasa por alto la destacada huella histórica que Galicia dejó en la ciudad. Al hilo de estas celebraciones, el Consello da Cultura Galega inaugura el martes 15 de octubre “O soño cubano da emigración galega” en el que fue el teatro más importante de América Latina: el Gran Teatro de la Habana, antigua sede del Centro Gallego. Allí estarán presentes el vicepresidente del CCG, Xosé Manoel Núñez Seixas, y la vocal de la Comisión Ejecutiva, María Xosé Porteiro. También estará presente el secretario xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda.

Por otro lado, el jueves 17 (11:30 hora local, en la Biblioteca Vicentina Antuña de la Facultad de Artes y Letras [R/ Zapata y G] de la Universidad de La Habana) habrá en una mesa redonda que analizará la presencia gallega en La Habana. El acto estará presentado y moderado por Arantxa Fernández, de la Cátedra de Cultura Galega Xosé Neira Villas, que colabora en el acto, y participarán los citados Núñez Seixas y María Xosé Porteiro así como los profesores de la Universidad de La Habana Sergio Guerra y Cira Romero.

Revisión desde La Habana

“El sueño cubano de la emigración gallega” pretende recorrer las fases y facetas principales de la epopeya migratoria que llevó a cerca de 200.000 gallegos a Cuba: abarca desde la llegada de los emigrantes hasta su retorno, pasando por sus asociaciones, la situación de la mujer emigrante, las publicaciones y proyectos políticos para Galicia surgidos en Cuba, y la huella dejada por los gallegos en la sociedad cubana.

La muestra, en palabras de Núñez Seixas, “permitirá conocer una relación que se remonta muy atrás y que se acentúa en el siglo XX”. El comisario reconoce la dificultad de tener una cifra exacta pero las estimaciones apuntan a que la isla acogió más de 200.000 gallegos. “Hay que tener en cuenta que los nacidos en Galicia llegaron a ser el 9% de la población total de La Habana” apunta Seixas. En cerca de treinta paneles se puede descubrir el perfil del gallego emigrante en La Habana (jóvenes, mayoritariamente varones, procedentes de sectores medios, que se integran en el pequeño comercio, que llegan a Cuba a través de redes familiares y mecanismos personales…) y conocer el despertar de una conciencia gallega en Cuba que explica que buena parte de los símbolos de nuestra identidad hayan tenido allí su raíz. Fotografías, documentos privados, materiales procedentes del asociacionismo gallego ilustrarán esta muestra inédita que revisa una destacada y potente relación histórica.

Además, permite reconocer el denso tejido asociativo gallego desde 1871, una esfera pública articulada por cabeceras de prensa propias y decenas de sociedades microterritoriales o de instrucción. En ella resonarán además los movimientos sociales y políticos desarrollados en Galicia desde finales del siglo XIX, desde el regionalismo hasta el agrarismo y el nacionalismo.

La exposición es una propuesta del Consello da Cultura Galega, realizada con el apoyo de la Secretaría Xeral da Emigración.

Revisión desde Galicia

Entre el 7 y el 8 de noviembre, las celebraciones se harán desde Galicia. Los mismos comisarios (María Xosé Portero y Xosé Manoel Núñez Seixas) coordinan el congreso “A Habana galega: Historia e memorias cruzadas”, que pretende profundizar en las relaciones entre estos dos territorios físicos con una revisión de la historia de la ciudad en clave gallega, los movimientos migratorios y también las huellas mutuas entre la cultura gallega y cubana.

Además, siguiendo la línea de difusión del patrimonio documental producido por la colectividad gallega del exterior, se acaba de actualizar en la red la “Repertorio da prensa galega da emigración” (editado en 1998 y fruto de un proyecto de investigación dirigido por Vicente Peña Saavedra), una lista de las publicaciones gallegas editadas “tanto por las asociaciones de emigrantes como por figuras destacadas de la colectividad gallega”, que están relacionadas con el hecho migratorio. En total hay unas 756 referencias hemerográficas correspondientes a publicaciones que presentan una variada tipología: boletines, periódicos de información general, revistas culturales, revistas y boletines internos de las asociaciones de emigrantes, prensa política y publicaciones institucionales, entre otros documentos.

Galicia-La Habana

La Habana fue, durante décadas, la segunda ciudad del mundo con más habitantes nacidos en Galicia, sólo superada por Buenos Aires. A la altura de 1919, más de un tercio de los emigrantes españoles en Cuba y el nueve por ciento de los habaneros había nacido en Galicia. Pero Cuba fue mucho más que el destino de millares de emigrantes, fue el caldo de cultivo que mantuvo viva la intelectualidad de Galicia. No hay más que ver la huella que los colectivos gallegos dejaron en La Habana para hacerse una idea de la efervescencia cultural y la importancia que tuvo en la cultura de la Comunidad. Además de los nombres, títulos e iniciativas que se forjaron a principios del siglo XX, hay tres símbolos que marcan la identidad gallega que fueron fruto del espíritu creador emigrado en la isla: la bandera, el escudo y el himno.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *