El Cervantes “nos sale muy barato a los contribuyentes”, afirma Luis García Montero

El nuevo director del Instituto y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, clausuraron la reunión anual de directores que se celebró en Alicante

Luis García Montero y Ximo Puig con los directores del Instituto Cervantes.

El Instituto Cervantes “nos sale muy barato a los contribuyentes y es una institución muy rentable”, ya que “nos cuesta a cada español un poco más de un euro al año”, dijo hoy su director, Luis García Montero, en la clausura de la Reunión Anual de Directores celebrada desde el pasado lunes. El poeta y catedrático defendía así la labor del organismo tras cuatro días de debates de lo que llamó “toda la cofradía cervantina” en Orihuela y Alicante.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, afirmó “si no existiera el Instituto Cervantes habría que crearlo”. Es “el momento del Cervantes”, agregó, porque “las lenguas y las culturas españolas tienen más necesidad que nunca de estar en el mundo global”, para “moldear la globalización e influir en ella”.

Tras estas jornadas de inmersión en el funcionamiento y la realidad del organismo cuya dirección ocupa desde hace unos días, García Montero declaró su orgullo por la labor del Cervantes y defendió que “merecemos apoyo institucional”. De los 124 millones de euros de presupuesto anual del Instituto, 66 millones proceden del Estado, y el resto lo obtiene con ingresos propios, un nivel de autofinanciación que demuestra, insistió, su rentabilidad.

García Montero elogió “la energía humana y la eficacia y vocación” de quienes trabajan y han trabajado en la entidad. En un mensaje continuista, anunció que “muchas de las líneas programadas por el equipo anterior van a marcar el trabajo” de esta nueva etapa. Mantendrá los planes estratégicos ya elaborados, en especial los referidos al diálogo y cooperación con todos los países hispanohablantes, y reforzará “la diplomacia cultural con mayúsculas”. Además, se declaró dispuesto a que el prestigio del que goza el Instituto en el extranjero se extienda también a la propia España.

“Lo uniforme es totalitario”

Por su parte, Ximo Puig animó a los más de 70 directivos del Cervantes en España y en los centros a “trabajar por la cultura de este país de países que es España”. El presidente de la Generalitat Valenciana abogó por preservar la diversidad, que “no es un problema, es una suerte, porque lo uniforme siempre es totalitario”.

En una comunidad autónoma bilingüe como es la valenciana, el secretario general del Instituto, Rafael Rodríguez-Ponga, recordó que el organismo “difunde la diversidad lingüística”, ofreciendo en sus centros clases de las tres lenguas cooficiales, interesándose por otras como el caló o el judeoespañol, e incluso enseñando a hispanohablantes la lengua del país donde residen, con lo que el número de lenguas en programas docentes llega a quince.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *