El Centro Andaluz y la Casa de España de la ciudad argentina de Córdoba organizaron una gran Fiesta Rociera

Hubo diversas actuaciones en una jornada festiva a la que se sumaron vecinos de la ciudad y socios de las entidades

El Coro Hierbabuena durante su actuación.
El Ballet España Viva. En el centro de la imagen, vestida de rojo, la canciller del Consulado, Aguas Santas Ocaña.
Juan Fernández Lidueña sirviendo la paella.
Bailarines del Centro Flamenco Vaya Alboroto.
El Grupo España Viva bailando sevillanas.

El pasado 20 de mayo el Centro Andaluz de Córdoba, Casa de España y el Centro Vecinal de Barrio General Paz realizaron una gran Fiesta Rociera. Participaron de la celebración popular integrantes del Centro Andaluz, Casa de España, centros regionales, vecinos, socios y simpatizantes. Cabe destacar que también asistió al evento Aguas Santas Ocaña Navarro, canciller del Consulado General de España en Córdoba.

Misa, procesión, paella y espectáculos

La ceremonia religiosa comenzó a las 11 de la mañana en la Iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Al finalizar la misa, la imagen de la Virgen fue llevada en procesión por las calles del barrio y, en cada esquina, bailarinas del Grupo España Viva dirigido por Maruja Fernández, bailaban sevillanas en su honor, mientras la gente acompañaba a la Blanca Paloma con palmas y castañuelas.

La Virgen fue recibida en Plaza Alberdi por el Coro Rociero Hierbabuena, conducido por Morita de Córdoba, el Ballet España Viva y los alumnos de la Academia de Folklore argentino Yemel Kaami, a cargo de Karina Miguel.

A las 13 horas, el público se dirigió a Casa de España y degustó la deliciosa paella elaborada por Juan Fernández Lidueña, presidente del Centro Andaluz, con la colaboración de miembros de la entidad. Directivos de Casa de España y centros regionales se encargaron de servirla entre los asistentes.

La fiesta continuó durante toda la tarde sobre el escenario montado en la Plaza Alberdi. A partir de las 13.30 horas actuó el Coro Rociero Hierbabuena, interpretando temas como ´Con la gente que me gusta´, entre otros, acompañado con alegría por el público, que batía palmas y cantaba.

Minutos después subió al escenario el Grupo España Viva que hizo vibrar a la gente con su gracia y salero.

Siguiendo con el programa, actuaron los integrantes del Tablao flamenco Enhorabuena, dirigido por Paula Fernández. También participó del evento el Centro Flamenco Vaya Alboroto, con su espectáculo de cante y baile, que fue muy aplaudido por los asistentes a la plaza.

Luego los bailarines de la academia Yemel Kaami mostraron al público lo mejor de la música folklórica de este país.  Asimismo actuó el dúo compuesto por María Bozzini y Osvaldo Talebi, quienes interpretaron canciones típicas del repertorio español.

Más tarde, damas del Centro Andaluz y la colectividad española ofrecieron a la nutrida concurrencia roscos -característicos de la gastronomía andaluza- y chocolate caliente.

La gran fiesta en honor a la Virgen del Rocío llegó a su fin con la alegría y satisfacción reflejada en los rostros de organizadores y participantes, que compartieron una tradicional celebración andaluza con los vecinos de un barrio de Córdoba de la Nueva Andalucía.

Orígenes de la veneración a la Virgen del Rocío

Esta tradición data del siglo XIII y se considera que fue el monarca Alfonso X el Sabio quien mandó a erigir la primera ermita y colocar allí la imagen de la Virgen, tras su conquista de Niebla (Huelva) en 1262. La Hermandad Matriz de la Virgen es la de Almonte, la cual se creó en el siglo XV bajo la protección del clero y la Corporación Municipal de la Villa de Almonte. Esta hermandad es la encargada de organizar la liturgia, la fiesta y la romería del Rocío, la más multitudinaria del mundo cristiano. Asimismo, tiene la difícil misión de difundir la devoción a la Blanca Paloma y evitar que se desvirtúe una de las más puras manifestaciones de religiosidad popular de Andalucía. Otra de sus funciones es la de aceptar como filiales a las nuevas hermandades rocieras que existen en el mundo, intentando que se sientan plenamente integradas en el seno de la numerosa familia rociera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *