Con la Ley en la mano

¿Cuándo se acabará la presión fiscal a los emigrantes retornados?

Por Ricardo Martínez Barros

Ricardo Martínez Barros.

Algún día habrá que estudiar qué grupo de españoles son los que más contribuyen a enriquecer la economía nacional. Yo no tengo dudas: LOS EMIGRANTES. Y sin atiborrarme con cifras y estadísticas, y admitiendo las dudas en contrario, creo que dispongo de elementos suficientes para fundamentar mi afirmación. Uno, los emigrantes españoles, por lo general, transfieren todo o parte de sus ahorros a cuentas o productos financieros residenciados en España, ya sea para ayudar a su familia, ya para pagar deudas contraídas, para invertir o simplemente para crear cuentas de ahorros. Y las cantidades que se manejan están entre los 6.000 y 8.000 millones de euros anuales. Dos, los emigrantes apenas utilizan los bienes y servicios públicos: No hacen uso del sistema sanitario, porque viven en el extranjero; no utilizan las autovías y carreteras porque trabajan fuera de España. Tres, completan su formación en un país extranjero, con el consiguiente ahorro para las arcas públicas. Cuatro, no provocan huelgas ni altercados, ni causan absentismo laboral. Quinto, son los españoles que menos endeudamiento contraen con las entidades financieras y, en consecuencia, son los que menos “fallan” a la hora de cumplir con los compromisos de pago…Y así podríamos seguir enumerando los “sacrificios” que en pro de la economía nacional exhiben los emigrantes y que pocas veces han sido reconocidos.

Se habla continuamente de políticas y programas “progresistas”, como si este calificativo fuese territorio exclusivo de una ideología o de una tendencia. La gran política progresista de este país ha venido del sudor y del esfuerzo del emigrante español. Las otras políticas, de dudoso “progresismo”, son las que descaradamente ofrecen determinados personajes que, esos, sí, han pasado de ser “mileuristas” a disfrutar de sueldos y prebendas públicas que multiplican por diez su nómina mensual. A esta pléyade de personajes es a la que hay que “presionar” fiscalmente, y no a los que, con tanto sacrificio y después de una vida laboral intensa fuera de nuestro país, perciben pensiones del extranjero.

Ya es hora de que la Agencia Tributaria frene la persecución fiscal contra los emigrantes retornados. Los pensionistas retornados ya han abonado sus impuestos en el país originario y ya han hecho demasiados sacrificios para el erario público como para seguir exprimiéndolos. Alguien desde la Administración tiene que alzar la voz, claro y fuerte. Y no estar continuamente dependiendo de lo que digan los Tribunales, como ocurre, una vez más, con este tema, en el que el TSXG está sirviendo como ejemplo de advertencia para que se corrija esta nefasta política discriminatoria. ¿Es mucho pedir que se acabe con la presión fiscal a los emigrantes retornados? Pues el nuevo Gobierno debe entender que el progreso de un país pasa por reconocer y amparar a los que tanto han hecho y hacen por España. Sospecho que estoy hablando de los EMIGRANTES. ¿O no?

Ricardo Martínez Barros es el fundador del Despacho Martínez Barros en Vigo, uno de los más prestigiosos y grandes de Galicia, formado por abogados gallegos. Director de los servicios jurídicos del R.C. Celta y Vicepresidente en su día. Persona ligada a la emigración con más de 1.500 artículos publicados en varios medios.

4 comentarios en “¿Cuándo se acabará la presión fiscal a los emigrantes retornados?

  1. Es verdad que los emigrantes hemos contribuido y contribuimos en gran parte al desarrollo y al bienestar español.
    En los tiempos en los que España no pertenecía al Mercado Común, hoy Union Europea, gracias a las divisas que enviamos, España podía comprar maquinaria y equipos.
    Hoy los emigrantes jubilados que solo cobramos pensión del extranjero (un solo pagador) somos castigados al hacer la declaración del IRPF, como si fuésemos españoles de segunda clase, porque ,además de pagar más impuestos, no costamos ni un centimo a a la Seguridad Social, que no nos paga pensión ni sanidad y para los que hemos trabajado en Alemania, tampoco la dependencia.
    Si por cualquier decidimos seguir viviendo en el extranjero, la casa que hemos construido o comprado en España es considerada segunda vivienda, pagando un impuesto especial además del IBI, cuando esa vivienda es para nosotros la primera.
    En fin, han encontrado en nosotros una fuente de ingresos indigna e injusta.

  2. Bueno, siendo Español y habiendo vivido en el Canada desde los 70’s….si quiero retornar a España, adonde va retornar la gente interesada? En mi caso, tengo 2 casas pero ni Bilbo ni Avils me mola. A si es que venderlas y ir para otro lado. Pero eso es mi caso. Que del caso de los viejetes como yo que se largaron de España hace decadas y sus hermanos, padres etc. ya fallecieron? Adonde van a vivir ellos? Y dejame decirte, España es caro para comprar un piso. A si es que esto del Returno no tiene sentido ninguno…claro, si tienes pasta no hay problemas. Que opinan ustedes?

  3. Después de tantos años en el extranjero, se va uno a sentir extraño en España. Dejemos España para hacer turismo como lo hacen los extranjeros. Como han dicho: los padres muertos y los hermanos viven su vida y con sus propios problemas quedémonos donde estemos. Dejemos que los venezolanos y emigrados en Latinoamérica retornen si creen que en España les va a ir mejor, mas dudo que los que residan en Canadá o Australia como uno les pueda interesar. Ciudadanosinfronteras.es

  4. El Sr. Francisco tiene toda la razón en su comentario . Antes de retornar , por una única vivienda en España, mismo siendo pequeña nos cobran impuesto de Renta y de Patrimonio como No Residentes . Impuesto este que no se cobra a los Residentes . Pero el problema es que al retornar pasamos a ser No Residentes en el País donde nos pagan la jubilación . En mi caso por tener mas de 65 años y tener una jubilación pequeña estoy libre del IRPF desde que continue como Residente . Pero si retorno me descuentan de la nómina el 25% de Impuesto de No Residente . Este impuesto se cobra a todos , mismo a las bajas Rentas y es definitivo y no se puede compensar. Los Emigrantes cuando salen de España pierden el Empadronamiento y la Tarjeta Sanitaria .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *