Celebran los veinte años de la nueva Escuela Galicia de Montevideo

La conmemoración contó con la presencia de socios y directivos del Patronato da Cultura Galega, del Centro Gallego y de la Federación de Instituciones Españolas en Uruguay (FIEU)

Manuel Losa, Blanca Frugoni y Jorge Torres.

En 1962 un grupo de empresarios gallegos donaron una escuela pública a Montevideo que recibió el nombre de Escuela Galicia. Transcurrida la dictadura, la denominación se perdió junto al local y hace ahora veinte años se designó nuevamente a otra escuela con el nombre de la región española.

En una sesión ordinaria de la Cámara de Diputados de Uruguay en el mes de abril de 1998 se designa con el nombre ‘Galicia’ a la escuela pública número 163, ubicada en el barrio del Prado de la capital.

De esta forma, volvía el colectivo gallego a contar con una escuela que llevara el nombre de su tierra, recordando que fue la primera que designó el Gobierno de la República con el nombre de una autonomía o región y no de un país como era de uso corriente.

En la década de 1960, cuando ya casi no llegaba ningún emigrante español a Uruguay ya que todos emigraban a Europa, un grupo de empresarios gallegos encabezados por Antón Crestar Faraldo formaron una comisión de fomento con la finalidad de aportarle a este país de acogida una escuela pública que llevara el nombre de su tierra y formaran allí uruguayos conocedores de su cultura.

Así fue como en 1962 se inaugura la misma en una casona del barrio del Cordón, donde concurrirían niños carenciados pero que, con el apoyo de los gallegos benefactores, se logró sacar adelante.

En aquel entonces el Banco de Galicia fue un gran sustentador económico del proyecto y Crestar fue por más de quince años el presidente de la comisión de fomento, junto a otros gallegos como Marcelino Martínez Gómez o Xosé Rosendo Fernández Seivane, más conocido como ‘Pepe’ Fernández”.

Justamente él, que fuera alumno de esta escuela, les enseñaba a los niños canciones gallegas. Cuenta el escritor Manuel Losa que “en cualquier acto siempre estaba presente el coro de los niños de la escuela Galicia y su cuerpo de baile, lo que le daba un verdadero sentido gallego a los actos oficiales”.

Asimismo, asegura que “el himno gallego no se podía anunciar en forma oficial como tal, ya que Galicia no tenía la categoría ni de estado ni de comunidad autónoma. Antón Crestar y Pepe Fernández le encontraron una solución y el himno se cantaba siempre al final de cada acto oficial, pero se anunciaba como ‘la canción de los pinos’. Las autoridades de la escuela Galicia estaban al tanto de este detalle”, confiesa Losa.

En la actualidad, la escuela Galicia sigue siendo una escuela de atención a niños de contexto crítico pero desde 1998 está ubicada en el barrio del Prado.

Allí, tanto la Xunta de Galicia como el Patronato da Cultura Galega y el Centro Gallego de Montevideo, han colaborado permanentemente con equipamiento, clases de canto en gallego, contándoles cuentos en gallego y también con material didáctico, al tiempo que algunos benefactores han puesto dinero para reparaciones del edificio.

En la jornada del pasado 3 de diciembre, los alumnos de la escuela, prepararon un cuento del escritor Manuel Losa que declamaron, emocionando al grupo de emigrantes y descendientes de gallegos que se acercaron a la escuela para celebrar los 20 años de su nominación como Galicia.

Escuchar a los pequeños entonar ‘la rianxeira’, lo que puso el broche de oro de la celebración que contó con la presencia de socios y directivos del Patronato da Cultura Galega, del Centro Gallego y del presidente de la Federación de Instituciones Españolas en Uruguay (FIEU), Jorge Torres Cantalapiedra.

La directora de la escuela, maestra Blanca Frugoni, resaltó la importancia que tiene para el centro escolar contar con el apoyo y la presencia casi cotidiana del colectivo gallego, lo que fortalece la identificación de los alumnos con Galicia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *