Casa de Galicia de Montevideo homenajea al profesor de su ballet

Más de 300 personas llenaron el salón de fiestas de la centenaria institución

Walter Rico (de sweater oscuro) sonríe cuando se anuncia que el espectáculo es en su honor.
Rico emocionado habla al publico.
Pazos homenajea a Rico.
Las pandereteiras de Casa de Galicia.
La sangre joven en Casa de Galicia.
El profesor de guitarra junto al director de la banda Carlos González.
El grupo de baile juvenil de Casa de Galicia.
El Ballet Obradoiro.
Banda de Gaitas de Casa de Galicia.
Alumnos de Rico le arroparon en el escenario.

Culminando la celebración del Mes de Galicia, y en el marco del año de su primer siglo de existencia, la Casa de Galicia de Montevideo desplegó medio centenar de músicos y bailarines en el escenario de su salón de fiestas homenajeando también al profesor del ballet Obradoiro, Walter Rico, que se retiró después de 47 años al frente del mismo.

La lluviosa y fría noche del primer viernes de agosto no evitó que más de trescientos emigrantes, descendientes y aficionados a la música gallega, colmaran las instalaciones del salón de fiestas que la centenaria institución tiene en la principal avenida de Montevideo.

Por allí fueron pasando los cuerpos de baile de jóvenes, las pandereteiras, la banda de gaitas, el coro y el ballet folklórico Obradoiro, todos ataviados con estudiados trajes típicos de Galicia.

Además de este medio centenar de artistas, también actuó Eduardo Martínez, el profesor de guitarra del instituto Curros Enríquez, que pertenece a Casa de Galicia donde además también se enseña inglés y todo el arte gallego.

Las muñeiras, cantigas tradicionales y la música interpretada por estos artistas, elevó a muchos emigrantes longevos a sus épocas de mozo, y más de uno dejó escapar una lágrima al ver a los jóvenes danzar con la elegancia y elasticidad con que ellos lo hacían en el viejo ‘campo español’ en la mitad del siglo pasado, en lo que en aquel entonces eran los suburbios de Montevideo.

Homenaje al maestro

Actualmente al frente del ballet folklórico de la institución se encuentra Ramón Álvarez, quien se fundió en un abrazo con su maestro cuando, al culminar el espectáculo, el presidente de la Comisión de Cultura de Casa de Galicia, José Luis Pazos, llamó al escenario a Walter Rico para entregarle un merecido reconocimiento tras ‘colgar los botines’ al comienzo de éste año.

Walter comenzaba en 1956 como alumno de Ramiro Reñones en el Centro Gallego de Montevideo, pero siete años después el maestro continúa su enseñanza en Casa de Galicia y Walter le sigue como integrante del cuerpo de baile de la institución.

En 1970, por razones de salud, Reñones se retira y asume Rico como director del ballet folklórico Obradoiro y el ‘obradoiro’ de danza gallega de la institución.

Pazos recordó sobre el homenajeado que “dedicó toda su vida a la danza gallega, dejando como legado al grupo que hoy engalana cada espectáculo en el que se representa a la institución”.

Explicó que muchos fueron los “distintos lauros, dentro y fuera del país, habiendo viajado a Galicia, a través de un programa subvencionado por la Xunta de Galicia, a participar del primer Día de la Galicia Exterior en el Xacobeo de 1993, volviendo a viajar para cada Año Santo compostelano hasta el 2004”.

Asimismo el ballet que dirigía Rico representó a Casa de Galicia en Argentina, Brasil y en la mayoría de los departamentos del Uruguay.

Con orgullo recordó que “en 1998 participaron del primer festival y certamen de danza ‘Ciudad de Montevideo’ organizado por la Asociación Amigos del Ballet, donde concursaron 140 grupos de Argentina, Brasil y Uruguay, obteniendo Casa de Galicia el primer premio en categoría duo, también el primero en categoría grupo avanzado y el segundo premio en categoría profesional, siendo en esta última declarado desierto el primer lugar”.

El cierre de su carrera fue con el espectáculo que realizó en el Auditorio Nacional Adela Reta ante casi dos millares de espectadores para celebrar los 100 años de fundación de Casa de Galicia en octubre del año pasado.

Rico fue despedido por un fuerte aplauso rodeado por todos sus alumnos, entregándole la Comisión de Cultura un reconocimiento “por trabajar para dar siempre lo mejor y por dejar tan en alto a Casa de Galicia y a la danza gallega”.

El cerrado aplauso del público terminó de emocionar al maestro que con pocas palabras, algunas lagrimas y una amplia sonrisa, devolvió a su público todo el cariño que le dispensaron en su carrera.

2 comentarios en “Casa de Galicia de Montevideo homenajea al profesor de su ballet

  1. Muy buena la nota y cobertura…salvo que el grupo Folklorico de Casa de Galicia se llama OBRADOIRO…pero sin problema pirque los amigos de ALBORADA del centro gallego..defienden nuestro arte gallego al igual que nosotros…Abzo y muchas gracias..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *